Cultura

CIENCIA

Se reedita la obra de María Andresa Casamayor

El IUMA reivindica la figura de esta aragonesa autora del primer libro en español de ciencia escrito por una mujer

Se reedita la obra de María Andresa Casamayor
Se reedita la obra de María Andresa Casamayor
S.E.

HUESCA.- El libro Tyrocinio Arithmetico, de la aragonesa María Andresa Casamayor de La Coma, la primera obra de ciencia en español que se conserva escrita por una mujer, se reedita por primera vez desde su publicación en 1738. Los investigadores matemáticos de la Universidad de Zaragoza Julio Bernués y Pedro J. Miana han sido los encargados de arrojar luz sobre la figura de esta pionera, ya que no se conoce otra figura femenina similar hasta finales de siglo.

A las 17 horas de este lunes, fecha que coincide con el trescientos aniversario del nacimiento de su autora, se presenta en formato virtual esta nueva edición en el marco de una semana dedicada a los 300 años de María Andresa Casamayor de La Coma, con la que el Instituto Universitario de Matemáticas y Aplicaciones (IUMA) de la Universidad de Zaragoza pretende reivindicar la figura de esta aragonesa y de otras mujeres dedicadas a las matemáticas y relegadas a un segundo plano por su sociedad y la historia. La presentación de esta reedición y dos conferencias, los días 2 y 4, completan el programa que, dadas las circunstancias sanitarias actuales, será virtual y se podrá seguir en la web de la universidad en eventos.unizar.es/.

Esta reedición y recuperación de este personaje nace de una investigación que comenzó en 2019, según explica a este periódico uno de sus autores, Julio Bernués, "por un encargo para el documental La mujer que soñaba con los números de Mirella R. Abrisqueta que pretende recupera su historia y su obra".

Bernués manifiesta que "al instituto se nos encargó el soporte histórico para el documental" y relata que "hasta entonces se conocía que era una mujer del siglo XVIII que había escrito un libro de matemáticas, pero conforme va avanzando el proyecto vamos sabiendo cosas como que su nombre que se creía que era María Andrea es, en verdad, María Andresa, según su partida de bautismo y que nació en 1720". Ahí se dieron cuenta de que este estudio coincidía con los 300 años de su nacimiento.

Tyrocinio Arithmetico, del que solo se tiene constancia de un único ejemplar físico en la Biblioteca Nacional, se firmó bajo un seudónimo de hombre, "sospechamos que era conveniente pero la autora se permitió el lujo de jugar con el lector porque usó su nombre cambiando las letras para firmarlo". Afortunadamente, "el resto de información que hay sobre ella es con su nombre, eso indica que no se casó", apunta Bernués. En este sentido, el doctor en matemáticas desvela que "aun queda más por conocer, pero hay un problema y es que María Andresa es bastante invisible en la documentación, primero por su origen de una familia de comerciantes franceses sin propiedades y, segundo, es mujer, lo que complica tirar de los hilos".

"Sabemos que su proyecto iba más a largo plazo pero no pudo ser al fallecer su padre y perder su soporte económico, entonces se dedicó a ser maestra de niñas", indica. Llevó una vida diferente y "seguro que no era vista como una persona tradicional, es un personaje muy singular".

Revela que Tyrocinio Arithmetico recoge las cuatro reglas básicas: suma, resta, multiplicación y división con el objetivo de aportar herramientas de cálculo a los comerciantes. "Le interesa aplicar las matemática al comercio para resolver problemas comerciales, ahora tenemos el sistema métrico decimal y es muy fácil, pero entonces era un auténtica pesadilla -explica-, la actividad comercial estaba llena de pequeños trucos y herramientas para hacer cuentas rápido. En el segundo libro, del que ni existe manuscrito, confecciona unas tablas, como una calculadora, con vistas, de nuevo, a la aplicación comercial".

Etiquetas