Cultura

FESTIVAL IMAGINARIA

‘La mirada del otro’, máscaras rituales de otras culturas para ver con mascarillas

La exposición de la oenegé Sovint se puede visitar en Binéfar durante toda esta semana

La exposición de máscaras La mirada del otro se exhibe en la sala del Ayuntamiento.
La exposición de máscaras La mirada del otro se exhibe en la sala del Ayuntamiento.
F.I.

“Máscaras rituales de culturas ancestrales para tiempos de pandemia y de mascarillas, en los que nos miramos a los ojos”. Así define el responsable de la oenegé valenciana Sovint Cultura y Desarrollo, Pep Beltrán, la muestra La mirada del otro que se puede ver a lo largo de toda la semana en la Sala de Exposiciones del Ayuntamiento de Binéfar, en la que además de descubrir ritos y celebraciones étnicas de la mano de este estudioso de las culturas aprenderemos también a realizar nuestra propia máscara en un taller con el que se pone fin a la visita guiada. El precio de la actividad es de 1 euro y como todas las propuestas artísticas de este festival, este año, la entrada se debe de adquirir en la página web del festival. A partir de este fin de semana, los pases también serán desde las 11:00 horas.

La exposición consta de 60 máscaras, todas originales y algunas centenarias, de pueblos de culturas milenarias de América, Asia, África o Europa. Máscaras aparentemente terroríficas pero que son protectoras del hogar, procedentes del Himalaya, máscaras de Sri Lanka para exorcizar la enfermedad, otras máscaras contra la pandemia como las Kaule, utilizadas en Gabón para proteger a la comunidad frente a la enfermedad o a la brujería, de danza y de rituales como las utilizadas por una tribu de la Amazonía para realizar el rito de paso de las niñas a mujeres que implican la transmisión del conocimiento adulto, de animales de la selva, la terrorífica Ragda, la viuda de Indonesia, el equivalente a nuestro hombre del saco o coco que se lleva a los niños que no se portan bien, u otras más lúdicas como las de la ópera de Pekín (aunque en realidad los actores utilizan maquillaje) o las de los populares luchadores mejicanos, éstas más recientes ya que datan de 1951. “Lo interesante es ver cómo el concepto de máscara cambia. Esta es una exposición de pandemia, en la que personas con máscara miran máscaras que a su vez miran a personas con máscaras en un juego infinito de espejos. Cuando ves las máscaras desde esa perspectiva es totalmente diferente”, explicó Pep Beltrán.

En La mirada del otro donde se muestra cómo en las culturas ancestrales la máscara trasciende el disfraz. “Para nosotros la máscara está asociada al disfraz, al carnaval o al teatro pero para otras culturas es una herramienta que utilizan para conectar con los antepasados y los espíritus”, indicó Beltrán para quien los objetos como las máscaras “son como los usb, contenedores de memoria. Si eres capaz de acceder a esa información puedes conocer mucho de la persona que lo ha hecho, de su contexto cultural, sobre qué visión tiene su sociedad, qué miedos o alegrías tiene… Una vez dentro de esa memoria te das cuenta de que las diferencias estéticas pueden ser muy espectaculares pero en el fondo todos los seres humanos tenemos los mismos miedos, esperanzas y alegrías”, aseguró Beltrán.

Tras la lluvia del martes, la segunda jornada de Imaginaria estuvo marcada por el buen tiempo y una concurrida afluencia a los espectáculos como el de Sombras de cine de la argentina afincada en España Valeria Guglietti, que mostró sobre el escenario del teatro municipal de Los Titiriteros de Binéfar la magia del arte milenario de las sombras chinescas con un montaje propio de los teatros de la Francia del XIX.

Le dio el relevo el aragonés Víctor Biau, en el Parque de los Olmos, con su espectáculo de títeres de guante Telón de cielo que había colgado desde hace unos días el cartel de no hay entradas.

Víctor Biau ofreció su espectáculo de títeres de guante Telón de cielo.
Víctor Biau ofreció su espectáculo de títeres de guante Telón de cielo.
F.I.

El telón de la segunda jornada lo bajó el conjunto musical La Chacinera que tras actuar el martes en la residencia comarcal de Binéfar, este miércoles por la tarde lo hizo en el Parque Los Olmos con su espectáculo ‘Vivir para contarlo, cantar para vivirlo’, un homenaje a las mujeres, tanto a las anónimas como a las que han logrado hacerse un hueco en la historia. 

Etiquetas