Cultura

literatura

Edurne Portela: “Sender tiene menos atención en España de la que merece”

La novelista  ha impartido una conferencia en el marco del 120 aniversario del nacimiento del escritor

Edurne Portela y Alberto Sabio, en el salón de actos de la DPH
Edurne Portela y Alberto Sabio, en el salón de actos de la DPH
Pablo Segura

La novelista Edurne Portela  ha sido la encargada de impartir la vigésima Conferencia Sender que organiza el Instituto de Estudios Altoaragoneses (IEA) de la Diputación Provincial de Huesca, de manera ininterrumpida desde 2002, en el salón de actos de la sede provincial, con el objetivo de recordar y poner en valor la figura del escritor altoaragonés Ramón J. Sender.

Este acto, que ha sido presentado por el coordinador del Centro de Estudios Senderianos, Luis Gómez Caldú, abre una serie de actuaciones que continuarán a lo largo de este año para conmemorar el 120 aniversario del nacimiento del único escritor aragonés que ha sido nominado para el Premio Nobel de Literatura.

“Un escritor con una sensibilidad exquisita, una escritura impecable, una curiosidad insaciable y creador de una obra inmensa”  han sido las palabras con las que la escritora ha defjinido al novelista de Chalamera en su conferencia titulada ‘Afectos e imaginación ética en Ramón J. Sender, o de cómo su literatura despertó mi conciencia política’ que, además de presencialmente, ha podido seguirse vía digital, debido al aforo reducido de la sala.

Durante su ponencia, Portela ha explicado la huella que dejó Sender en ella desde que descubrió su obra hace más de 20 años. Ha asegurado que le deslumbró ‘Siete domingos rojos’, una de sus primera obras, de 1930, porque “para mí tiene que ver con la forma con la que a través de la imaginación literaria Sender es capaz de sacudir nuestra conciencia, no porque sea explícitamente político, que en muchos casos no lo es, sino, tal vez, por todo lo contrario porque con su escritura apela mucho a nuestros afectos, a nuestro universo íntimo y lo conecta con lo público”.

La novelista ha insistido en que el altoaragonés “era un hombre sensible y profundamente desencantado que buscó en la literatura una vía de escape, una forma de canalizar esa insatisfacción y, posiblemente, traumas muy profundos que llevaba consigo y una perplejidad constante ante el mundo y lo hacía a través de esa imaginación tan fervorosa y tan apasionada que se ve claramente en su obra”. Y ha asegurado que Sender había tenido una importancia fundamental para ella porque tiene “una propuesta ética de mucho calado” ya que apela a los sentimientos del lector para “sacudir su conciencia”.

Ha admitido que es difícil escoger entre una obra “tan prolífica” aunque sí ha situado ‘Contraataque’, ‘Siete domingos rojos’ o ‘Crónica del alba’, entre sus favoritas y ha añadido que “el lector de Sender puede entender su obra de maneras muy diferentes”.

Portela, que vivió hasta 2016 en Estados Unidos, ha relatado que allí la producción literaria de Sender goza de “un gran reconocimiento”, precisamente, ha explicado a este periódico momentos antes de la conferencia, que “fue durante mi doctorado allí cuando profundicé en su obra” y ha defendido que, en estos momentos, “hay un proceso de recuperación de su obra y está encontrando nuevos públicos lectores gracias al trabajo de organismos como el Instituto de Estudios Altoaragoneses”, pero sostiene que “Ramón J. Sender tiene menos atención en España de la que merece”. En este sentido, ha añadido que “es posible que también su exilio hiciera daño al conocimiento de su trabajo”.

Por su parte, desde el Instituto de Estudios Altoaragoneses, su director, Alberto Sabio, ha considerado que estas conferencias senderianas son una tradición muy consolidada y cuentan cada año con ponentes de primer nivel porque según ha explicado “Sender es un escritor poliédrico y requiere de muchos puntos de vista para captar todos los matices y entender su obra en conjunto”. Eso es precisamente lo que motivó estas jornadas en las que han participado figuras como Irene Vallejo, Sergio del Molino, Luis García Montero, Ian Gibson, Daniel Gascón o Benjamín Prado, entre muchos otros.

Por otro lado, cabe destacar que desde la institución provincial han anunciado que trabajan en la renovación del Espacio Sender, situado en la sede de la calle del Parque, con el objetivo de ampliar las instalaciones, que albergan objetos que marcaron la vida del altoaragonés como su agenda personal, su reloj o la mesa donde escribía en San Diego (California), así como la más completa colección existente de su obra escrita, incluidas la mayor parte de sus primeras ediciones, y una decena de obras pictóricas, para que resulten más acogedoras ya que, develan, que cada año visitan este emplazamiento más de cuatrocientos escolares. Y es que es un “lugar de peregrinaje” para todos los apasionados en la obra del escritor de Chalamera insisten desde el IEA.

Etiquetas