Cultura

ACTOS DE DESPEDIDA

Tres días de luto, un homenaje a Brines en su Mediterráneo natal

Las despedidas comenzarán este sábado en Oliva, donde se instalará la capilla ardiente

El rey Felipe VI, el poeta Francisco Brines, Premio Cervantes 2020,y la reina Letizia
El rey Felipe VI, el poeta Francisco Brines, Premio Cervantes 2020,y la reina Letizia
Casa Real

 La muerte del escritor valenciano Francisco Brines ha llevado a decretar tres días de luto oficial en la Comunidad Valenciana y a programar un fin de semana de actos de despedida del que se considera el poeta de las emociones y la tolerancia, pero también de los sentidos de su Mediterráneo.

Brines falleció la noche del jueves, a los 89 años, en el hospital de Gandía, donde fue ingresado la semana pasada, un día después de recibir el Premio Cervantes de 2020 de manos de los reyes en su finca familiar y residencial “Elca”, en su localidad natal de Oliva (Valencia). Las muestras de cariño no se hicieron esperar y numerosas fueron las personas e instituciones que recordaron a este poeta, hacedor de todo un catálogo de versos llenos de tolerancia donde disecciona la soledad, el amor, el tiempo, la vejez o la muerte.

El Gobierno valenciano, por su parte, ha declarado tres días de luto oficial en la Comunidad Valenciana por la muerte de Brines, y el Palau de la Generalitat acogerá en su Salón Dorado este domingo, de 10 a 13 horas, la capilla ardiente del escritor, para darle “el homenaje y la despedida que merece” el primer Cervantes valenciano. Así lo aseguró el president de la Generalitat, Ximo Puig, quien ha destacado que la muerte de Brines supone una “pérdida enorme”, pero ha afirmado que su legado perdurará, porque “simboliza más que nadie el Mediterráneo, la capacidad de entender el mundo desde la visión de la razón y el corazón”.

“Estará siempre entre nosotros” y servirá de fuente de inspiración en la tarea de mejorar la vida de los ciudadanos de la Comunidad, dijo Puig, quien destacó que las últimas palabras de Brines fueron un “Os quiero”, escrito en sus últimos instantes cuando su familia y personas más íntimas le dieron un papel y un bolígrafo.

La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, recordó esas palabras, para decir: “Necesitamos más ‘os quiero’ y mucho menos ‘te odio’”, mientras que el conseller de Cultura, Vicent Marzà, resaltó el legado lleno de obras que deja Brines, pero “sobre todo, de estima hacia la palabra y también hacia la tierra”.

Las despedidas a Brines comenzarán este sábado en su ciudad natal, Oliva, donde el Ayuntamiento abrirá, de 10 a 18 horas, la capilla ardiente con un libro de condolencias para que los ciudadanos rindan homenaje a su vecino más ilustre, tras lo cual habrá un responso, con los familiares y personas más cercanas, en la iglesia de Santa María. Previamente, a las nueve de la mañana, amigos íntimos y miembros de la Fundación Francisco Brines acudirán a la finca “Elca” para celebrar un homenaje.

El féretro será trasladado mañana al Palau de la Generalitat, y posteriormente el escritor será enterrado en el cementerio de Valencia, donde se encuentra el panteón familiar con los restos de sus padres.

Brines, uno de los últimos supervivientes del “Grupo poético de los años 50”, era también académico de la Real Academia Española (RAE), que despidió al poeta parafraseado las palabras que él mismo dedicó, en 1984, a Vicente Aleixandre por su fallecimiento: “Lo queríamos tanto que no se nos va a acabar nunca de morir”.

Etiquetas