Cultura

ENTREVISTA

Juan Carlos Fernández León: "El entretenimiento de los móviles es el peor enemigo de la lectura"

El madrileño ha ganado recientemente el VI Concurso de Relatos Cortos ‘Asociación de Hipoacúsicos de Huesca’

Juan Carlos Fernández León, en Huesca.
Juan Carlos Fernández León, en Huesca.
Pablo Segura

Juan Carlos Fernández León (Madrid, 1970) ganó recientemente el VI Concurso de Relatos Cortos ‘Asociación de Hipoacúsicos de Huesca’, en su modalidad B, por Un fantasmal mundo de silencio, galardón que recibió con “mucha alegría” y que le obligó a leer su obra “para saber qué calidades o cualidades ha encontrado el jurado en ella”.

“Los premios engrandecen en cierto modo los textos literarios, porque los certámenes literarios están cada vez más profesionalizados”, señala el docente.

Originariamente, su pieza se titulaba El silencio de unos labios, porque creía que esas dos palabras caracterizaban perfectamente al relato y a la protagonista, una alumna hipoacúsica, Estela, a quien él mismo había dado clase durante años.

“Ella se sentaba siempre frente a la mesa del profesor para poder leernos mejor los labios. Esta cercanía la aprovechaba para preguntarle cosas sobre su vida, su implante y sus problemas de integración. Con total sinceridad, me fue contando todo lo que quiso y yo solo tuve que traducir su vida a la literatura, inventar un marco narrativo que era una instancia-queja que le había mandado el profesor de lengua durante el confinamiento”, cuenta.

Se trata de “un discurso muy optimista”, en el que si hay crítica es amable. “Es tan dulce el personaje como la persona real. Ha sido un privilegio conocerla”, comenta.

"Se trata de un discurso muy optimista. Es tan dulce el personaje como la persona real. Ha sido un privilegio conocerla"

Posteriormente, Fernández le cambió el título por Un fantasmal mundo de silencio, porque es así “como define su propia vida el personaje”, matiza.

Esta experiencia pudo vivirla gracias a que el instituto donde trabaja, el IES Dolores Ibarruri de Fuenlabrada (Madrid), es un centro de integración de alumnado hipoacúsico.

“Hemos recibido cursos de formación para saber cómo educarlos e integrarlos”, comenta el docente, quien pide más ayuda para el colectivo: “Mi reivindicación viene en relación a los recursos materiales. En concreto hablo de los dispositivos FM que necesitan para seguir convenientemente las clases. Se estropean, se agotan las baterías y no pueden usarlos”.

En esta línea, Fernández asegura que se necesitan “más inversión y presupuesto” para este tipo de alumnado, que tiene “un grado de consecución y éxito importantes”.

Sobre si transmite su amor por las letras a sus estudiantes, el profesor reconoce que “es complicado que les interese algo tan estático como la literatura”, porque “tiene demasiados competidores”.

“El entretenimiento que suscita el móvil es el peor de los enemigos de la lectura”, confirma

No obstante, lo que sí ha apreciado es que “a las nuevas generaciones les gusta escribir y luego leer sus propias historias”. Por eso, siempre ofrece talleres literarios.

Juan Carlos Fernández León agradece lo bien que le trataron las autoridades y los responsables de la Asociación San Francisco de Sales en su viaje a Huesca, donde disfrutó “de la rica gastronomía” y de los lugares más emblemáticos. “Volveremos, sin duda”, sentencia.

Etiquetas