Cultura

EXPOSICIÓN

Javier Santos: "Coleccionista he sido siempre, casi desde que tengo uso de razón"

El oscense expone en la DPH más de 700 piezas de muy diferente tipo que tienen un lenguaje artístico muy asequible a todos los públicos y que tendrán su sede definitiva en Benasque

Javier Santos: "Coleccionista he sido siempre, casi desde que tengo uso de razón"
Javier Santos: "Coleccionista he sido siempre, casi desde que tengo uso de razón"
J.B.

HUESCA.- Desde finales del pasado mes de septiembre y hasta el 7 de febrero, se puede ver en la Sala Saura de la DPH laexposición Arte Ingenuo, que reúne más de 700 piezas de la Colección Santos Lloro -obras de artistas consagrados o anónimos, marionetas, juguetes, máscaras, recortables...- que llaman la atención del visitante. Javier Santos habla en esta entrevista del coleccionismo, el arte, de todo eso que le ha llevado a tener una colección con más tres mil obras y objetos datados desde la Edad Media hasta nuestros días. Lo que se expone en Huesca tendrá su sede definitiva en Benasque, otro de los grandes proyectos de Santos.

"Coleccionista -dice- he sido siempre, casi desde que tengo uso de razón. Recuerdo que el primer Cristo lo compré en Viana do Castelo y yo debía tener 11 años o algo así".

UN PROYECTO PARA BENASQUE

Sobre la colección que expone en la DPH, explica que "nace porque José Ignacio Abadías, alcalde de Benasque, tenía dos maravillosos edificios rehabilitados y hace unos 15 años me preguntó qué podíamos hacer allí, porque sabía de mis aficiones, y yo le dije que no se preocupase, que yo me encargaba". Y como Benasque tiene "un turismo muy de familia, pensé que este contenido podía ser apropiado porque es un lenguaje artístico, el que se puede ver en la exposición de Huesca, que es muy asequible a todos los públicos, no se requiere de críticos que te expliquen las piezas, si no se quiere; se puede deambular por la sala dejándose llevar por los sentidos y disfrutarla tremendamente sin tener ninguna noción artística, que era lo que se pretendía".

Es también -añade- "una exposición que aunque no lo parezca está muy pensada para artistas; el arte ingenuo es una fuente de inspiración eterna y es lo que provoca en definitiva la ruptura con el arte académico del XIX y el paso al arte moderno, así lo vieron desde Baudelaire, Gauguin, Paul Klee... Todos estos artistas, cuando dan el salto a lo que consideramos arte moderno, lo hacen tomando como referente parte del arte primitivo, del arte de los niños, del arte ingenuo".

Comenta Santos, así mismo, que lo que se expone en Huesca, "puede ser una quinta o una sexta parte de lo que es una colección", y muchas de las piezas que se exponen en Huesca "formarán parte de la exposición permanente" de Benasque, y luego, "por razones de espacio, habrá unos fondos con los que se harán exposiciones temporales y temáticas".

INTERESADO POR TODO

Reconoce Santos, por otro lado, que: "Tengo la suerte y tengo la desgracia de que todavía no he encontrado nada a lo largo de mi vida que no me interese".

¿Tiene alguna pieza preferida? "Como decía Carlos Esco cuando había que seleccionar las piezas de la exposición, no le hagáis escoger a Javier, que todos son hijos... Depende del momento, hay momentos en los que te apetece un objeto y en otros, otro. Para mí la importancia artística de todos los objetos de esta exposición es exactamente la misma, yo no distingo entre pintura de autores conocidos y objetos anónimos; cuando selecciono un objeto es porque a mí me apasiona en ese momento y me llama muchísimo la atención. Yo no sabría qué elegir, depende del momento".

EL COLECCIONISTA

Opina Javier Santos que el coleccionista, "sin ninguna duda, nace, nadie que no tenga gen coleccionista puede hacerse coleccionista. El coleccionista nunca se hace, otra cosa es que ese gen aflore o no aflore; mucha gente puede ser coleccionista y por la sencilla razón de que todavía no ha visto aquello que es lo que realmente le apasiona, pues ese gen no se pone de manifiesto".

Para hacer una colección como esta, "las piezas no se compran de golpe, se va haciendo muy poquito a poquito y a lo largo de una vida entera. El que hace una colección en un año, ese no es coleccionista; el coleccionismo es una forma de vida".

