Cultura

CRISIS DEL CORONAVIRUS

Las salas oscenses, listas para ofrecer su "último concierto"

Genius, Edén y Corleone se suman en la provincia a la iniciativa reivindicativa

Las salas oscenses, listas para ofrecer su "último concierto"
Las salas oscenses, listas para ofrecer su "último concierto"
S.E.

HUESCA/SABIÑÁNIGO.- Las salas de conciertos de España se preparan para dar este miércoles su "último concierto". Como forma de protesta contra las medidas restrictivas en el sector de la cultura impuestas por el Gobierno, decenas de salas españolas se han sumado a la iniciativa ¿El último concierto?. En esta reivindicación actuarán grupos a partir de las 20 horas de este miércoles. El evento, que será gratuito, podrá seguirse a través de la página web www.elultimoconcierto.com

Entre la multitud de salas que forman la propuesta, hay tres altoaragonesas: las salas Edén y Genius, de Huesca, y la Corleone, de Sabiñánigo. Estas tres están, a su vez, subordinadas por la confederación de salas de conciertos de la comunidad Aragón En Vivo. A nivel regional, 13 salas se han unido a ¿El último concierto , y una de ellas, la Sala López de Zaragoza, albergará el definitivo concierto con un espectáculo sorpresa. El resto han pintado sus fachadas de negro, indicando el año de apertura de los locales y, como año de cierre, el 2020.

El sector cultural y especialmente el de la música en vivo es uno de los peor parados de la pandemia. En un manifiesto emitido por las salas, que llevan cerradas desde marzo, critican que han perdido alrededor de 120 millones de euros. Durante todo este tiempo, estos espacios, que dan empleo directo a más de 5.000 personas, han cancelado más de 25.000 conciertos, lo que los deja al límite de tener que cerrar, si no es que ya lo han hecho.

La situación es traumática. "Se une que no se puede hacer nada con que el coste es mucho mayor respecto a otros negocios", denuncia el propietario de la Sala Genius, Miguel Ollés. Por ello, una de las medidas que reclaman desde las salas es la hibernación total de los gastos.

En Huesca, el 70% de los establecimientos de ocio nocturno podría cerrar definitivamente. Los gastos asaltan a unos propietarios que apenas han ingresado desde inicios de año.

Carlos García, propietario de la Edén, señala que "de momento aguanta", aunque tiene el pago del alquiler del local en proceso judicial. "Con esta situación podríamos estar abiertos hasta el año que viene, o el siguiente, como mucho", lamenta García, y añade que, "si se redujeran los gastos, podría aguantarse más".

Desde la Sala Corleone, Eduardo Lardiés dice que este sector "está olvidado por todos y a las salas de conciertos nos han abandonado vilmente, no tenemos una mísera ayuda de nada".

Argumenta que las salas de conciertos tienen barra de bar "pero también estamos en un sector en el que estas salas están maltratadas, porque ayudas ninguna, olvidados por el sector cultural, restricciones como a la hostelería, y necesitamos ayudas para seguir".

Asimismo, indica que hay locales "que van más apretados que otros, ya no por la liquidez de la sociedad o del propietario del sitio, sino porque hay unos gastos de alquiler, unos gastos fijos a los que puedes o no llegar. Si no vendes una coca cola o una entrada para un concierto es imposible que hagas frente a los gastos, entonces, hay gente a la que esta situación se los está llevando por delante", concluye.

Etiquetas