Cultura

La música en directo vuelve a disfrutarse sin las mascarillas

Los músicos celebran la nueva medida, que entra en vigor el 20 de abril

Tras dos años asistiendo a los conciertos en interiores con mascarilla, la norma cambiará el 20 de abril
Tras dos años asistiendo a los conciertos en interiores con mascarilla, la norma cambiará el 20 de abril
Verónica Lacasa

Después de dos años de pandemia, parece que por fin la vida cultural va a volver a la normalidad esta primavera, una época de renacimiento en la que nos podremos olvidar de las mascarillas en interiores para disfrutar de los conciertos como siempre.

Los músicos celebran la medida, que entra en vigor el 20 de abril, y parece que el optimismo vuelve a reinar en el sector, como demuestran desde el grupo Camellos, que creen que este va a ser su “mejor año”.

Vamos a lanzar un nuevo disco, que es el mejor, vamos a tener los conciertos en las salas más grandes en las que hemos tocado hasta ahora y nos morimos de ganas porque se puedan ya escuchar las canciones. Como dicen los repelentes de internet: se vienen cositas pronto”, confirma el oscense Fernando Naval, miembro de esta banda afincada en Madrid.

El 23 de abril tocarán en la sala oscense El Veintiuno y después llegarán al Alhambra Monkey Weekend de El Puerto de Santa María, el Tomavistas de Madrid o el Canela Party de Torremolinos, entre otros lugares.

Pero antes de tantos conciertos, el exitoso grupo también ha vivido momentos oscuros durante la pandemia, aunque se sienten afortunados porque han podido actuar “unas cuantas veces” en este periodo tan complicado.

“2021 fue un año mejor que 2020”, celebra, antes de criticar que “a la hora de la verdad”, las medidas adoptadas por la covid “se han cebado con lo que se considera prescindible”.

Es una obviedad que la música no se mira con el respeto con el que se mira a otros trabajos. Luego se nos llena la boca diciendo que la cultura es un bien de primera necesidad y que da sentido a la vida y ‘blablabla’. Si disfrutar de un concierto, una película o una exposición nos enriquece y hace nuestras vidas un poco mejores habrá que defenderlo y mantenerlo”, remata Naval.

Joaquín Pardinilla

El músico y compositor sobrarbense Joaquín Pardinilla está expectante por ver “cómo será la vuelta a la normalidad”, en un año en el que “todo parecía que iba a ir bien y de pronto volvimos atrás”, en referencia a las numerosas cancelaciones de los primeros meses de 2022 por los repuntes de covid.

No sé si esto va a volver a ser lo que era. Muchos compañeros han ido buscando otros trabajos ante la duración de la pandemia, aunque otros siguen creando y presentando proyectos”, dice.

En esta línea, se muestra más positivo para decir que “la creatividad siempre está ahí y no faltarán, ni faltan, propuestas interesantes y de calidad”.

En su caso, Pardinilla se encuentra actualmente “metido de lleno” en la música de tres proyectos audiovisuales y en la producción de un disco.

“Más adelante comenzaré la grabación del nuevo álbum del sexteto, que va a ser muy melódico y acústico. Y ya han comenzado las actuaciones, sobre todo las presentaciones del último disco de Vivere Memento, 'La puerta de la memoria'. Esperamos volver pronto a Huesca”, agrega.

Noelia Rodríguez

Noelia Rodríguez, cantante en varios proyectos y profesora en la Escuela Mumo, desea que en los próximos meses se produzca una “normalidad mejorada”.

“Los músicos debemos estar mejor considerados y tenemos que tener unas condiciones más dignas”, reivindica.

Ahora mismo, la vocalista cree que “sí hay un esfuerzo por parte de las administraciones para programar y la gente tiene cada vez menos miedo y más ganas de vivir la cultura y la música en directo”, lo que supone una mejora respecto a épocas recientes.

“Además, el sector de los eventos y las bodas, por el que también nos movemos, se está empezando a reactivar y volvemos este año a notar movimiento”, celebra.

Después de dos años duros, Noelia Rodríguez confiesa que va “al día” y espera tener muchas fechas este verano con la Huesca Big Band y Noe & The Bobifaces.

Copiloto

El cantante oscense Javier Almazán, más conocido como Copiloto, valora que en los últimos tiempos “hemos ido avanzando a algo parecido a la normalidad”.

“Al menos hemos podido dar algunos conciertos y acudir a otros como público. Pero los aforos reducidos, las mascarillas, el público sentado... Son factores extraños que se han dejado notar. Y la conexión artista-público ha sido algo extraña. Estábamos todos como debutando en nuevas formas de transmitir y de recibir emociones”, asegura.

La pandemia afectó de lleno a la salida de su último EP, 'Abrazos salvavidas', publicado en enero de 2021.

La gira fue en invierno-primavera y sí se hicieron palpables todas las restricciones respecto a los espectáculos. Sobre todo en salas de conciertos”, recuerda.

Copiloto confía en que el sector vuelva a la normalidad con las últimas decisiones políticas y pide medidas para este tipo de recintos, a los que considera “la base” de su trabajo.

En las salas es donde los músicos nos movemos, crecemos, tocamos, disfrutamos e interactuamos con el público y otros músicos, y es donde se crean las escenas de cada ciudad. Son fundamentales para el presente y el futuro de la música en vivo”, afirma.

Para este año, el cantante espera seguir tocando y escribiendo. “Quiero trabajar en nuevos proyectos musicales, colaborar con otros artistas y disfrutar de mi oficio”, agrega ilusionado.

Fongo

Como se encontraban inmersos en el proceso de creación de su nuevo disco, publicado recientemente, la pandemia afectó a los miembros de Fongo a la hora de “quedar a ensayar y grabar”, además de retrasar “las fechas” que se estaban marcando.

Pero tras la llegada de 'Todo está por hacer' y su presentación en Huesca en febrero, desean que este año, en el que anuncian que seguirán sacando temas nuevos, puedan tocar en otros lugares.

“Esperamos que llegue la normalidad, pero la realidad que hemos podido experimentar es que, sin el apoyo económico de las instituciones, dificulta poder sacar adelante un proyecto amateur después de un parón tan largo sin poder dar conciertos”, aseguran.

En esta línea, los músicos opinan que “se deberían dar más facilidades para incentivar la programación tanto en el ámbito privado como en el público”.

Daniela Nikolova

Dadas las circunstancias, el 2021 de Daniela Nikolova no estuvo “nada mal”, ya que protagonizó varios conciertos y visitas guiadas organizadas por el Ayuntamiento de Huesca y la Oficina de Turismo.

Psicológicamente, la violinista búlgara afincada en la capital oscense reconoce que ha pasado la pandemia tranquila gracias a sus rutinas con el instrumento.

La música es una medicina y yo siempre toco, canto,... y así me distraigo y no pienso en las cosas malas”, comenta.

En esta línea tan optimista, Nikolova se une a los buenos deseos de sus compañeros de profesión y desea que la pesadilla de la covid acabe cuanto antes.

“Las perspectivas que tenemos es que todo está yendo a mejor y este año seguro que hay más trabajo para todos y todas. Tal vez de momento no sea al 100 % como antes, pero tengo fe en que tarde o temprano lo será”, concluye.

Etiquetas