Cultura

MÚSICA

Ale Musicman: "Cuando esto acabe se deberían revisar las leyes que afectan al sector cultural"

El músico oscense está realizando directos musicales a través de YouTube, Facebook e Instagram, con la intención de sacar una sonrisa al público durante la crisis sanitaria provocada por el coronavirus

Ale Musicman: "Cuando esto acabe se deberían revisar las leyes que afectan al sector cultural"
Ale Musicman: "Cuando esto acabe se deberían revisar las leyes que afectan al sector cultural"
S.E.

En estos días tan convulsos que nos está tocando vivir, el mundo de la cultura está dando el do de pecho con un montón de iniciativas interesantes que se están haciendo y disfrutando desde casa.

¿Cuál está siendo tu aportación a este movimiento tan necesario—

A través de YouTube, Facebook e Instagram estoy realizando directos de sesiones de DJ a vinilo todos los fines de semana en distintos horarios y también directos de mis Live Sets con mis instrumentos musicales. También alguna pequeña interpretación en el balcón, el video de la Huesca Big Band, la cadena de videos de músicos y la participación en los directos del OpenMicHuesca.

Estás muy activo en las redes sociales (videos, directos, sesiones de djs, live sets,...). ¿Cuál está siendo la reacción del público—

El público entra en mis canales y me escribe muchos comentarios positivos en ellos. También recibo sus aplausos virtuales por el WhatsApp. Son varios los que me dicen que también sus hijos disfrutan de mis videos.

Una de las iniciativas en las que has participado junto a varios artistas es el openMIC Huesca, que se pudo ver por Instagram. ¿Cómo ha sido llevar esta cita tan importante hasta la red—

Me lo tomé muy en serio y con ilusión igual que todo lo que hago profesionalmente. Fueron varias horas de ensayo para preparar esa actuación, al igual que preparar la decoración y la fotografía para el encuadre y la luz. Fue una pena que sufriera problemas técnicos en la retransmisión y se viera muy poco de lo que preparé. Fueron muchos artistas los que colaboraron de forma positiva.

Entre los proyectos que estás llevando a cabo está un video con la Huesca Big Band. ¿Cómo se ha grabado y cuál es la intención de esta obra—

Se me ocurrió que podríamos hacer algo con la Huesca Big Band como sustitutivo de las actuaciones que hemos tenido que cancelar y para alegrar un poco a la gente en sus casas. Hablé con nuestro director Gerardo López Pontaque, le planteé la idea, la transformamos un poco y se la transmitimos a los compañeros. Todo el mundo se apuntó y grabó su video al minuto en casa. Gerardo hizo la mezcla de audio y Rubén Correia, nuestro baterista, hizo el montaje de video. Ha tenido muy buena acogida y crítica del público y ha salido en Aragón Televisión y Huesca Televisión, entre otros espacios.

También estás tocando en tu balcón. ¿El vecindario está más animado gracias a tu ayuda—

Lo hago muy poco y con duraciones cortas. Hay que respetar a las personas en sus confinamientos y hacer cosas muy largas o a volumen demasiado fuerte en los balcones puede molestar a mucha gente que no puede decidir dejar de escucharte. Prefiero hacer las actuaciones largas a través de internet, para que lo vea quien de verdad quiera , pueda y sin molestar a terceras personas.

Tu novia está interviniendo directamente para luchar contra esta crisis sanitaria, puesto que es enfermera en el Hospital San Jorge. ¿Cómo estáis viviendo en vuestra casa esta situación tan complicada—

Dentro de la inesperada situación en la que nos encontramos y en lo que ello ha afectado a nuestro día a día hacemos por vivirla con la mayor normalidad. Las personas que están trabajando en primera línea como ella en el hospital son las que están haciendo más sobreesfuerzos y conlleva un desgaste extra. Por eso en casa construimos un espacio distendido donde poder desconectar de las vivencias de su trabajo y del mal uso que estamos haciendo de los medios de comunicación. Ella sale de casa para trabajar y yo para hacer la compra y tirar las basuras.

¿La música está siendo una de las grandes compañeras para pasar un confinamiento lo más agradable posible—

Las personas se acercan a la música para encontrarse mejor tanto en momentos buenos como en momentos malos. Siempre se busca como ayuda para estar mejor. Es una pena que en la educación y en los eventos no se le dé el trato más adecuado para hacer llegar una cultura de calidad a la población.

¿Cuáles son las canciones imprescindibles para estas jornadas de reclusión—

Es una pregunta muy difícil porque aquí entran los gustos y la cultura de cada persona y lo que yo recomiende no siempre va agradar a toda la gente. Como maestro de música, para los más pequeños (y adultos) recomiendo obras clásicas como El Cascanueces, de Tchaikovsky, El Carnaval de los Animales, de Saint-Saëns, Pedro y el Lobo, de Prokófiev y los Conciertos para jóvenes de Bernstein. También para los más pequeños recomiendo ver los videos que Kike Lera, Misael Hernández o Los Titiriteros de Binéfar están haciendo estos días. Y como canciones recomiendo el Portrait of Tracy, de Jaco Pastorius y el Respect, de Aretha Franklin.

Se han cancelado algunas actuaciones que tenían previstas. ¿Cuándo piensas que podrían retomarse—

Tanto como Dj como con la Huesca Big Band hemos tenido que suspender actuaciones. Hemos hablado con los locales y en que acabe el encierro volveremos a sus escenarios.

¿Cuántos proyectos en los que estabas inmerso se han paralizado—

Ninguno. Sigo y seguimos trabajando en todos ellos. Mucho ensayo en casa y muchos correos y llamadas para coordinar las futuras, actuaciones, grabaciones y festivales. Por proximidad con las fechas no sabemos si podremos hacer este año el Garrampa Pop Festival, que hacemos para las fiestas el Barrio María Auxiliadora desde hace más de diez años. Da mucha pena, porque esta edición la estábamos preparando especialmente.

El sector cultural es uno de los más castigados por la crisis sanitaria que estamos viviendo. ¿Qué medidas pedirías para cuando todo esto acabe—

Yo creo que cuando se acabe este triste suceso debería ser el momento para que en España se revisen las leyes que afectan al sector cultural y se nos den los mismos derechos que tienen los artistas y creadores en la mayoría de los países de la Unión Europea. Tenemos un sistema mucho más injusto aquí que el que tienen nuestros vecinos. Noelia Rodríguez, compañera en la Huesca Big Band subió a las redes unas reflexiones muy interesantes. Espero que la población se conciencie de que los que trabajamos en la cultura nos merecemos cobrar y cotizar por nuestro trabajo igual que cualquier otra persona en su profesión, que también pagamos nuestras hipotecas, sacamos adelante a nuestras familias … y que el material musical y los instrumentos, que son nuestras herramientas de trabajo los compramos a precio altísimo con impuesto de artículos de lujo y no como material laboral como pasa en otras profesiones o en otros países.

Etiquetas