Cultura

CONCURSO MICRORRELATOS

El concurso juvenil de microrrelatos "Chárrame por Whatsapp" ya tiene ganadoras

Las afortunadas han sido Verónica Lacort Puy, de La Almolda, y Laura Casaña González, de Albalatillo.

El concurso juvenil de microrrelatos "Chárrame por Whatsapp" ya tiene ganadoras
El concurso juvenil de microrrelatos "Chárrame por Whatsapp" ya tiene ganadoras
S.E.

La Fundación para la Promoción de la Juventud y el Deporte de la Comarca de Los Monegros ha hecho público el nombre de las ganadoras del I Concurso Juvenil "Chárrame por whatsapp" al que se han presentado 24 microrrelatos de jóvenes entre los 12 a los 30 años de edad. Las ganadoras han sido Verónica Lacort Puy, de La Almolda, y Laura Casaña González, de Albalatillo, cuyo premio consiste en un cheque regalo de 100 euros para cada una a canjear en cualquier empresa de Los Monegros. La despoblación y el paso del tiempo han sido los temas más recurrentes por los participantes, aunque tampoco han sido ajenos asuntos como la violencia de género y no han faltado personajes monegrinos como el bandido Cucaracha entre los argumentos.

Los textos, de tema libre, debían tener una extensión máxima de 125 palabras y debían contener una de estas tres palabras aragonesas: minglana, boira y/o carrañar.

La consejera comarcal de Juventud y Deporte, Esther Soler, ha valorado de forma muy positiva este concurso, que se enmarca dentro del programa comarcal "De Ocio 0,0" y espera que tenga continuidad en un futuro, dada la aceptación registrada. "Creemos que es una forma de estimular la creatividad, la escritura y la lectura entre la juventud a través de un formato accesible y con el que están muy famiilarizados", ha señalado Soler.

En nombre del jurado, el profesor del Departamento de Lingüística y Literatura Hispánicas de la Universidad de Zaragoza, y asesor del Área de Lengua y Literatura del Instituto de Estudios Altoaragoneses, José Ángel Sánchez, ha dicho respecto a los ganadores que "en ambos microrrelatos se produce, con distinto matiz, una delicada evocación del paso del tiempo y sus efectos a través de los pequeños detalles. Cabe destacar, así mismo, la eficacia expresiva que los dos textos logran con una notable sencillez formal".

En el conjunto de los microrrelatos presentados a este concurso, según José Ángel Sánchez, "han recorrido muy diversas trazas y facetas temáticas, entre las que no han faltado variadas evocaciones monegrinas, desde el paisaje y el tempero invernal hasta la figura histórica del bandido Cucaracha".

Los microrrelatos ganadores son los siguientes:

"El sol por la ventana" , de Verónica Lacort Puy

Cuando llegamos al pueblo, sobre todo en invierno porque nuestras visitas son menos frecuentes en esta época, me parece que voy a escuchar la voz de mi abuela carrañar a los gatos por el corral.

Pero nadie nos espera al final de la carretera, la casa de mi abuela permanece cerrada desde que ella se fue.

Me gusta mucho ver cómo al abrir las ventanas entra el sol, iluminando las partículas de polvo.

Ese sol monegrino que solo brilla así en este lugar, donde mis padres vivieron su infancia tantas veces comentada.

Imagino la casa llena de gente, y de ruido, pero sólo se oye el silencio, todo es una ilusión. El pasado nunca vuelve.

"Ella", de Laura Casaña González

Ella era joven, ahora ya no tanto. Percibe que algo está cambiando. No es la misma que hace unos años. Su cuerpo y su mente son unos extraños. Se siente sola, mas nunca lo está. Los que la rodean no consiguen llenar su alma que solloza en silencio. Puede que un día consiga alzar la boira que nubla su bienestar. Por el momento solo le queda sacar llantos de otra década. Los ánimos ajenos no la consuelan. Nada lo hace. Es una cuestión de tiempo. Ese que permanece impasible ante su sufrimiento.

Etiquetas