Cuando se le pide el dato de las piezas que ha coleccionado hasta ahora, contesta: "Número de piezas no lo sé, es imposible saberlo. Hasta no hace mucho te podía decir incluso cuándo fueron compradas y el precio que se pagó, sin necesidad de consultarlo, porque esos datos los llevaba en la cabeza. Pero ahora, ya por edad y por número de piezas, hay algunas que se me escapan, que es algo que me fastidia. No puedo decir el número, además una colección es algo vivo, en las colecciones entran piezas y salen piezas continuamente, porque el gusto del coleccionista y su interés van cambiando. Entonces, hay cosas que en un principio te interesaron y en un momento determinado te dejan de interesar; del mismo modo que hay piezas que salen de la colección y que al cabo del tiempo dices para qué me desprendería de ellas".

ORIGEN DE LAS PIEZAS

En cuanto a la procedencia de estas obras, dice que es variada e insiste en que tiene "la capacidad de entusiasmarme con muchísimas cosas", y pone como ejemplo lo que le sucedió "cuando fuimos a buscar a uno de mis seres más preciados, que es mi hija, a China".

"La verdad es que no sentía ninguna proximidad ni ninguna sensibilidad hacia la cultura china y el arte chino, y cuál fue mi descubrimiento que llego a China y me enamoro de muchas cosas de esa cultura y me traje unas marionetas maravillosas que están en la exposición de Huesca".

"Me interesan cosas de todas las partes del mundo, pero sí que es cierto que me interesa un poquito más el arte español y todavía un poquito más el arte aragonés, pero eso es por una razón de proximidad y por razones familiares; yo soy mitad catalán y mitad aragonés y yo me siento de Lupiñén y para mí la ciudad y la provincia de Huesca son muy especiales. Por esto el arte aragonés tiene un peso muy importante. Cuando oigo que una pieza es de arte aragonés, automáticamente los ojos se me abren como platos, estoy mucho más receptivo. Eso no quita que pueda ir a Italia, que pueda ir a México y me pueda enamorar un objeto de allí".

INTERNET

Opina Javier Santos que actualmente, el coleccionismo, con internet, "es infinitamente más fácil porque te ha abierto las puertas al arte universal. Antes, cuando no existían estos medios, tú podías llegar a saber de la existencia de las cachinas de los indios si te ibas al México del norte, a los territorios mejicanos ocupados por los EEUU, o si estabas en contacto con los dadaístas... Ahora en internet podías estar ya toda tu vida saltando de una página a otra viendo cosas que te van interesando y, claro, te abren muchísimos caminos. Las colecciones españolas de principio de siglo son extraordinarias, pero nos faltan cosas de fuera, lo bonito son los mestizajes, y para la gente que empieza ahora, la cantidad de cosas que pueden ver es infinitamente superior, Internet es un avance tremebundo, ha sido un paso de gigante".

JAVIER Y ANTONIO SANTOS EN MADRID

Paralelamente, hasta el 31 de enero, está abierta al público en Madrid la exposición Miradas ingenuas, con piezas de juguete popular de la Colección Santos Lloro y obras de Antonio Santos, "cuyo proceso de creación artística se basa en el juego como actitud vital".

Comenta que a finales del siglo XIX "se decía que el genio era la infancia buscada de una manera voluntaria y se empiezan a tomar otros referentes, en ese momento en el que para determinados artistas el arte que se venía cultivando empezaba a presentar unos signos de agotamiento más que evidentes y necesitan buscar otros referentes en el llamado arte primitivo, el africano, culturas antiguas, y miran también el arte de los niños".

La colección Santos Lloro aporta una exposición "de juegos y juguetes, que es la fuente de inspiración" y paralelamente hay otra de Antonio Santos, "que es un pintor en el que tenemos esa evolución del mundo del arte, que Antonio empezó siendo un artista figurativo e impresionista y en un momento dado dejó que aflorase el niño que lleva dentro; por eso es un creador tremendo... Todo es conocimiento acumulado que tiene Antonio, que es uno de los artistas, junto con Vicente Badenes, que saben muchísimo de arte, lo han visto todo y lo conocen todo. Antonio utiliza un lenguaje artístico sencillo, pero es una obra muy profunda".

Dos exposiciones, las de Madrid, "que son complementarias; en una, yo explico cuáles son los orígenes del arte moderno a través del juguete y en la otra, Antonio como ejemplo de lo que fue el paso de un estilo, de una manera de trabajar, de una manera de hacer arte en el siglo XIX, al arte contemporáneo pasando por el arte moderno, sin el cual evidentemente el arte contemporáneo no habría sido posible; nunca habríamos podido pasar de Madrazo al arte digital sin unos pasos intermedios", concluye Javier Santos, un coleccionista de toda la vida.

Etiquetas