Cultura

festival

Más de 55.000 personas sudan al ritmo de la electrónica en el Monegros Desert

Tras ocho años de ausencia, el festival vuelve renovado y vendiendo todas las entradas

Lluvia de confeti en el Monegros Desert.
Lluvia de confeti en el Monegros Desert.
Hara Amorós

Más de 55.000 personas sudan al ritmo de la mejor electrónica en el Monegros Desert Festival, que tras ocho años ha vuelto renovado, haciendo “sold out” y con unas cifras y un montaje nunca visto hasta la fecha en nuestro país.

Al cierre de este periódico, todo el público llenaba ya el gran desierto, donde están viviendo una de las experiencias musicales más extremas de su vida.

En la cita estaba previsto que los asistentes disfrutaran de 20 horas de música sin descanso, en 11 escenarios donde durante la tarde de este sábado ya se han subido nombres como Busta Rhymes, Seth Troxler, SFDK, Basement Jaxx o Ben Sims, quien ha abierto el festival con su característico techno crudo.

Más de 55.000 personas llenan los más de 100 metros cuadrados de desierto.
Más de 55.000 personas llenan el desierto.
TONI VILLEN

La fiesta de este año recupera la idea de las raves de los 90, pero aplicando los sistemas de hoy en día y la tecnología del futuro.

Así, en el desierto se puede ver desde el escenario Soundsystem Temple diseñado con materiales reutilizados, hasta el avión Airbus 330 convertido en pista de baile, pasando por una cabina de dj en un antiguo tren de mercancías o la decoración lisérgica del escenario el Row, sin olvidar los espacios clásicos donde todo comenzó: el Open Air, El Pajar o, el rústico, El Corral.

Con una larga jornada de baile y música todavía por delante, al cierre de este periódico, la organización ya se atrevió a decir en una nota de prensa que “estamos ante una edición inolvidable, tanto para los asistentes como para el entorno geográfico, donde el festival ha dejado un impacto económico de 30 millones euros”, han celebrado.

El escenario más galáctico del festival.
El escenario más galáctico del festival.
Christian Bertrand

Aglomeraciones, pero ningún incidente

El gran “fiestón” de 20 horas del Monegros Desert ha arrancado a primera hora de la tarde en el Bajo Cinca con muchísimo ambiente y tranquilidad, ya que las 55.000 personas que ha recibido el evento han ido llegando poco a poco.

Según ha confirmado a este periódico la Guardia Civil, durante toda la tarde “hubo aglomeraciones y algún atasco”, pero “ningún incidente”, al menos hasta que ha llegado la noche.

Como ha asegurado a este medio Arnau, uno de los asistentes, durante el viaje desde Fraga hasta el festival, a las 15:00 horas, "ha habido pocas colas y pocos parones", por lo que han llegado al recinto "en una media hora".

De hecho, a las 19:30 horas ya había 45.000 espectadores disfrutando de las actuaciones del Monegros Desert.

Un avión Airbus 330 se convirtió en una pista de baile.
Un avión Airbus 330 se convirtió en una pista de baile.
Christian Bertrand

"La situación está muy controlada y bien organizada. Ha habido un poco de atasco, pero lo normal en estos casos", ha contado este fan de la música electrónica.

En el parking, "el ambiente es muy guay" y prima "el buen rollo" ante todo, ha dicho. "La única pega es el calor, pero por lo demás no ha habido ningún problema", ha destacado.

Una de las que ha accedido al parking en autobús ha sido Ana, que ha viajado desde Huesca para disfrutar de la edición R.A.V.E., que marca la vuelta del festival tras ocho años de ausencia.

"Te ahorras muchos problemas y es más seguro. El trayecto ha estado muy bien, aunque debería haber entrado directamente al festival y no ha sido así", ha criticado. Pero como el resto de asistentes, en cuanto ha entrado al desierto se ha puesto a bailar y se ha olvidado de todo.

El público disfruta de varios escenarios distintos en el evento fragatino.
El público disfruta de varios escenarios distintos en el evento fragatino.
Christian Bertrand
Etiquetas