Cultura

LA ENTREVISTA

Marc Millán Rabasa: “Su vida tiene episodios muy interesantes que inspiran a los artistas”

El historiador de arte habla sobre los relicarios de San Ramón, cuya festividad conmemoran este lunes los barbastrenses

Marc Millán Rabasa.
Marc Millán Rabasa.
Á.H.

“San Ramón da para mucho y más porque las investigaciones no tienen fin”, manifiesta Marc Millán Rabasa, quien profundizó en aspectos concretos sobre el patrón de la Diócesis de Barbastro-Monzón que fue, también, segundo obispo (1104-1126) en la primera etapa diocesana que inició San Poncio (1101-1104). Los barbastrenses celebran este lunes la festividad de San Ramón, cuyos restos están en la catedral de Roda de Isábena, donde pasó su obligado exilio temporal.

El historiador Marc Millán aceptó la invitación desde el Museo Diocesano y la cofradía -de las más antiguas en la diócesis- para dar una conferencia sobre Dos relicarios para San Ramón: el embellecimiento de las reliquias del patrón de Barbastro a partir de los relicarios expuestos en el Museo Diocesano de Barbastro-Monzón. Al mismo tiempo, profundizó sobre la renovación artística que se produjo en la ciudad cuando se recuperó la silla episcopal. Las esculturas sobre San Ramón, expuestas en el museo, son obra del ilustre platero Miguel Cubels por encargo de Jaime de Arroyos.

“San Ramón es una figura representada no solo en Barbastro sino en toda la diócesis, y entre las obras que necesitan de un análisis actualizado para la Historia del Arte del siglo XXI”, señaló Millán Rabasa que recibió Premio Extraordinario en la promoción 2017-2018. En su trayectoria, máster en Estudios Avanzados en Historia del Arte por la Universidad de Zaragoza y miembro del grupo Blancas y del Instituto de Patrimonio y Humanidades.

“Creo que es importante conocer nuestra historia porque si nos interesamos por la gente del pasado se pueden valorar muchas cosas de hoy. En estas obras de platería y de orfebrería, como las de San Ramón y otros similares, se invirtieron esfuerzos y costaron mucho dinero. La sorpresa son las reflexiones, en clave positiva, que nos sirven desde una perspectiva de la historia del arte del siglo XXI” señaló.

En su opinión, “San Ramón tiene numerosas reliquias, en consecuencia, bastantes relicarios y muchísima iconografía. Su vida tiene episodios muy interesantes, fuentes de inspiración para los artistas y quienes pagaron las obras, entre ellos el canónigo Jaime de Arroyos, entre las personas más interesadas. El potencial de San Ramón es grande e interesante para los investigadores”.

En esta línea, “la antigua Diócesis de Barbastro fue un territorio que tiene mucha importancia en mi tesis doctoral sobre la platería y la orfebrería zaragozana durante la fase final del Renacimiento aragonés y las primeras décadas del siglo XVII. Era una diócesis nueva con muchas obras de arte que encargar para equipararse a otras que le llevaban años de ventaja. La riqueza artística relacionada con San Ramón, en Roda de Isábena, es importante, entre ellas el sepulcro. En el Museo Diocesano hay bustos, en la catedral destaca el retablo dedicado a él y la parte baja de Damián Forment en el retablo del altar mayor donde figura una talla destacada”. 

Etiquetas