Cultura

DANZA

Àfrica Llorens: "Se necesita una constancia bastante grande para estar cómodos en la técnica y los trucos"

La artista habla sobre su nuevo espectáculo, que esta tarde inaugura el Ciclo Jaca Circo Danza

Àfrica Llorens: "Se necesita una constancia bastante grande para estar cómodos en la técnica y los trucos"
Àfrica Llorens: "Se necesita una constancia bastante grande para estar cómodos en la técnica y los trucos"
S.E.

JACA.- Componer una bella escena con una bala de paja y dos cuerpos es una rotunda forma de crear. Así arranca el Ciclo Jaca Circo Danza, hoy viernes a las 20:30 horas en el Palacio de Congresos de Jaca, con la compañía circense Amer i Àfrica y su espectáculo Envà.

¿Cuáles son las principales características de su universo de paja?

-Cuando nos planteamos la creación del espectáculo, nosotros escogimos la paja porque es un material natural. También pensamos en tierra, madera, hojas… Al final fue la paja, porque es un elemento que está alrededor, en nuestro país, que lo hemos vivido desde la infancia. Yo soy de pueblo, y tú vas viendo los campos de trigo, cómo pasan los procesos, cómo crece la yerba, se vuelve amarilla, la cortan, la empacan. La paja también tiene una cosa, que es un material muy simple, de poco valor, que al mismo tiempo tiene una gran belleza en escena. Y meter 250 kg de paja en medio de una plaza, por ejemplo, siempre sorprende al público.

¿Qué equipo artístico podremos ver en Jaca?

-Al actuar en Jaca en sala, en el Palacio de Congresos, vamos a venir con nuestro técnico de luces, Iván, que desarrolló la implementación de luces, y Amer y yo, que somos los creadores e intérpretes de la pieza.

¿Ustedes trabajaron ya en el Reino Unido con los pioneros NoFit State Circus?

-Fue una temporada muy interesante donde aprendimos un montón, otras formas de crear, y nos sirvió también para convencernos hacer un proyecto propio. En NoFit State participamos en un espectáculo que se llamaba Block, con tres artistas de danza y otros dos de circo. Giramos un par de temporadas de verano por festivales europeos. Conocimos mucha gente y nos abrimos a nivel profesional. Fue una época muy intensa e interesante, sí.

Su propuesta de humor es especialmente cómplice y sutil.

-Nosotros desde el inicio no quisimos hacer un espectáculo de humor, sino de forma sutil, con las cositas que nos van pasando logramos que la gente conecte, sonría y se lo pase bien con las situaciones que se generan. No es que nosotros vayamos a hacer el payaso, sino que conjuntamente con la paja se genera algo divertido.

Envà encierra también mucha filosofía sobre las relaciones humanas.

-Sí, así nos planteamos el espectáculo: la dificultad que tenemos los humanos para relacionarnos, complicaciones, muros mentales… y a partir de estas ideas y conceptos decidimos hacer unas construcciones con las alpacas de paja, y cada una de ellas nos ayudaba a reflexionar sobre un tema. Por ejemplo, la necesidad de romper el muro para comunicarse con el otro. O lo que nos complicamos la vida para superar este muro cuando es más fácil romperlo. O la escalera como bucle sinfín, que no me lleva a ningún sitio, símil de las relaciones humanas cuando repetimos patrones que no nos hacen bien. Al final, todo esto que es muy conceptual no se enmarca en un espectáculo narrativo con una historia al uso, sino que el espectador asistirá a una propuesta muy creativa para pasarlo muy bien. Después cada uno ya sacará, además, sus propias conclusiones.

¿Cómo resuelve Envà el equilibrio en escena?

-La disciplina mano a mano que hacemos desde el circo va por ahí. Hacemos equilibrios acrobáticos, en los que basamos nuestra creación, disciplina y el día a día. No es un equilibrio escénico, es el propio equilibrio físico que se vive y se comparte al hacer esta técnica. Es un constante desequilibrio y equilibrio del cuerpo y también, en realidad, de la vida.

Hay que estar en forma para interpretar la coreografía, ¿verdad? ¿Lleváis más de cinco años entrenándoos para realizar espectáculos tan únicos como este?

-Sí, ya llevamos siete años trabajando en el circo. Para entrenar y actuar se necesita una constancia bastante grande para estar cómodos en la técnica y en los trucos. Los cuatro primeros años entrenamos muchísimo para aprender la técnica y poder llevarla a un buen nivel. Desde entonces entrenamos de lunes a viernes, unas cuatro horas diarias, compaginando los viajes y los espectáculos como podemos. Te mantienes en forma moviendo fardos, y también entrenando.

¿Qué es para ustedes el circo y su original creación de piezas?

-Es nuestro trabajo, nuestra pasión, y nuestra única profesión. El circo es un entorno que conjuga muchas posibilidades para la creación. Desde su nacimiento utiliza herramientas del teatro, de la danza, de la música… en sí es un arte muy híbrido, con muchas facilidades para conectar con el público. Y además tiene una particularidad única: la acrobacia, el riesgo, que no tienen otras artes y que conecta con algo muy primario de las personas.

Etiquetas