Cultura

48 FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE DE HUESCA

Gaizka Urresti, codirector de Un hombre sin más: "Detrás del mito y el personaje, se reivindica que es un hombre sin más"

Protagoniza el "Vermú con..." para hablar del documental sobre Labordeta

Gaizka Urresti, codirector de Un hombre sin más: "Detrás del mito y el personaje, se reivindica que es un hombre sin más"
Gaizka Urresti, codirector de Un hombre sin más: "Detrás del mito y el personaje, se reivindica que es un hombre sin más"
F.L.

HUESCA.- José Antonio Labordeta cantaba en Ya ves: Recuérdame como un árbol batido, como un pájaro herido, como un hombre sin más. Recuérdame como un verano ido, como un lobo cansino, como un hombre sin más. Precisamente Un hombre sin más es también el título del documental que codirigen Gaizka Urresti y Paula Labordeta, y que del que director vasco afincando en Zaragoza hablará este lunes, a las 13:00 horas, en el Vermú con... "online" que se podrá seguir a través de Instagram.

"Me da mucha pena no poder ir a Huesca porque estos vermús son muy agradables. El inicio del festival siempre lo asocias con el inicio del verano, buen tiempo, calorcito, y estar en La Confianza..., pero este año no va a ser así", lamenta Urresti, aunque valora de forma positiva "el no parar la edición, porque las cosas que se dejan de hacer es muy difícil recuperarlas. Creo que Rubén Moreno y todo el equipo han optado por una vía interesante de mantener el festival aunque sea en estas circunstancias extrañas".

Respecto a su proyecto Un hombre sin más, reconoce que lo que tiene de especial, además de contar la vida de José Antonio Labordeta, que se ha hecho otras veces, es que se hace a través de su familia, de modo que "detrás del mito, la leyenda y el personaje, se reivindica que es un hombre sin más". "Los aragoneses y los españoles, en general, le hemos ensalzado por la grandeza de su personalidad, pero también era un hombre con sus miedos y las circunstancias que acompañan a cualquiera", y de las que harán partícipe a las espectador las mujeres de su vida.

En septiembre de 2010, más de 40.000 personas despiden a José Antonio Labordeta en el palacio de la Aljafería. Diez años después, Marta y Carmela, sus dos nietas, recorren junto a su abuela Juana de Grandes, su madre Ángela y sus tías Paula y Ana, espacios y pasajes de la vida de su yayo Pepe, a los que todos llamaban "El Abuelo". La familia desvela, y a la vez descubre a través del encuentro con muchos amigos y un diario nunca antes leído, el lado más íntimo y personal de este hombre sin más, que para ellas era tan solo su marido, su padre y su abuelo.

Gaizka Urresti explica a este periódico que la Fundación Labordeta tenía la idea de hacer "un documental ambicioso de cara al décimo aniversario del fallecimiento de José Antonio", y en el caso del director, el género biográfico "lo he practicado y me interesa mucho, y cuando me llamó Paula para comentarme la idea, enseguida me impliqué como codirector y como productor para conseguir toda la financiación y, aunque jurídicamente es mi productora y otra que hemos creado, Un hombre sin más, la colaboración con la Fundación es vital como inspiradora del proyecto".

Urresti conocía, además de a Paula, Ángela y Ana, a Juana de Grandes, y gracias a este documental "hemos estrechado más la relación. Con ellas hemos rodado entrevistas o secuencias como una subiendo a Canfranc para hablar del tren y de la importancia que tenían los Pirineos en la formación de José Antonio desde su infancia, así como de la lucha por la vertebración de Aragón". También han ido a Teruel "para hablar de sus años de instituto", y en todo ello "Juana es fundamental y se ha implicado mucho. Ha vuelto a leer, incluso diarios de José Antonio que no había leído, ha releído las memorias, y se ha dedicado mucho al proyecto", para dar una visión que va a estar implícita en toda la película, "en la que la biografía, éxitos y fracasos de José Antonio, se van a contar a través de la mirada de las mujeres que tan importantes fueron en su vida".

Un hombre sin más está todavía en proceso. "Se rodó lo fundamental, pero quedan cosas pendientes que se han paralizado por la crisis sanitaria", por ello, Gaizka Urresti sigue en proceso de "descubrir" completamente a José Antonio Labordeta, del que le está sorprendiendo "esa contradicción entre la socarronería y el hombre afable, frente al componente depresivo".

Urresti recuerda que como poeta escribió desde muy joven, pero "fue un creador tardío, que no se sentía capaz de crear un universo, un mundo nuevo, llegando a frustrarse por no poder ser un gran escritor de novela. Detrás de un mito, de alguien cuya vida y carrera fueron exitosas, se encontraba una persona con momentos de crisis y cierta depresión, como cuando dejó la enseñanza porque no era compatible con los conciertos, haciendo una apuesta por ser una estrella de la música en los 80, y que de alguna forma fue fallida, retirándose en 1991". A ello se suman "diferentes banderas rotas a lo largo de la vida, como la pérdida de amigos o de la política. Ese carácter depresivo de la izquierda aragonesa es algo curioso que da a su vida más interés que si hubiera sido triunfal".

En el devenir de José Antonio Labordeta hubo momentos de luz, pero también de dudas e incertidumbres, "tanto vitales como creativas", que quedarán recogidas en este trabajo que se estrenará en 2021, coincidiendo con el décimo primer aniversario de su muerte. "Estrenarlo en otoño de este año lo veíamos precipitado, y máxime con lo que nos ha caído encima, y barajamos la primavera o el otoño del año que viene".

CONFINAMIENTO PRODUCTIVO

Gaizka Urresti es un hombre inquieto y comprometido que ha aprovechado el confinamiento para hacer un cortometraje que responde a una invitación de Aragón TV a diferentes directores "para contar nuestra experiencia en formato corto. Está escrito el guion y hay que rodar ya. Esto es lo más urgente", pero también ha aprovechado para montar otro corto rodado en Honduras que tenía pendiente.

A ello se suma el proyecto de un largometraje documental para 2021 que versa sobre el amor. "A través del estudio de una técnica de terapia para parejas que se va a aplicar en España y América Latina, se trata de contar en que cosiste esta forma de afrontar las relaciones amorosas y sentimentales desde el apego. Inicié el rodaje en febrero en México, tengo que escribir el guion, desarrollarlo, y si recuperamos cierta normalidad y podemos volver a viajar, ir a América Latina a grabar a las parejas".

Gaizka Urresti confiesa que esta crisis "nos ha obligado a reinventarnos", aunque él es afortunado porque "tengo más proyectos que tiempo de llevarlos a cabo, y en estos meses no me he puesto al día de todos... En ese sentido, tengo para dos confinamientos" porque también está pendiente de una película de ficción, una adaptación de la novela de Miguel Mena, Alcohol de quemar, "un guion que tendría que reescribir".

Etiquetas