Cultura

LA ENTREVISTA

Guelong Karma Tenpa: “Meditar es habitar ese silencio en el que intimar con nosotros mismos”

El monje budista impartirá en el Centro Ibercaja el taller ‘Bienvenido a tu mente’

Guelong Karma Tenpa.
Guelong Karma Tenpa.
S.E.

La meditación es ese espacio que se abre a partir de estar con uno mismo e interesarse por la vida con serenidad, lucidez y compasión, en lugar de ver todas las complejidades que se nos presentan como una lucha constante porque la vida no sucede como nos gustaría. El monje budista Guelong Karma Tenpa va a impartir a partir del 9 de mayo en el Centro Ibercaja Huesca el taller Bienvenido a tu mente. Bienvenido a la serenidad, a la lucidez y a la compasión, en el que enseñará la importancia de la meditación, a adentrarnos en la mente y a conocer cómo fluyen los pensamientos.

Reside y está a cargo de los planes de estudio en el Centro budista Kagyu Dechen Ling de Madrid, que depende del Dag Shang Kagyu de Panillo. “Conozco la provincia y disfruto cada vez que estoy por allí por más de un motivo, el paisaje y el paisaje humano. Estos últimos años he tenido cierta cercanía con el personal sanitario y grupos en el acompañamiento del final de la vida”, lo que le ha permitido contactar “con esa otra gran suerte de paisaje, el humano, que es conmovedor”.

Karma Tenpa reconoce que meditar es una palabra “con la que todavía hay que hacer mucha pedagogía, lo mismo que con la compasión, ya que están muy presentes en nuestro discurso social, pero llevan una inercia muy marcada”. De hecho, meditar lo relacionamos “con reflexionar, con pensar”, cuando se trata de una aproximación de los lenguajes occidentales a la palabra sánscrita sali, que significa atención plena, “pero si hablamos de atención plena tampoco hablamos del mero hecho de estar atentos a algo”.

“Meditar es habitar ese silencio en el que intimar con nosotros mismos, preferentemente sentados, en un lugar que favorezca a ello y sin adoptar la postura de ningún yogui tibetano”. Se trata de un espacio “muy profundo”, en el que se expresa “una leal amistad con uno mismo, observando los pensamientos, proyecciones y recuerdos que nos visitan”.

Leer y escribir no ha sido fácil, “pero como nos han resultado interesantes vamos superando las dificultades”, de ahí que a la hora de meditar no nos planteemos la dificultad, sino el hecho de que sea o no interesante, sabiendo que desde la neurociencia hay “mapas que nos van diciendo qué nos va a pasar”.

Resumido en tres frases: “El Buda hablaba de que nuestra mente es como un mono que inquieta, Santa Teresa de la loca de la casa, y las ciencias contemporáneas hablan de que el modo por defecto de la mente es la dispersión”.

En el taller es lo primero que se comprobará, ya que si la mente no está en un proceso cognitivo o haciendo algo, “tiende a dispersarse”, y hay que “reeducarla, y meditar es reeducarnos a nosotros, ya que es una habilidad que poseemos y debemos desplegar”, sabiendo que la mente “no se controla. Aprendemos a convivir con ella, a redireccionarla y a formar patrones cognitivos y emocionales que emerjan de manera espontánea”.

Meditar no es poner la mente en blanco, “porque eso es imposible y si fuera posible no nos sirve de nada. Lo que debemos es observar los pensamientos y emociones que la pueblan y coger soberanía”. Para ello, en el encuentro que dirigirá Karma Tenpa ofrecerá tres herramientas que pueden ayudar en el día a día: “Tratar de gestionar algo de calma y una relación amable consigo mismo y con los demás”. 

Etiquetas