Cultura

música

Rufus T. Firefly: “Hemos alcanzado la estabilidad”

El grupo madrileño actúa este viernes, a las 23:30 horas, en la sala oscense El Veintiuno

Rufus T. Firefly.
Rufus T. Firefly.
Iris Banegas

Tras 15 años de trayectoria, Rufus T. Firefly celebra haber alcanzado “la estabilidad como grupo” musical, algo que les llena de alegría.

“Hemos aguantado y luchado mucho. Nos ha costado, así que estamos muy felices”, cuenta Julia Martín-Maestro, componente de la banda, que este viernes (23:30 horas) actúa en formato reducido en El Veintiuno.

La formación conoce perfectamente la sala oscense y espera que este viernes se repitan las buenas sensaciones de su gira, en la que están “flipando con todo”, porque “cada concierto es diferente y hay una unión increíble”, dice.

El largo mañana (2021) es el magnífico disco que van a presentar los madrileños, un trabajo inspirado en el soul de los años 60 y 70, presente en clásicos como el mítico What’s going on (1971), de Marvin Gaye.

“Nos ha influenciado mucho la forma de tocar de los músicos de la época. Hemos jugado más con las dinámicas y los cambios no son tan agresivos”, describe.

Estas influencias se plasman claramente en temas como Me has conocido en un momento extraño de mi vida o Polvo de diamantes y su sabrosa introducción, pero no por ello han renunciado a su esencia rockera, psicodélica y cinematográfica. “Hemos mantenido algún pasaje con estas sonoridades, porque al final la psicodelia no es una referencia para nosotros, sino una forma de componer totalmente libre”, sostiene.

Los instrumentales de Lafayette y El largo mañana, así como el momento “disco” de Sé dónde van los patos cuando se congela el lago, también brillan en un álbum en el que se explayan con cortes de hasta 6 minutos, huyendo de las tendencias actuales y demostrando que tienen mucho que contar.

En este objetivo les ha ayudado el productor Manuel Cabezalí, “un miembro más del grupo y fundamental” en su carrera, como también lo ha sido ahora Kennie Takahashi en las mezclas.

“Teníamos muchas ganas de trabajar con él y ha sido increíble pese la barrera del idioma”, enfatiza Julia Martín-Maestro, quien también destaca la incorporación de Juan Feo y Marta Brandariz a la banda.

Aunque deje con ganas de más, El largo mañana “es un símbolo de esperanza y amor”, que representa sus gustos y “la lucha” de sus “sueños”, que ojalá se sigan cumpliendo durante al menos 15 años más. 

Etiquetas