Cultura

EXPOSICIÓN

El arte outsider invade estos días la capital aragonesa

Una exposición del oscense Nicolás Sánchez y Víctor Mira inauguró en la galería Kafell de Zaragoza las jornadas ‘Una semana de locos’

Etterem (David Giménez “Líquen”, Nicolás Sánchez y Carlos Hollers) ofreció una performance.
Etterem (David Giménez “Líquen”, Nicolás Sánchez y Carlos Hollers) ofreció una performance.
L. LL.

Se le ha llamado de muchas formas: arte marginal, art brut, arte outsider. Son etiquetas que sirven para identificar ámbitos diferentes del arte y la cultura, ya que pueden relacionarse tanto con la salud mental y la locura, como con ese arte fuera de toda norma que florece en los márgenes de la cultura oficial y alejado de los circuitos comerciales. El lunes dio comienzo en Zaragoza la tercera edición de ‘Una semana de locos’, jornadas coordinadas por el performer, artista y activista (o “artivista”) Sergio Muro que se inauguraron con la apertura de una exposición en la Galería Kafell protagonizada por dos grandes artistas: el zaragozano Víctor Mira (fallecido en 2003) y el oscense Nicolás Sánchez. Una dupla realmente potente que reúne hasta el 3 de diciembre a dos creadores únicos que son los dueños respectivos de un universo propio, personal e intransferible.

De Víctor Mira se muestran una serie de pinturas y dibujos que en algunos casos permiten establecer la filiación directa con su reconocible estilo (cruces, amor y muerte, eros y tánatos), y en otros casos nos muestran a un Mira distinto, menos intenso y más vital. En lo que respecta a Nicolás Sánchez, la exposición ha reunido de nuevo los magníficos cuadros de gran formato y vigorosa vena expresionista que, bajo el título Pinturas que son como ilustraciones, se pudo ver en 2012 en una sorprendente exposición en La Casa del Pintor. El apartado dedicado a Nicolás Sánchez se completa con una serie de espléndidos autorretratos que desvelan el alma introspectiva y escrutadora del artista oscense.

Imagen de la entrada a la exposición de Sánchez y Mira en la galería Kafell.
Imagen de la entrada a la exposición de Sánchez y Mira en la galería Kafell.
L. LL.

El acto inaugural se complementó con una -como siempre insólita- performance poético-musical a cargo de Etterem, el trío que componen el propio Nicolás Sánchez junto al carismático poeta, músico y performer David Giménez “Líquen” y el popular DJ y productor de música electrónica Carlos Hollers. Juntos dieron forma a una acción tan breve como fascinante en la que interpretaron el poema Soy un bellísimo monstruo de Francis Picabia (sostenido por el ukelele de Líquen y un sutil fondo sonoro), la canción Quedamos en Bodega Bay (un curioso ejercicio de electro-country basado en un texto de Líquen y con música de Sánchez y Hollers) y el poema El himno del cazador de focas de “Líquen”, que aquí desplegó todo su histrión y sus dotes poético-teatrales. Fue todo un chapuzón en lo que podríamos definir como “otras realidades”.

‘Una semana de locos’ continuará hasta el domingo en Zaragoza con un sinfín de actos: talleres (cómic, teatro, yoga), danza butoh, presentación del libro Rompiendo moldes de Sergio Muro, realización de un mural inclusivo o la charla que darán en el Centro de Historias el viernes a las 18:00 horas Paco Grasa y Pedro Pibernat, de Arcadia Huesca, sobre Salud mental, un desafío colectivo: Al raso, que irá seguida de una actuación del Coro Arcadia de la capital oscense. Las jornadas finalizarán con las actuaciones de Versonautas (sábado 13) y Binoceronte (domingo 14) en el Centro Cívico Universidad y en el Centro de Historias respectivamente. Efectivamente, una semana de locos.

Etiquetas