Cultura

MÚSICA

El Conservatorio de Huesca, nueva sede de la Sociedad de Conciertos

La entidad agradece a la DPH los 32 años de uso gratuito de su salón de actos

El Conservatorio de Huesca, nueva sede de la Sociedad de Conciertos
El Conservatorio de Huesca, nueva sede de la Sociedad de Conciertos
R.G.

HUESCA.- La Sociedad Oscense de Conciertos traslada a partir de este martes 18 sus conciertos al salón de actos del Conservatorio Profesional de Música, de Huesca, al no ser posible continuar organizándolos en la Diputación de Huesca, debido a un proyecto de obras cuyo objeto es mejorar la seguridad de estas instalaciones y la posterior redefinición de la política de usos de las mismas.

El presidente de la Sociedad, Manuel Tresaco Cidón, agradece a la Corporación provincial oscense "que durante 32 años nos ha permitido realizar 258 conciertos en su salón de actos", y valora y agradece igualmente la disposición de la junta directiva y el consejo escolar del Conservatorio, "que con plena amabilidad nos han ofrecido su salón de actos en las condiciones idóneas para nuestras necesidades y posibilidades".

Este imprevisto cambio, una vez estudiado por los miembros de la junta directiva de la entidad, "que nos hemos propuesto no caer en ningún tipo de melancolía", ha sido rápidamente valorado por el colectivo, ya que consideran que el Conservatorio "es el sitio adecuado para que se hagan unos conciertos de prestigio, ya que allí estudian los futuros músicos".

LA SOCIEDAD OSCENSE DE CONCIERTOS

Manuel Tresaco explica que en la actualidad la Sociedad Oscense de Conciertos, que se constituyó en el año 1952, tiene cien socios y da cinco conciertos al año.

El cambio de sede no es algo nuevo para la entidad, que en sus casi 68 años de existencia, ha pasado por diferentes edificios. Comenzó en el Teatro Principal, un edifico emblemático de la ciudad que fue derribado, y en 1964 se pasó al Instituto Ramón y Cajal, aunque hubo también algunas audiciones musicales en la Escuela de Magisterio, el Colegio Salesiano o el Teatro Olimpia. Y en 1987 comenzó el uso gratuito de la sala de actos de la Diputación Provincial.

Manuel Tresaco llegó a la presidencia de la Sociedad oscense de Conciertos en 1997, de la mano de Luis Lafarga. Explica que "yo soy un gestor, no soy un melómano en el sentido estricto de la palabra", y que ha vivido diferentes etapas: aquellos años de finales de los 90 "en los que éramos el doble de socios" y los siguientes, "en los que el número va disminuyendo, es un goteo lento".

Pero se declara "optimista" ante el futuro de la Sociedad ya que considera "que la música clásica sigue gustando", aunque reconoce que "las posibilidades de escuchar música clásica ahora no son las mismas de hace cincuenta años". Y también tiene en cuenta que, "hace treinta años, pertenecer a una sociedad filarmónica era un sello de distinción o se pensaba que podía serlo, y ahora esto ha cambiado".

Basa su optimismo también en la buena respuesta de los socios, "que entre un 75 y un 80 % de ellos asisten a los conciertos", y aunque explica que "hemos estado a punto de cerrar en varias ocasiones", confía en la continuidad si se cumplen estos retos: "no tener números rojos, mantener cinco conciertos y de una calidad que no puede bajar". Además, se cuenta con la imprescindible ayuda económica del Ayuntamiento de Huesca, "que nos ha sido fiel todos los años".

Etiquetas