Cultura

MÚSICA

Eva Amaral: "Como mujer hay un desgaste diario por demostrar el doble"

El dúo zaragozano alumbra un nuevo disco en el que sorprende con nuevas sonoridades

Eva Amaral: "Como mujer hay un desgaste diario por demostrar el doble"
Eva Amaral: "Como mujer hay un desgaste diario por demostrar el doble"
EFE

MADRID.- El mundo es movimiento, y, fruto de esa constatación, Amaral alumbra un disco en el que sorprenden con nuevas sonoridades, zambulléndose incluso en el "dancehall", y rindiendo tributo a aquellos que, como muchas mujeres, hicieron avanzar la historia al marcar su ritmo.

"Es imposible que una mujer no haya tenido que ponerse seria en algún momento de su vida. Me he visto reflejada en esa constante lucha de las grandes y las pequeñas cosas, sobre todo en el desgaste del día a día, de tener que demostrar siempre el doble", subraya Eva Amaral en una entrevista junto a su compañero Juan Aguirre.

En Salto al color (Antartida/Sony Music), su octavo disco de estudio, que se publica este viernes, ese homenaje a todas las féminas que fueron "a contracorriente, las conocidas y las desconocidas", se titula Soledad y se escribe a partir de una seguiriya flamenca, algo que sorprende.

"Quizás hemos empezado a escuchar músicas que antes solo oíamos eventualmente y que ahora, al estar más asimiladas, nos salen de manera natural", apuntan ante un trabajo que "transita por diferentes escenarios" e igual bebe de Portugal, de Galicia o de Jamaica, "como un cuadro impresionista con muchos colores".

Eso, en parte, es gracias a la labor de equipo que han establecido al reclutar a otros músicos tan diversos como el "maestro" Tino Di Geraldo, que introdujo panderos turcos e incluso percusiones sobre mesitas de noche, o Pablo Gareta y Amit Amit Kewalramani, procedentes del ámbito del hip hop.

"Los sencillos que han salido no los elegimos porque fuesen los menos convencionales, sino porque nos parecían buenas canciones, aunque sabíamos que Mares como tú sí era bastante rompedora respecto a lo que veníamos haciendo", aseguran.

Como declaración de intenciones multicolor del disco, ahí queda el arranque con Ondas do mar de Vigo, una cantiga del siglo XIII del trovador gallego Martín Codax en el que participa Carlos Núñez, artífice involuntario de que Amaral se pusiera en contacto hace años con esta pieza.

"Un amigo músico me dijo una vez que para hacer lo más nuevo había que escuchar lo más antiguo", defiende Aguirre, ante un álbum que combina el acercamiento a formas folclóricas tradicionales con el uso de sintetizadores y propuestas más bailables como Señales.

La razón, explican, es que frente a otros discos suyos en los que la base principal de la composición fue la guitarra, esta vez también han jugado con programaciones y los efectos emocionales "de una distorsión o del sonido de una batería que te golpea de una manera tribal".

"Más que pensar en géneros, pensamos en energía y ahora estamos en el camino de que transmitir sensaciones no pasa solo por las guitarras eléctricas, que las hay en este disco, sino por sonoridades que veníamos absorbiendo", cuentan.

Esto les lleva de nuevo al tema de "quitarse complejos y miedos adquiridos a través de terceras personas" (como en Tambores de revolución) o de reivindicar que, "para vivir en el presente, es necesario quitarse la mochila y la melancolía de quien has sido" (como en Nuestro tiempo). "No pensar que es pronto o tarde para hacer cosas, porque entonces te pasas la vida así", apostilla.

El dúo ultima los detalles de su primera presentación del disco, que será este sábado en el madrileño DCode Festival. Después, el 11 de octubre estarán en las Fiestas del Pilar de Zaragoza.

Etiquetas