Cultura

festivales de verano

El SoNna cierra este domingo su segundo fin de semana con Biella Nuei

El grupo actúa a las 12 en la ermita de Santa Orosia, situada en Yebra de Basa

Biella Nuei combina desde hace treinta años el trabajo de creación con diferentes trabajos de investigación.
Biella Nuei combina desde hace treinta años el trabajo de creación con diferentes trabajos de investigación.
S.E.

El Festival SoNna Huesca cierra este domingo su segundo fin de semana en la ermita de Santa Orosia, situada en Yebra de Basa, con el concierto de Biella Nuei.

El camino entre Yebra de Basa y el puerto y ermita de Santa Orosia es un viaje iniciático hacia la mitología pirenaica. El agua, la roca, el árbol... La interesante ascensión sobre el Basa culmina en el conjunto de ermitas rupestres de San Cornelio y la Cueva.

En apenas dos horas se alcanza la gran planicie donde se ubica el santuario de Santa Orosia y su icónica fuente, al que cada 25 de junio suben en romería vecinos de los pueblos de la margen izquierda del río Gállego.

Aunque se permite la subida en vehículo, la organización del SoNna recomienda el ascenso a pie y la posibilidad de combinar el concierto con una comida campestre. En cualquier caso, se recomienda llevar agua, crema solar y calzado adecuado.

Para los que no tengan tiempo de realizar la excursión de aproximadamente dos horas desde Yebra, se advierte de que aunque es una pista en buen estado, la velocidad que se requiere alarga el recorrido entre 35 y 40 minutos.

Hoy no serán danzantes y romeros, sino los músicos de Biella Nuei los que se suban al escenario. Si para el conjunto que lidera Luis Miguel Bajén tocar en el puerto de Santa Orosia tiene que ser un privilegio, el espacio también debe sentirse honrado de recibir a uno de los grupos aragoneses que más han contribuido a recuperar las señas de identidad de la música aragonesa. En esta ocasión, el grupo y el espacio tienen estrechos vínculos entre sí.

La devoción por Santa Orosia, patrona de la extensa diócesis de Jaca, mantuvo históricamente fosilizados en su rito dos instrumentos ancestrales, el chiflo (flauta de tres agujeros) y el salterio (tambor de cuerdas).

Ambos, con sus variantes locales, son comunes a casi todas las comarcas pirenaicas de uno y otro lado de la frontera, y en la vertiente sur sobrevivieron gracias a Yebra y Jaca, y en definitiva gracias al culto a Santa Orosia. Esta pareja de instrumentos, habitual en los recitales de Biella Nuei, parecen unir en esta ocasión el continente y el contenido.

Biella Nuei combina desde hace treinta años el trabajo de creación con diferentes trabajos de investigación.

Fruto de estos trabajos, algunos proyectos han culminado en publicaciones como: Oyendo crecer la hierba, Músicas de la Tierra o El libro de las pasabillas.

Su último trabajo, Ordesa: naturaleza y cultura popular, una verdadera fusión de música y naturaleza, tendrá seguro un hueco en el repertorio del domingo.

Al igual que el concierto de ayer de Amorante, el espectáculo de Biella Nuei será en horario matinal y tiene fijado su inicio a las 12 horas del mediodía. Ambas citas tienen agotadas las entradas.

Etiquetas