Cultura

LA ENTREVISTA

Jacinta Cremades: “La novela tiene toques autobiográficos, pero hay muchísima aventura”

La escritora madrileña presenta hoy sábado en la librería Moisés, de Barbastro, su primera obra, ‘Regreso a París’ (Duomo Ediciones)

Jacinta Cremades
Jacinta Cremades
S. E.

Jacinta Cremades ha presentado al mediodía de este sábado en la librería Moisés, de Barbastro, su novela Regreso a París (Duomo Ediciones), el debut literario de esta crítico de libros y doctor en Literatura con una larga relación con Roda de Isábena, donde “mi padre compró cuando yo era muy pequeña el palacio episcopal y allí hicimos la casa familiar; fueron unos años veraneando en Roda de Isábena e íbamos a la librería Moisés”, con lo que el acto de hoy es, para ella, “como una vuelta a los orígenes”.

Cremades comenzó a escribir esta novela, de 400 páginas, hace unos años, cuando regresó con sus hijas a la capital francesa por temas de trabajo. Había vivido en París 25 años, “toda mi infancia y juventud”. En este regreso al pasado, matriculó a sus hijas en el mismo colegio que ella estudió, vivieron en la casa de sus padres, donde ella vivió de pequeña, “fue como una especie de vuelco al pasado sin darme cuenta, era como revivir mi propia historia a través de mis hijas. Es lo que me inspiró para escribir esta novela”.

Regreso a París, no obstante, no es una novela autobiográfica. “Tiene toques autobiográficos, pero hay muchísima aventura. Es la historia de una catalana que va en mayo del 68 a París porque quiere huir de su historia familiar. Tiene una familia burguesa, aristócrata, que le obliga a vivir de cierta manera y ella, en mayo del 68, en toda la revolución cultural, lo que quiere es huir de esas formas convencionales de vivir... Se instala en París con un policía y empieza a trabajar en la Policía, buscando personas desaparecidas”. Es -añade Jacinta Cremades- “una novela autobiográfica entre líneas y lo que cuenta la historia es ficción”.

Comenta que la novela “tiene tres partes y cada una de ellas refleja un personaje femenino, son tres protagonistas en tres momentos diferentes de la vida: mayo del 68, que es el personaje de Maite; luego Teresa, que es en los años 80 y 90 en París, y Lucía, que es el 2011 en París. Esas tres mujeres, que son abuela, madre e hija, vemos que tienen cosas en común y un pasado familiar común. Mezclo las tres épocas pero a la vez me baso, sobre todo cada parte, en un personaje”.

Los protagonistas de la novela acaban en la localidad francesa de Saint-Bertrand de Comminges, lo que nos lleva indirectamente a Ribagorza, ya que ese municipio galo está hermanada con Roda de Isábena.

Escribió la novela en 5 años, mientras trabajaba de profesora de Secundaria en Francia. “La primera escritura -explica- es francesa y la segunda, española. Al reescribirla, la transformé y la agrandé, y la puse más novela”.

Tiene terminada en manuscrito otra novela, esta “sobre Irlanda. Vuelven a ser tres mujeres, vuelven a ser tres épocas diferentes, pero esta vez tiene tintes históricos, porque me baso en una abadía que existe en Connemara (Irlanda) y en donde yo pasé un año interna con 14 años”.

Vive en Madrid desde hace tres años y “todas las vacaciones vamos a Roda, nos encanta”.

Etiquetas