Cultura

FESTIVAL INTERNACIONAL EN EL CAMINO DE SANTIAGO

Margaritas de Margarita, la mujer moderna del Renacimiento

El espectáculo multidisciplinar y musical en directo se presenta este viernes en el Palacio de Congresos de Jaca

Margaritas de Margarita, la mujer moderna del Renacimiento
Margaritas de Margarita, la mujer moderna del Renacimiento

HUESCA.- Con dramaturgia y dirección escénica del oscense Jesús Arbués, Margarita de Margaritas. Mujer y Renacimiento se representa este viernes en el Palacio de Congresos de Jaca, a las 22:30 horas. Se trata de un espectáculo multidisciplinar con una actriz (Adriana Salvo), música en directo (Julieta Viñas, voz y viola de gamba; Arantza Lorenzo de Reizabal, órgano portativo y spinetta; Ayla Losada, viola de gamba, y Ana Iso, percusiones), efectos de imágenes..., que conecta al público con una gran mujer renacentista para hablarle también de la mujer actual, que luchó por el cambio. Por su tolerancia, extraordinaria preparación cultural, sensibilidad y afán de ayudar a todos los movimientos científicos, poéticos, filosóficos y religiosos de vanguardia de la época, Margarita de Navarra está considerada como "la Médicis del Renacimiento en Francia".

Reconocida como la primera mujer moderna, Margarita se convirtió en reina de Navarra debido a su matrimonio con Enrique II de Albret, el Sangüesino.

En el espectáculo, creado y producido por Raúl Madinabeitia, Adriana Salvo da cuerpo y voz a Margarita, quien se rodeó en su reino de numerosos pensadores y poetas, a los que protegió bajo su manto. Gracias a ella, Navarra se convirtió en un importante núcleo cultural que fascinó a personajes como Shakespeare.

Una mujer del siglo XXI (Adriana Salvo) mira un cuadro. Al pie una reseña histórica, la de una mujer de otra época y con una brillantez inusitada. Se trata de Margarita de Angulema, llamada también Margarita de Francia, Margarita de Navarra o Margarita de Orleans. Nació en Angulema (Francia) 11 de abril de 1492. Hija de Carlos de Orleans (1459-1496), conde de Angulema y de Luisa de Saboya. A la edad de dos años fue a residir a Cognac (Francia), donde nacería su hermano, el futuro Francisco I de Francia. Su madre se esforzó por que tuvieran una buena formación por los mejores tutores de la época, que les enseñaron latín, italiano y español, además de Neoplatonismo, que llegaba desde Florencia.

En 1515 murió el rey Luis XII sin sucesor directo y su hermano Francisco llegó al trono de Francia. Su relación familiar con el nuevo monarca la convirtió en una figura relevante de la corte, que Margarita aprovechó para rodearse de intelectuales, artistas y pensadores llegando a ser considerada como una mecenas del Renacimiento intelectual y literario en Francia.

A los 17 años celebró su primer matrimonio con el duque de Alençon, una unión sin amor y desdichado. Tras enviudar en 1525, antes de que su hermano decidiera por ella un nuevo marido, se casó con Enrique II de Albret (1503 -1555), rey de Navarra, el Sangüesino, cuyo deseo de recuperar la Alta Nafarroa le llevó a ser aliado del rey Francisco I.

Margarita de Navarra se trasladó a Madrid y se convirtió en protectora de intelectuales, escritores y artistas con los que creó un círculo humanístico y literario con sede en Pau, la capital de la Nafarroa independiente, y especialmente en Nérac, y al que se iban sumando todos los humanistas perseguidos por las instituciones españolas y francesas.

Margarita de Navarra murió el 21 de diciembre de 1549 en el castillo de Odos, cerca de Tarbes, y fue enterrada en la catedral de Lescar, aunque expresando su deseo de ser inhumada bajo el mausoleo de Carlos III el Noble en la catedral de Iruña. De esa manera, la soberana ponía una vez más de relieve el deseo que había manifestado a lo largo de su vida de que volvieran a unirse la Alta y la Baja Nafarroa en un Estado independiente. De hecho, por ese motivo no se levantó un mausoleo sobre su tumba.

La vida y obra de esta gran mujer es el eje de este espectáculo, que se adereza con piezas del rey Teobaldo I de Navarra, músico y poeta y música del Renacimiento francés e italiano que Margarita escuchaba en la corte.

Etiquetas