Cultura

LA ENTREVISTA

Rosario Raro: “Es una evidencia que había ganas de volver a Canfranc”

La escritora castellonense presenta la novela ‘El cielo sobre Canfranc’, este domingo, a las 19 horas, en el Palacio de Congresos de Jaca

Rosario Raro.
Rosario Raro.
S.E.

Avalada por el éxito cosechado en 2015 por Volver a Canfranc, Rosario Raro (Segorbe, 1971) amplía su idilio con la Jacetania en El cielo sobre Canfranc. Este domingo, a las 19 horas, se presenta en el Palacio de Congresos de Jaca, tras la buena acogida obtenida este sábado en Canfranc Estación y Villanúa. No en vano su nueva novela histórica se puso a la venta el miércoles y agotó su primera edición.

“Es una evidencia que había ganas de volver a Canfranc. Se ha recibido como agua de mayo. Después de tiempos tan duros como los que hemos atravesado y de la situación bélica en Europa, se buscan lecturas que supongan una válvula de escape; al menos, para mí, escribirla fue un bálsamo en 2020 y 2021, porque es un canto a la esperanza, algo tan difícil de mantener estos días”, aseguró.

Su ánimo es “enganchar a los lectores, proporcionar entretenimiento, evasión y que, como resultado de todo eso, conozcan sucesos que se nos han ocultado mucho tiempo, en algún caso, casi ocho décadas”. “También pretendo que reflexionemos en torno a ello”, dijo Raro, que regresa a la II Guerra Mundial, dando cuenta del romance entre Valentina Báguena (colaboradora de la resistencia contra los nazis en Francia) y el paracaidista alemán Franz Geist.

“Es una historia distinta a la de la novela anterior, aunque suceda en la misma época y el mismo lugar”, aclaró la autora, que define a Valentina como “una joven intrépida, para lo que se podía ser a mediados de los 40”. “Su sueño es ser maestra, el oficio más importante para nuestra sociedad. Quiere lograrlo también porque así haría muy feliz a su madre, Leonor, quien, como tantas mujeres, no pudo estudiar, debido a las circunstancias, al hecho de tener que vivir para los demás”, razonó.

El cielo sobre Canfranc transcurre en 1944, poco después del incendio que sufrió el pueblo. “Fue uno de los municipios adoptados por el caudillo”, dijo Raro, subrayando que “se recaudó mucho dinero con suscripciones populares en Francia y América del Sur, y se organizaron revistas musicales, partidos de fútbol o corridas de toros”. “Los obreros de España donaron un día de sueldo y se unieron voluntariamente bastantes campesinos, pese a la hambruna de la posguerra, pero el dinero de Regiones Devastadas nunca llegó a Canfranc. En la novela cuento dónde se quedó”, avanza.

Raro está segura de que “en Canfranc hay muchas historias reales y apasionantes que podrían servir de base para la ficción”. “Eso sí, cada una de mis novelas sobre Canfranc comienza y acaba”, precisa que “son historias autoconclusivas”. Por ello, “no es necesario haber leído Volver a Canfranc para leer El cielo sobre Canfranc”.

Su idea es volver a final de mes para presentar la segunda temporada de las visitas teatralizadas en tren basadas en Volver a Canfranc que impulsa la agencia jaquesa Shiva Viajes. Y el 18 de agosto estará en la Feria del Libro de Jaca, dentro de su gira por toda España y el sur de Francia. 

Etiquetas