Cultura

MÚSICA

El Coro de la Universidad Ciudadana comparte la música con Siétamo

La formación, todavía con una corta trayectoria, ha actuado por primera vez fuera de Huesca

El Coro de la Universidad Ciudadana comparte la música con Siétamo
El Coro de la Universidad Ciudadana comparte la música con Siétamo

SIÉTAMO.- Pocas maneras de expresarse hay más universales que la música, por eso la Universidad Ciudadana de Huesca presume de su coro como uno de los elementos que más le representan y este sábado ha querido compartirlo con los vecinos de Siétamo, en una magnífica y emocionante experiencia que abre una nueva etapa para esta joven formación musical.

Con tan solo un año y unos meses de andadura, y dirigido con sabiduría, mimo y experiencia por Isabel Arilla, era la primera vez que esta amalgama de voces de todos los colores salía de la capital oscense, después de haber actuado en otros marcos tan dispares como la Biblioteca Ramón J Sender, la reivindicación de un nuevo centro de salud en el Perpetuo Socorro, el Centro Cívico, el colegio El Parque, la Semana Cultural José Antonio Labordeta y la sede de la Asociación Alzhéimer Huesca.

Antes de comenzar con el repertorio, y con la Iglesia de San Vicente Mártir como escenario, el teniente de alcalde de la localidad, Carlos Urgel, pronunció unas palabras de bienvenida y agradecimiento, e Isabel Arilla quiso dejar, como tarjeta de presentación, la idea de que el coro es un lugar de encuentro, "donde no se excluye a nadie y se valora el esfuerzo colectivo, el interés y el respeto".

El repertorio, que trazó una linea en el tiempo a través de una docena de piezas de grandes compositores y autores anónimos, incluyó títulos tan conocidos como los siguientes: Vent frais (anónimo), ¡Ay, linda amiga! (anónimo), Hoy comamos y bebamos (Juan del Encina), Canticorum (Haendel), Dona Nobis (Mozart), Brindis (Mozart), la nana vasca Lola Loa (Haizea), Alma, corazón y vida (Adrián Flores), ¿Quién te cerrará los ojos? (José Antonio Labordeta), Txoria, txori (Mikel Laboa), Vita é bella (Nicola Piovani) y ¡Hallelujah! (Leonard Cohen).

Fue tan cálido el ambiente creado, al que contribuyó también un público estupendo, que no pudieron faltar los "bises", dos temas de La Ronda de Boltaña, Aqueras montañas y Días de albahaca, a los que se sumaron nuevas voces desde el patio de butacas. Una magnífica mañana, gracias a la magia universal de la música.

CLICA EN ESTE ENLACE PARA VER IMÁGENES DE LA JORNADA

Etiquetas