Cultura

cine

La Muestra de Realizadores Oscenses se clausura este miércoles con cuatro obras

Se pueden ver los trabajos de Lorenzo Sanjuán, Jesús Bosque, Javier Vispe e Ignacio Lasierra

'Vivir con esperanza', de Jesús Bosque.
'Vivir con esperanza', de Jesús Bosque.
S. E.

La Muestra de Realizadores Oscenses clausura este miércoles su edición número 27 constatando que, a pesar de todas las limitaciones producidas por la pandemia del coronavirus, “no se ha dejado de producir y crear”, lo cual es “muy satisfactorio”.

Así lo asegura Jesús Bosque, director del certamen no competitivo, que este año ha proyectado “una gran variedad de géneros, lo que muestra cómo se han extendido las técnicas e inquietudes”, dice.

“También podemos decir que es un reflejo de las inquietudes sociales, porque se han tratado temas como: mujer, despoblación, discapacidad, LGTBI, coronavirus y enfermedad mental”, agrega.

Pese a las nuevas formas de consumir contenidos audiovisuales, desde la Asociación de Realizadores siguen apostando “por el cine como acto y rito social”, dice.

La vuelta presencial ha sido algo especial de lo que teníamos muchas ganas. Ha habido incluso una mayor presencia de realizadores que otros años, ya que no han dudado en desplazarse, los que estaban fuera”, valora.

En la última jornada, que tendrá lugar a las 20:30 horas en la Diputación Provincial de Huesca, Bosque presentará Vivir con esperanza, una pieza sobre salud mental.

“Todos tenemos una imagen bastante acertada de cómo es el funcionamiento de un hospital, sin embargo, pocos imaginamos cómo es el día a día de un hospital psiquiátrico. Nos viene a la mente todo un imaginario de camisas de fuerza”, expone.

Por este motivo, la obra trata de “desmontar estos prejuicios y contribuir a dar a conocer a los ciudadanos de Huesca el funcionamiento de uno de nuestros servicios esenciales, el Centro de Rehabilitación Psicosocial Santo Cristo de los Milagros, en el que el objetivo es ofrecer a sus usuarios un proyecto vital, una vida con esperanza”, asegura.

Jesús Bosque cree que “queda una labor por hacer para ‘normalizar’ la enfermedad mental, en el sentido de eliminar las connotaciones vergonzosas de la misma”, así como para “una mayor integración entre los servicios de salud mental y la vida social y cultural de la ciudad”.

Eggg

Eggg.
Eggg, producido por Lorenzo Sanjuán.
S.E.

En la última sesión de la Muestra también se proyectará Eggg, un ensayo visual que “nos ayuda a reflexionar sobre lo que mueve nuestras vidas”, como explica su productor, Lorenzo Sanjuán.

“El corto examina el misterio colectivo que nos empuja sin descanso hacia un objetivo común: hacernos más grandes, crecer. Busca arrojar luz sobre lo que llevamos todos dentro, sobre lo que nos mueve”, comenta.

El director de este trabajo es Daniel Hishikawa, a quien el oscense conoció durante una estancia en Tokio.

“Fue interesante trabajar con él en este formato experimental y sacarlo de su medio natural de trabajos puramente promocionales”, resalta.

Sanjuán vive en el extranjero desde hace años, por lo que le hace especial ilusión que su trabajo se proyecte en Huesca.

“La Asociación de Realizadores Oscenses es una entidad a la que tengo mucho respeto y es un placer poder estar en pantalla grande gracias a su labor”, agrega.

Es cuatro superviviéns

'Es cuatro superviviéns', de Javier Vispe.
'Es cuatro superviviéns', de Javier Vispe.
S.E.

El corto Es cuatro superviviéns demuestra que, con imaginación, incluso en un pueblo tan pequeño como Gistaín “se pueden hacer muchísimas cosas”, cuenta el director Javier Vispe Mur.

Con esta obra, el público de la Muestra podrá descubrir “cómo a pesar de las múltiples dificultades que nos encontramos trabajando en la escuela rural, se pueden llevar a cabo proyectos de la envergadura de ‘Cine en aragonés de Sobrarbe’, del que forma parte” esta pieza.

El rodaje de la obra “fue bastante divertido”, ya que supone “una forma de trabajo en las aulas que no es la convencional”, destaca.

“Lo mejor de todo es que el trabajo realizado da grandes frutos y el alumnado lo recuerda con cariño incluso muchos años después”, señala el realizador.

La comulgante

'La comulgante', de Ignacio Lasierra.
'La comulgante', de Ignacio Lasierra.
S.E.

La Muestra se cerrará por todo lo alto con La comulgante, uno de los cortos aragoneses más reconocidos de los últimos años, que ha viajado por medio mundo de la mano del director Ignacio Lasierra, de Candasnos.

“Es un corto que surge de un guion que escribí hace ya una década. Me ha acompañado muchísimo tiempo”, enfatiza.

Esta obra con trasfondo religioso “ha ganado varios premios del público”, porque “habla sobre cuestiones universales”, según el cineasta. “En el fondo, no dejo de contar una historia que trata sobre el eterno conflicto entre el escepticismo absoluto y la fe. Y un tema así, además de que no pasa de moda, tiene el potencial de conectar con el espectador porque remite a cuestiones que forman parte de la esencia del ser humano”, valora.

La comulgante puso en el mapa a su protagonista, Andrea Fandos, que saltó del corto a la película Las niñas (Pilar Palomero, 2020), el éxito cinematográfico español del año pasado.

“El triunfo de Andrea reside en que ella disfruta mucho con todo lo que hace”, confiesa el director, quien avanza que están trabajando juntos de nuevo en un proyecto del que pronto se desvelarán más detalles.

Etiquetas