Cultura

ENTREVISTA

Aitor Borruel: “Los modos de vida y la forma de pensar son elementos que están relacionados”

El fotógrafo es uno de los cuatro residentes que este verano han trabajado en su Hecho natal, en el marco del festival Lo Mon Contemporáneo

Aitor Borruel, en el centro, ha recreado otras épocas en el valle.
Aitor Borruel, en el centro, ha recreado otras épocas en el valle.
S.E.

Aitor Borruel (Hecho, 1991), es uno de los cuatro residentes que este verano han trabajado en Hecho, en el marco del festival Lo Mon Contemporáneo. Durante estas semanas, su proyecto fotográfico Visiones actuales del pasado y presente cheso ha documentado “los cambios y la forma de pensar de la gente de Hecho a lo largo del siglo XX”. Aitor Borruel está en Instagram desde la cuenta @aborruel

En general, ¿qué es lo que más le agrada de Lo Mon?

—Poder desarrollar un proyecto personal en continua interacción con otros artistas de diferentes lugares y disciplinas. Cada uno cuenta su historia a su manera pero el trasfondo de todas es común, lo que supone una retroalimentación constante que hace crecer y evolucionar la idea original. Es un aspecto que en caso de haber realizado el proyecto sin la convivencia con otros tipos de arte, no hubiera sido igual.

“Lo Mon parece adquirir más fuerza cada año”

¿Cómo integra en su residencia aspectos de antropología, identidad, pertenencia, etcétera?

—En el caso de mi proyecto y también en el del resto de artistas, el aspecto antropológico ha sido la base. Antes de empezar a trabajar es fundamental un conocimiento previo de la cultura local, de la identidad del pueblo. En mi caso ha sido una labor diferente al del resto de artistas, ya que al ser local, mi trabajo de documentación se ha centrado más en aspectos históricos y menos en el presente.

¿Cómo fueron los primeros días de residencia?

—En mi caso con un confinamiento de siete días, por lo que empecé más tarde la producción de la obra, pero fueron útiles para obtener la documentación necesaria para las recreaciones históricas. En cuanto salí a la calle, el conocer al resto de artistas, sus ideas y sus proyectos, en seguida me abrió la mente y me llevó a hacer crecer el proyecto. Quizás al plantearlo de una manera más abstracta eliminando la esquematización que planteaba en el inicio del mismo.

“La visión exterior de los otros artistas ha enriquecido mi trabajo”

¿Qué es para usted la creación, la innovación?

—La creación es la capacidad de cada persona para transmitir sus ideas de una forma armónica, entendible y atractiva para el resto. Eso sí, dejando que sea el espectador el que haga sus interpretaciones, ya que todo es susceptible de tener varias connotaciones y ahí esta la clave de una creación, el significado que pueda tener para cada uno. Además de la creación, está la innovación, que en mi opinión es la capacidad de inventar, de buscar nuevas formas de transmitir, a veces más atractivas y otras no, pero siempre rompiendo con los estándares y ya sólo por ello es digna de captar la atención.

¿Ha habido sorpresas? ¿De qué cosas se ha sorprendido gratamente en esta residencia?

—La primera sorpresa fue al conocer el resto de proyectos. Todos estaban relacionados pero con diferentes formas de contar las cosas. Personalmente, no esperaba que la influencia del resto de proyectos pudiera afectar de una manera tan positiva al mío, ya que considero que es algo que ha permitido que evolucione.

¿Cómo integra aspectos de raíz y de tradición en su residencia?

—Es la base de mi proyecto. Los modos de vida y la forma de pensar son elementos que siempre están relacionados. Todo el proyecto se basa en cambios culturales, para los cuales el estudio de la tradición ha sido fundamental. No sólo documentación bibliográfica, sino también historias de la gente mayor o la utilización de elementos y lugares históricos.

Además de su componente inspirador, ¿cómo afecta el valle y la naturaleza estos días en su proyecto?

—Prácticamente todas las sesiones se han desarrollado en el exterior, ya que si se trata de recrear otras épocas, la naturaleza ha sido un elemento básico para el desarrollo de este valle. Todas las formas de vida se modelaban en torno a ella, por lo tanto, directa o indirectamente, están presentes en cada una de las fotos de la exposición.

¿Cómo ha sido el plus de encuentro y convivencia? ¿En qué aspectos ha beneficiado al trabajo realizado?

—Al igual que personalmente he intentado colaborar con el resto de artistas, poder aportarles el conocimiento de mi propio entorno; a mí también me ha ayudado su visión exterior, lo que ha enriquecido todo mi trabajo.

Comparta una anécdota o experiencia que haya sido especial.

—El hecho de que algunas de las sesiones de fotos, en las cuales se recreaban fiestas de otras épocas, hayan terminado en fiestas de verdad, con música de la época representada o las mismas ropas que en la foto. Ha sido una manera de trasladar la ficción a la realidad que ha resultado bastante divertido para todos los que han colaborado con cada sesión.

—¿Qué emociones, sentimientos, le ha despertado Lo Mon?

—Por una parte es un estrés constante el hecho de tener que cumplir los plazos y satisfacer las expectativas generadas por el proyecto. Pero por otra parte, todo ha fluido y se ha dejado parte a la improvisación, que ha sido lo más divertido. Un tipo de fotografía completamente diferente a la que acostumbro a desarrollar, donde la producción ha sido casi más importante que la toma. Una sensación de crecimiento personal en este aspecto que parece poder abarcar más aspectos.

¿Valora como importante el compromiso institucional detrás de estas iniciativas para poder hacer viable nuevos proyectos?

—Claramente, sin el apoyo de las instituciones este proyecto no se hubiese desarrollado. Tanto la Diputación Provincial de Huesca como el Ayuntamiento del Valle de Hecho han apostado por este festival de residencias artísticas que parece adquirir más fuerza cada año. En especial desde la concejalía de Cultura del ayuntamiento, donde Elena López ha estado en todo momento para ayudarnos en todo lo necesario y actuando como un apoyo bastante importante en cada uno de los proyectos.

¿Un deseo tras la finalización de su residencia?

—Ya se sabe qué pasa con los deseos que se cuentan. 

Etiquetas