Cultura

CRÍTICA MUSICAL

De la jota a la zarzuela

Óscar Badías cosechó un gran éxito en la presentación de su primer disco en Huesca

De la jota a la zarzuela
De la jota a la zarzuela
R.G.

HUESCA.- De gran éxito debe calificarse la presentación oficial del primer disco de Óscar Badías en su ciudad, Huesca. El Centro Cultural Manuel Benito Moliner se quedó pequeño para acoger una de las citas musicales más esperadas del invierno. El jotero oscense editó el año pasado su primer álbum, De la jota a la zarzuela, pero aunque había realizado ya varias actuaciones de presentación en otros puntos de la geografía aragonesa, todavía no lo había hecho en su propia ciudad. La expectación era, por tanto, muy grande. Y, desde luego, superó con creces la prueba de fuego. Porque jugar en casa siempre ilusiona, pero también impone.

Con el patio de butacas abarrotado, la actuación comenzó con los miembros de Carisma Aragonés sobre el escenario ofreciendo una introducción instrumental. Este grupo, dirigido eficazmente por Jesús Lozano, es también el que ha acompañado en su disco al jotero oscense, que inició el concierto interpretando el tema que abre el álbum, Aunque a Huesca no volviera, con letra de Jairo Périz. Unas rondaderas darían paso a las primeras colaboraciones de la velada, a cargo de las joteras Lorena Laglera y Mercedes Budiós, que terminaron cantando a dúo otras rondaderas. Con gran lucimiento del guitarrista Rafael Casanova, Óscar Badías acometió de forma enérgica El juicio oral de Ángel Rubio. También hubo momentos estelares para el baile, en primer lugar de la mano de la pareja formada por Nacho Villagrasa y Laura Rovira, y después de Jairo Périz ("culpable" de la introducción de Badías en el universo del canto) con Virginia Costea.

La vibrante Jota de Perico de El guitarrico de Pérez Soriano dio paso posteriormente a otra colaboración importante, la correspondiente al proyecto Bel canto bella jota que el oscense ha iniciado junto a la pianista Sandra Lanuza y a la soprano Carmen Pardos, quien interpretó una jota con aires operísticos antes de realizar un dúo con Óscar Badías. Pero no acabó allí el baile de invitados, porque nada menos que su gran amigo Roberto Ciria ocupó después el escenario, ofreciendo tras su intervención solista un dúo con el protagonista de la tarde en el que ambos entonaron la jota Huele a pólvora o a incienso. Y llegó una de las cumbres del concierto con la interpretación del clásico y siempre emocionante S"ha feito de nuei de José Lera, a cargo de todo un all-stars formado por Roberto Ciria, Lorena Laglera, Mercedes Budios, Carmen Pardos, Noelia Jiménez (que fue también la presentadora de la velada) y el propio Badías. Para no bajar el nivel, siguieron con "Gigantes y cabezudos", con el atractivo adicional del baile de las dos parejas. Pero aún faltaba otro momento estelar, el del gran lucimiento de la voz de tenor de Óscar Badías con su magnífica interpretación de la popular canción napolitana O sole mío y de Granada de Agustín Lara, en las que derrochó emoción y fuerza. Y la apoteosis final llegó con la salida al escenario del Coro Amici Musicae del Auditorio de Zaragoza, con el que todo el elenco interpretó en primer lugar con La gran jota de La Dolores de Tomás Bretón y después el brindis de La Traviata de Verdi, en la que tuvo un especial lucimiento la gran mezzosoprano Beatriz Gimeno, que es quien ha introducido como profesora a Óscar Badías en el universo de la lírica y la zarzuela. Con el público en pie y totalmente entregado, el concierto llegó a su final con un reclamado bis en el que sonó de nuevo el final de la Jota de la Dolores. Un gran broche de oro, sin duda. Óscar Badías, actual Campeón de Aragón tras haber ganado el año pasado el Premio Extraordinario del Concurso del Pilar de Zaragoza, protagonizó una inolvidable velada y revalidó su título con nota sobresaliente.

Etiquetas