Cultura

HISTORIA

El IEA edita la leyenda ‘Rodrigo ama a Marica’, de José Antonio Clavería

Esta versión de los “amantes de Graus” está escrita íntegramente en grausino, con la complejidad añadida de hacerlo en verso

El elenco de la obra que se representará en próximas fechas con el autor (primero por la izq.)
El elenco de la obra que se representará en próximas fechas con el autor (primero por la izq.)
E.F.

El libro Rodrigo ama a Marica, una leyenda grausina, obra de Miguel Ángel Clavería y editado por el Instituto de Estudios Altoaragoneses (IEA) de la Diputación de Huesca (DPH), se ha presentado estos días como preámbulo de la recreación histórica sobre estos “amantes de Graus” prevista en los próximos meses. La alcaldesa grausina, Gema Betorz, en compañía del diputado de Cultura, Francisco Mateo, presidió un ameno acto de presentación de la publicación, en el que, además del autor, participaron el director artístico, Pedro Ríos, y los actores, apuntadores, músicos y juglares que formarán parte de la obra.

Betorz dio las gracias a la DPH “por la labor que realizan desde el IEA de conservación del patrimonio cultural y puesta en valor” para que obras de este tipo vean la luz. Agradeció también el trabajo del autor y sus colaboradores, entre ellos, Amigos de la Peña con su presidente, Valentín Trell, a la cabeza.

En nombre de la Diputación, Francisco Mateo agradeció la invitación del Ayuntamiento que “con su interés y esfuerzo” hizo posible la presentación, así como al autor “el inmenso trabajo” y a los técnicos del instituto. “Este libro refleja claramente la labor y el sentimiento del IEA, trabajar codo con codo con las comarcas para reflejar su historia, y plasmar la historia de cada territorio. Espero que pueda existir muchos años y las generaciones venideras puedan conocer mejor su historia”.

Miguel Clavería excusó la ausencia de Antonio Baldellou, cuyo prólogo al libro consideró “imprescindible”, antes de resumir el contenido que lleva escrito desde 2012. “Valentín me dio el empujón y hoy tenemos el libro de la Leyenda de Rodrigo ama a Marica”, comentó recordando sus primeros trabajos escritos en la revista gratuita El Fogaril. “Escribía recuerdos, anécdotas, siempre en verso. Después me animé a escribir para el Llibré, también en verso. Pero los temas de un par de folios se iban acabando y me quedaba pendiente Rodrigo y Marica. Partí de una leyenda que me contó alguien un día frente al famoso dintel. Me explicó la leyenda como yo la he desarrollado”.

El autor repasó la bibliografía existente sobre Rodrigo, barón de la Penilla, y Marica. Asimismo, abundó en versiones de la leyenda, como la de Rafael Andolz; o las recogidas en el Llibré como la de Lucía Dueso de 1985; y más recientemente, “Alborada: La leyenda de Rodrigo y Marica”, una versión musicada a cargo de José Antonio González Serena.

“La mía -indicó- es aquella primera versión que me contó aquel señor cuando era crío. De que Rodrigo, el señor de la casa, se enamoró perdidamente de una musulmana, pero estos amores eran imposibles. Y como no se permitía, quiso manifestar su amor en esa pared”, resumió Clavería. El autor habló también de las dificultades de escribir la obra íntegramente en grausino, lo que le obligó a una intensa labor de documentación y de la complejidad añadida de hacerlo en verso, en concreto en 480 décimas, una métrica “dulce”, que se acompañan de ilustraciones suyas en blanco y negro.

Pedro Ríos, como director de la obra, tomó el relevo para presentar el elenco “ilusionado” ante este texto “magnífico”, dijo, tras la pieza interpretada y compuesta por Sergi Llena y con la voz de Txela Alarcón.

Así, pasaron por el escenario José Ramón Bruballa (Rodrigo) y Silvia Naval (Marica), Lola Díez, (madre de Rodrigo), estuvo representada por Ana Lacambra, apuntadora junto a María José Melgarejo; José Agustín Vicente (médico), José Ramón Colomina (padre de Rodrigo), Dolores Güerri (Chuana), Jorge Espuña (escudero), Ignacio Mariñosa, (padre de Marica) y Eduardo Pueyo (guardaespaldas). 

Etiquetas