Cultura

38º FERIA DEL LIBRO DE HUESCA

Angélica Morales: “Este libro lo he escrito en homenaje a la niña maltratada que fui, se lo debía a ella”

Angélica Morales presenta su poemario más personal, ‘Mi padre cuenta monedas’, ante sus amigos y sus lectores

Angélica Morales presentó su nuevo poemario en la Feria del Libro.
Angélica Morales presentó su nuevo poemario en la Feria del Libro.
Pablo Segura

La escritora Angélica Morales desnuda su mente y su alma en Mi padre cuenta monedas, una obra con el que ganó a principio de año el V Premio Internacional de Poesía Gabriel Celaya y que este viernes presentó en Huesca, en la Feria del Libro.

Rodeada de amigos y lectores recordó lo duro, y al tiempo sanador, que fue para ella confesar a través de su poesía que fue una niña maltratada, un tema difícil que Angélica Morales ha sabido plasmar de tal manera que a los lectores les está gustando Mi padre cuenta monedas. “El libro no está escrito con reproche ni desde el odio. Está construido a modo de diario e incluso diría que tiene pinceladas de humor. Es un libro que duele tiernamente”, confesó la autora a este diario. Los lectores “están emocionados y entran en esa catarsis mía, llegan a formar parte de mi historia, no se quedan fuera del libro, sino que se mezclan con mis versos y con mi dolor”

La autora turolense afincada en Huesca define este poemario como “muy cercano” y está segura de que mucha gente “se reconocerá en mi herida. Hay lectores que me han contado que también ellos sufrieron maltrato en su infancia. Y si mi libro sirve para sanar a otros, pues bienvenido sea”, afirmó rotunda. Su valentía al denunciar estos hechos está siendo reconocida por unos lectores que valoran que se visibilice el maltrato infantil. “Hay que hacerlo, y llamar a las cosas por su nombre aunque duelan. Es la única manera de pasar página y seguir caminando”.

De hecho, los sentimientos que provocaba en Angélica Morales la lectura de los poemas ha cambiado y actualmente la sensación “no podría ser más buena. No me arrepiento en absoluto de haberlo escrito, todo lo contrario, me pena no haberlo hecho antes. Personalmente para mí ha supuesto dejar muchas cargas atrás y deshacerme de la culpa impuesta por otros. Ahora puedo ser yo, y sobre todo, este libro lo he escrito en homenaje a la niña que fui, a la niña maltratada que fui. Se lo debía a ella”.

Hablar abiertamente del maltrato que sufrió ha sido para Morales liberador. “A mí me está sanando. Me está dando felicidad aunque suene extraño. He puesto las cosas en su lugar. Es como hacer limpieza sentimental. Como digo en uno de mis poemas: He sacado la basura del pecho”.

Contar todo esto en la Feria del Libro, acompañada por la escritora Camino Díaz Bello, “una mujer a la que aprecio y admiro profundamente”, fue especial para Angélica Morales ya que se trata del marco ideal para presentar una obra a los lectores. “Te permite un trato directo. Traspasar esa frontera invisible que siempre separa al autor de los ojos que después lo leen. Es un momento muy emocionante y, además, este libro es muy especial para mí”, por eso disfruto dando a conocer “estas monedas azules al público”.

Desde que recibió la noticia del Premio Gabriel Celaya “no han dejado de pasarme cosas bonitas. Y estar en la feria acompañada de amigos y lectores es como ponerle la guinda al pastel”, aseguró la poeta, para quien “festejar los libros siempre es maravilloso. Los libros son vida, son aventura, son viajes, son sueños. Poder disfrutar por unos días de ellos y convertirlos en protagonistas es algo impagable”.

Angélica Morales está convencida de que la feria, para los lectores, “supone la posibilidad de darse un festín” y para los niños “es como adentrarse en un mundo mágico. Sin libros el mundo no sería más que un lugar oscuro y lleno de puertas tapiadas. Los libros son la llave”.

Etiquetas