Cultura

LA ENTREVISTA

Ana Diéguez: “La Corona de Aragón miraba más a Italia que hacia Flandes”

La doctora en Historia del Arte dio una conferencia en Jaca acerca de la imagen del peregrino en la pintura flamenca

Ana Diéguez, en el Ayuntamiento de Jaca.
Ana Diéguez, en el Ayuntamiento de Jaca.
R.G.

Ana Diéguez compagina sus labores como directora del Instituto Moll (un centro de investigación sobre pintura flamenca situado en Madrid), con las de profesora asociada en el área de Historia del Arte de la Universidad de Burgos. Con estos mimbres, ofreció la conferencia titulada "Imagen del peregrino y de Santiago Apóstol en la pintura flamenca de los siglos XV a XVII” en el Consistorio jaqués, abriendo el ciclo de charlas organizado por la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Jaca.

“Me hubiera encantado que la huella de la pintura flamenca fuese mucho más evidente en la Corona de Aragón, pero este reino siempre estuvo mirando más al este, a Italia, mientras que Castilla miraba más hacia Flandes”, apuntó la doctora en Historia del Arte, precisando que, pese a ello, “la influencia está” en el territorio, pues “muchos artistas de origen flamenco estuvieron trabajando aquí”.

“Por Aragón, por ejemplo, pasó Jan van Eyck, que vino a la Corona de Aragón en el siglo XV, dentro de la embajada que envió Felipe a España para tratar el casamiento de su sobrina”, dijo la ponente, agregando que “se sabe que el rey tenía un San Jorge hecho por este artista” nacido en Bélgica. La obra “desapareció, pero se incluye en un inventario”.

En su ponencia, Ana Diéguez hizo alusión al maestro de Sijena, que “no es directamente flamenco”, pero hoy en día “es muy conocido”, después de que, “en 2018, Carmen Morte y un grupo de colegas investigadores descubrieran que era Rodrigo de Sajonia, un hombre que viene de Alemania a trabajar aquí”, dando como resultado “unas tablas espectaculares”.

Otro nombre propio de la época es Rubens, que “estuvo dos veces en España, en 1603 y 1628”. “Por entonces, tenemos mucha presencia de artistas flamencos, quizá menos conocidos que los grandes, pero su obra llega de forma continua”, explicó la ponente, añadiendo que “el tráfico de mercancías era muy fuerte”, en parte siguiendo el Camino de Santiago.

Con respecto a cómo la pintura flamenca plasmó los motivos jacobeos, comentó que “era muy clásica, porque tenía a Santiago como uno más de los doce apóstoles, añadiéndole los símbolos del peregrino”. Entre los artistas flamencos que trabajan en Aragón, también citó a Roland de Mois y Pablo Schepers, de los que “se conservan muchas obras en Zaragoza y el sur de Navarra”.

Al formarse en Santiago de Compostela y hacer por la costa cantábrica trabajo de campo para su tesis, Ana Diéguez ha ido “quemando etapas del Camino, a la inversa” y pasando por lugares estratégicos como Roncesvalles. En su primera visita a Jaca, aprovechó para conocer la Catedral, destacando “su espectacular románico y el ajedrezado jaqués, que conocemos de los manuales de Historia del Arte”. Además, señaló que “el Museo Diocesano es muy didáctico para todo tipo de públicos”. 

Etiquetas