Cultura

EXPOSICIÓN

La vida del pastor, una soledad elegida rodeada de belleza

Zacarías Fievet comparte con los oscenses dos veranos en Llanos del Hospita

La vida del pastor, una soledad elegida rodeada de belleza
La vida del pastor, una soledad elegida rodeada de belleza
P.S.

HUESCA.- Los Llanos del Hospital se muestran en Huesca "Tras lo ojos del pastor", un proyecto de Zacarías Fievet, en el que a través de fotografías comparte la realidad de un oficio que a este joven ribagorzano le hace feliz y le permite disfrutar de una soledad elegida y deseada de la que los únicos testigos son su rebaño y la naturaleza que le rodea.

El Centro Cultural Manuel Benito Moliner acoge desde este lunes y hasta el 5 de agosto esta muestra que se exhibe por primera vez en la provincia altoaragonesa, en la que también es su primera exposición fotográfica en Huesca, en la que no solo muestra otra visión acerca del pastoreo, sino una manera diferente de vivir la vida, "en la que tener menos te abre alas para sentir más", y que es el resultado de los dos últimos veranos con su ganado en Llanos.

Zacarías Fievet asegura que el camino que llevamos "no es sano ni para nuestras vidas ni para el medio, y desde luego no es sostenible", y con sus imágenes quiere reivindicar el pastoreo, "su importancia y la gran labor social que implica porque repercute sobre las montañas, el medio y la naturaleza, ya que la ganadería extensiva en los montes ayuda a recuperar el terreno, se evita que salga maleza... La naturaleza vuelve a cobrar vida".

Una veintena de fotografías de diferentes tamaños muestran al espectador la belleza de un valle, en el que "Tras los ojos del pastor" Zacarías Fievet lucha "contra el abandono del mundo rural, mostrando desde mi punto de vista, que el consumismo, el materialismo y el sistema, la falta felicidad como yo lo llamo, no acarrea buenas consecuencias, mientras que hay otro estilo de vida, sacrificado, aislado del mundo y en soledad, que una persona joven del siglo XXI elige", y sí le da la felicidad.

Este pastor adora su trabajo y la soledad en la que lo desarrolla. De hecho, cree que "todos deberíamos tener ratos de soledad para pensar y no dejarnos llevar, porque si se tiene un poco de cabeza, es muy positiva". Lo cierto es que Zacarías Fievet refleja ese positivismo en sus fotos, y lo hace mostrando la multitud de su rebajo, a su perro, una oveja bebiendo, una mariposa sobre una flor o esas montañas que son su casa, el testigo silencioso de una vida plena, la de Zacarías "y la de tantísimos pastores que han vivido cosas increíbles, a los que les han pasado grandes historias y que han tenido momentos únicos delante que no han podido mostrar".

Fievet les homenajea cada vez que el objetivo de su cámara inmortaliza un recuerdo de ensueño. "El sacrificio de esta soledad son todas las historias y vivencias de un verano en la montaña".

Y, precisamente, será la montaña la que albergue esta muestra después de Huesca. El 5 de agosto, como ya hiciera este lunes, Zacarías Fievet dejará a su hermano con el ganado y volverá a la capital oscense para desmotar la exposición y compartir un rato con todas las personas que se quieran acercar. Esas fotos, junto con otras nuevas, las colocará en el Palacio de los Condes de Ribagorza de Benasque, donde se podrán ver del 15 al 31 de agosto.

Etiquetas