Cultura

48 FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE DE HUESCA

Nacho Rubio: "Me encanta el festival y no ir me da una pena tremenda"

Junto con Itziar Miranda y Alba Paz otorgarán los premios del Concurso Iberoamericano de Cortometrajes

Nacho Rubio: "Me encanta el festival y no ir me da una pena tremenda"
Nacho Rubio: "Me encanta el festival y no ir me da una pena tremenda"
P.S.

HUESCA.- El Teatro Olimpia abrió este sábado sus puertas para disfrutar de forma presencial, pero con aforo limitado, de las sesiones a concurso del Festival Internacional de Cine de Huesca, que este año ha apostado por su versión "online" ante la situación provocada por la covid-19.

Sin renunciar a la alfombra roja, pero guardando la debida distancia de seguridad, y con el uso de gel hidroalcohólico y mascarilla como requisitos imprescindibles, quienes se acercaron este sábado al Olimpia asistieron a las primeras proyecciones de la sección oficial de la 48ª edición del certamen, que cuenta con un total de 80 cortometrajes. Las obras provienen de un total de 30 países de Europa, América, Asia y Oceanía, y han sido elegidas entre los 1.930 trabajos de 93 países que se recibieron.

La selección se distribuye en sus tres concursos: 31 en Internacional, 32 en Iberoamericano y 17 en Documental. España es el país con mayor representación, con un total de 22 cortometrajes a concurso, por detrás queda Francia con siete; del resto destacan Brasil y Suiza con cuatro, respectivamente, y Argentina, Austria, Bélgica, Colombia y México que colocan tres cada uno entre los seleccionados.

El potencial como catalizador de nuevos talentos es una de las señas de identidad de la cita altoaragonesa, algo que queda patente, un año más, con 20 óperas primas y 15 cortometrajes procedentes de escuelas que han pasado el corte final.

Quien ha pasado por todas las fases de esta cita, a excepción de presentar una gala inaugural o de clausura, es el turolense Nacho Ruiz, que este año forma parte del jurado del Concurso Iberoamericano junto a la actriz altoaragonesa Itziar Miranda, y la valenciana Alba Paz, que reside en Toulouse y forma parte del equipo del festival Cinespaña.

Nacho Ruiz, que lamenta "profundamente" no acudir a Huesca, "celebra que se celebre, valga la redundancia, el festival aunque sea de forma virtual, porque esto da una continuidad y no una sensación de parón, además de confirmar que hay que adaptarse pese a que el cine como se disfruta es en sala y a oscuras". "Me da una pena tremenda no ir -continúa-, y espero resarcirme el año que viene, porque me encanta el festival".

En cualquier caso "ya que las nuevas tecnologías nos permiten disfrutar, no es tan difícil para un jurado" el poder hacer su trabajo. Es verdad que es "menos agradecido y el debate menos intenso, además de tenernos que coordinar para debatir a través de videoconferencia, pero se pueden ver las películas y valorarlas perfectamente".

La relación de Nacho Ruiz con el Festival de Cine viene "de muy largo". Las primeras veces que acudió "era, literalmente, un crío. Estaba estudiando cine y el objetivo era colarnos con mis compañeros en la maravillosa fiesta del patio del Museo para conocer a estrellas y directores". El técnico superior en Realización de Audiovisuales y espectáculos por el CPA-Salduie, actor y presentador, recuerda que durante sus estudios en Zaragoza, "nos subíamos a Huesca con la idea de entrar en esa fiesta". También recuerda venir a ver películas clásicas en el salón de actos de la Diputación Provincial, entre ellas Ciudadano Kane.

Su vinculación con el festival se fue afianzando con el tiempo, acudiendo como participante al certamen con sus cortometrajes. "Eso ha sido lo más satisfactorio, además de tener la suerte de hacerlo como invitado por formar parte de la familia audiovisual aragonesa. Ahora, que soy jurado, me siento como que soy adulto".

Para Nacho Ruiz el cortometraje ha sido "mi principal escuela. Estudié audiovisuales y mi objetivo final, no único, era el cine, y la manera de acercarte a él eran los cortos". Y así lo hizo, y todo en un momento en el que no era tan fácil como ahora, "que se tiene la cámara en el móvil y cualquiera se pone". Entonces "tenías que conseguir que alguien te dejara una cámara de video, editarlo..., pero para mí el corto ha sido escuela, y el mayor número de producciones que he realizado han sido cortometrajes, y en todos los ámbitos, principalmente como actor, pero también he trabajado en todos los departamentos". De hecho, hay muchos escritos, producidos y dirigidos por Nacho Ruiz que, por su trayectoria, ha pasado por todos los estadios de vinculación al festival, "al que le tengo mucho cariño desde hace muchísimos años".

Hace una década participó en la sección oficial con El sobrino, y hoy es él quien juzgará los trabajos de sus compañeros. "Tengo la suerte de que también forme parte del jurado Itziar Miranda, que es mi mujer y madre de mis hijas, así que nuestro plan es acostar a las niñas y, cuando estén fuera de combate, vernos unos cuantos cortos, comentarlos, debatirlos...", sumándose a ellos Alba Paz por videoconferencia.

Lo cierto es que los tres están disfrutando porque en el Concurso Iberoamericano, "la selección es bastante variada y, aunque hay algunos que basculan a temas similares, en general hay mucha calidad. Con la democratización de los medios, con relativamente poco presupuesto se puede conseguir un estándar de calidad altísimo, lo que hace que se disfrute mucho de los cortos y, en el sentido técnico, hay mucho nivel".

En cuanto a la temática hay cosas "más experimentales, y muchas de carácter social, algo que caracteriza a este festival", en el que este año, reitera, "hay nivel. No lo vamos a tener nada fácil".

PROYECTOS INMEDIATOS

En su trayectoria profesional, Nacho Ruiz lleva 15 años presentado en Madrid Cortogenia, "uno de los festival con solera, no tanta como el de Huesca, pero longevo e importante, y también es de clase A como éste, es decir, que el corto ganador de la sección nacional se presenta para los Goya".

Asimismo ha ejercido como maestro de ceremonias en muchas galas de festivales aragoneses, también en Almería y Córdoba, y confiesa, "que eso es algo que me queda con el de Huesca, presentar una gala de inauguración o clausura".

Sin embargo, este verano tendrá que hacer las maletas y venirse al Alto Aragón. Entre los proyectos más inmediatos de Nacho Ruiz está la grabación en julio del cortometraje La pared, con la directora oscense Gala Gracia.

La idea "viene de unos años atrás, y por una serie de razones siempre ha habido que retrasar y cancelar las fechas. Espero, y lo digo con toda la prudencia por la situación en la que estamos por la crisis de la covid con la que todo cambia de la mañana a la noche, rodar este verano", indica el actor, que asegura que en el equipo "va a estar implicada y formando parte de él mucha gente que tiene que ver con el Festival de Cine".

Además, Nacho Ruiz retoma la semana que viene, "si nada lo impide", las grabaciones del programa de Aragón TV, Yo sé más que tú, "un concurso muy simpático en el que invito a participar a todo el mundo". La idea, explica, "es grabar durante un mes para que se pueda emitir durante el verano". "Para mí, esto es muy buena noticia porque he estado tres meses parado, como tanta gente".

Eso es lo más inmediato, pero este "chef" del séptimo arte, al que le gusta hacer símiles con la cocina, tiene "muchas ollas en el fuego", y ya se sabe, los platos a fuego lento siempre saben mejor.

Etiquetas