Cultura

ENTREVISTA

Agus Barandiaran: “Apostamos por vestir músicas de antaño con nuevas ropas y que se vean modernas”

El instrumentista de trikitixa y fundador de la banda de música folk Korrontzi, presenta su décimo y último trabajo discográfico, ‘Koplariak’

Agus Barandiaran.
Agus Barandiaran.
Guille Urkijo

Agus Barandiaran, destacado músico e instrumentista de trikitixa (acordeón diatónico vasco), fundó en 2004 la banda de folk Korrontzi, uno de los grupos referentes de la música popular vasca, que presenta este domingo (19:00 horas) en el Centro Cultural Manuel Benito Moliner de Huesca su nuevo trabajo Koplariak, un libro-disco con diez temas inéditos y letras de Xabier Amuriza, reconocido bertsolari, escritor e investigador, y con el que esta formación vuelve a sus raíces, otorgando el lugar que merece a la ‘koplagintza’ dentro de la música tradicional. Integrada en el escenario por: Agus Barandiaran (trikitixas y voz principal), Ander Hurtado de Saratxo (percusiones y batería), Kike Mora (contrabajo, bajo eléctrico y coros), Alberto Rodríguez (guitarra, mandolina, mandolina octavada y coros), X. Berasaluze ‘Leturia’ (panderos y coros) y César Ibarretxe, como técnico responsable del sonido en directo, además de las bailarinas Izaskun y Alaitz Oraa, Korrontzi ofrecerá en la capital altoaragonesa un escaparate de las tradiciones vascas, esas que lleva por todo el mundo dando a conocer el euskera, la danza y la música.

Korrontzi está cerca de la mayoría de edad. Son 16 años contemporanizando la música tradicional vasca. ¿Cómo ha sido este periplo?

—Como te puedes imaginar, ha habido de todo, momentos buenísimos y también malos, ¡por supuesto! Al final, hemos tocado por todo el mundo, y eso aporta al grupo infinidad de vivencias y anécdotas… Pero está claro, que el cómputo global es muy muy positivo: hemos visitado infinidad de países y publicado diez discos, siempre bajo la bandera de la trikitixa y el escaparate de una tradición como la vasca.

“Este trabajo viene a dar a la copla el lugar que se merece”

¿Cuáles son las claves para traer al siglo XXI esta música de raíz?

—Quizás la música tradicional no tiene el sitio que merece entre las preferencias de la gente joven o en la parrilla de los medios de comunicación, eso hace que muchas veces el trabajo de nuestros antecesores quede en el olvido o simplemente no se le otorgue toda la atención que merece. Nuestra apuesta gira alrededor de vestir músicas de antaño con nuevas ropas, hacer que lo antiguo se vea moderno, e intentar que la gente que más alejada pueda estar de las músicas tradicionales se acerque a ellas, siempre con el máximo respeto a lo que otros nos legaron. Esa es la apuesta: La fusión, la renovación y la interacción tanto con el público como con otras culturas.

¿Cuál es el resultado cuando a la trikitixa se une la mandolina, el bajo eléctrico, el contrabajo y las percusiones?

—Simplemente te diría una palabra: Korrontzi. Gracias a la interacción con otros músicos, que muchas veces no vienen de la música tradicional, hacen que la trikitixa suene más internacional. Al final, el resto de la banda viene del jazz, del rock y de otros estilos, el sumar siempre es positivo en cualquier ámbito de la vida, y para mi trikitixa es fundamental que el aire de su fuelle suene adornado de otros estilos que se suman a la música de raíz.

“La interrelación de la trikitixa con otros músicos hace que suene más internacional”

En estos años de andadura han grabado una decena de discos, y a Huesca vienen a presentar su último trabajo, Koplariak. Hábleme de él y de la colaboración con Xabier Amuriza.

—Es un disco muy especial para mí, ya que quizás en los anteriores no hemos reparado tanto en las letras, y nos apetecía que en este décimo trabajo la copla recibiera el trato que merece, viendo la tradición que siempre ha unido a la romería y a la copla cantada. Para ello, queríamos contar con la colaboración de un invitado de lujo, Xabier Amuriza, escritor, bertsolari e investigador de la cultura vasca. Xabier ha compuesto nuevas coplas aderezadas de tradición, nuevas letras que hablan del pasado sin renunciar a la actualidad, y que gracias a las traducciones a cuatro idiomas que contiene nuestro nuevo trabajo (editado en formato libro-cd), puede disfrutar todo el mundo.

¿Qué tiene de especial este disco, en el que vuelven a las raíces y le dan a la “koplagintza” el lugar que se merece dentro de la música tradicional?

—Según cuenta Xabier, muchas veces en el País Vasco se ha confundido al verso con la copla, sin saber muy bien cuáles son las diferencias entre sí, y más de una vez nos ha comentado que nosotros mismos hemos cometido el mismo error. Este nuevo trabajo viene a dar respuesta a esas dudas, viene a otorgar a la copla el lugar que merece y siempre ha tenido dentro de la tradición y, en definitiva, intenta recuperar un estilo literario que no debemos perder.

“Con Aragón tenemos lazos que unen nuestras tradiciones”

¿Qué similitudes o diferentes hay entre su música y el folk aragonés, al margen de que cada una de estas músicas tiene su propia idiosincrasia?

—Muchas veces la tradición comparte ritmos y tesituras, aunque cambien los idiomas y los instrumentos, al final la esencia muchas veces se comparte… Cuando abro mi trikitixa y toco unas notas, siempre músicos de otras culturas han visto similitudes con la suya, y creo que con Aragón también tenemos lazos que unen nuestras tradiciones. Cualquier jota aragonesa puede sonar y se puede bailar como una jota vasca.

Cómo anima a los oscenses para que este domingo vayan a disfruten con la música vasca de raíz.

—Hemos vivido un año para olvidar, un año de tristeza y malas noticias, yo creo que es hora de que la gente pueda disfrutar, por supuesto cumpliendo con las medidas sanitarias, pero demostrando que con la cultura se enriquece el alma y, sobre todo, ¡se puede gozar! Yo creo que el concierto de Korrontzi reúne ritmo, baile y energía, y estos alicientes hacen que el público que se acerca a escucharnos salga con una sonrisa dibujada detrás de esas mascarillas que tanto odiamos. 

Etiquetas