Cultura

DANZA

Violeta Borruel imprime su toque contemporáneo al mundo del vals

La bailarina oscense estrena dos coreografías en el Gran Concierto de Año Nuevo de la Sinfónica de Zaragoza en el Auditorio este domingo

Violeta Borruel.
Violeta Borruel.
S. E.

La coreógrafa y bailarina oscense Violeta Borruel participará este domingo, a las 19:30 horas, en el Gran Concierto de Año Nuevo del Auditorio de la capital aragonesa, que protagonizará la Sinfónica Ciudad de Zaragoza bajo la dirección de su titular Juan Luis Martínez.

En esta cita musical y como novedad este 2022, junto a la compañía de danza oscense, que estrenará dos coreografías, y la de Ramón Artigas, con una pieza nueva, también estará el coro inclusivo Cantatutti de la Universidad de Zaragoza, dirigido por Borja Juan Morera.

Antonio Clemente, gerente del Auditorio, fue el que propuso a Violeta Borruel participar en este Gran Concierto, y desde hace dos meses la bailarina compagina otras actuaciones con la creación de las obras que estrenará el domingo.

“Para mí fue una alegría tremenda porque es una gran oportunidad bailar con una orquesta sinfónica, en el Auditorio, y en el Concierto de Año Nuevo que es muy simbólico. Es una ocasión que no se tiene habitualmente”, y que la bailarina afronta “con muchas ganas”.

La compañía de Violeta Borruel es de danza contemporánea y eso es lo que ella va a mostrar sobre el escenario en un vals de la ópera Fausto, de Charles Gounod, y en Delirien, de la ópera 212 de Josef Strauss.

A partir de estas dos composiciones musicales, Borruel, que ha tenido “total libertad” para interpretarlas, se planteó “qué quería transmitir o qué imágenes representan la sensación que quiero transmitir”, y al tratarse del Concierto de Año Nuevo, se centró en “dejar atrás un año y empezar otro”.

Partiendo de ello, para el vals de Fausto se ha basado en la figura del dios Jano, “que en la mitología romana es el dios de las puertas, de los comienzos y de los finales, y por eso enero viene de Jano”. Además, “para los romanos este dios auguraba buenos finales, así que me pareció que representaba dejar atrás un año y mirar a uno nuevo y con la esperanza de que vaya bien”.

En el caso del vals de Strauss, y jugando con el concepto de atravesar umbrales, Violeta Borruel se ha basado en la idea “de pasar de un año a otro, de cerrar y abrir puertas”.

Las coreografías de esta bailarina, que se verá envuelta en una pequeña escenografía, serán toda una declaración de intenciones para 2022, en un concierto que la Orquesta Sinfónica de Zaragoza, residente en el Auditorio, celebra por noveno año consecutivo.

A la danza de Violeta Borruel y Ramón Artigas y la música de la Sinfónica se unen en esta ocasión las voces de Cantatutti, un proyecto especialmente inclusivo donde participan estudiantes con diversidad funcional (visual, auditiva, motórica y psíquica), personal de administración y servicios, profesorado y egresados de diferentes facultades de la Universidad de Zaragoza.

Coro y Sinfónica estrenarán la versión orquestal de la pieza Somos tu voz del compositor español residente en Finlandia Jaime Belmonte.

La cita, como es habitual en todas sus ediciones, llenará la sala Mozart con los valses y polkas vieneses, principalmente de la familia Strauss. Pero el concierto ofrecerá mucho más, tanto en repertorio como en invitados que pasarán por el escenario, que estará engalanado para la ocasión con una decoración de luces, flores y proyecciones diseñadas especialmente para este concierto.

La ópera estará presente de la mano de la soprano alemana Nina María Fischer, que vuelve al Auditorio de Zaragoza donde ya ha cosechado importantes éxitos, y lo hace tras ganar el prestigioso premio Elizabeth Connell para sopranos dramáticas. Fischer cantará algunas de las arias mas populares del repertorio incluyendo la ópera de temática zaragozana Il Trovatore, de Giuseppe Verdi, o la famosa Casta Diva, de Norma de Bellini.

Para las personas que no puedan asistir a este Gran Concierto de Año Nuevo, Aragón TV lo emitirá el 6 de enero, Día de Reyes. 

Etiquetas