Cultura

NOVENO ARTE

Huescómic cierra con éxito de participación

Pardo, Bonastre y Olivares se citaron ayer en Huesca

Míriam Bonastre, Mariano Pardo y Javier Olivares, ayer en el Huescómic.
Míriam Bonastre, Mariano Pardo y Javier Olivares, ayer en el Huescómic.
Verónica Lacasa.

La décima jornada de Huescómic reunió ayer en el Centro Cultural Manuel Benito Moliner de la capital altoaragonesa a los mejores historietistas y tebeos del momento. Una cita que acaba de cumplir diez años con muy buena acogida por parte del público lo que da empuje para continuar, según adelantaron el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Huesca, Ramón Lasaosa, que inauguró ayer la feria y las exposiciones que completan esta cita oscense con el cómic junto al coordinador de la misma, Óscar Senar.

Lasaosa agradeció a la organización este tipo de eventos y destacando que “hay que sacar pecho” porque esta es una de las jornadas que se han podido mantener en estos tres años porque, comentó, “hemos logrado mantener determinadas citas que nos parecen importantes a pesar de la pandemia”. El concejal se despidió diciendo “nos vemos el año que viene”. Por su parte, Senar hizo hincapié en la satisfacción que supone para esta cita el reunir a “gente de 17 años con otros de cincuenta largos, eso es muy bonito”. Y es que, dijo, “cada año estamos más gente y esto funciona mejor” y apostillo que “insistir, está dando sus frutos”.

Huesca se convirtió durante toda la jornada en el epicentro del mundo del cómic acogiendo charlas de reconocidos ilustradores y escritores como es el caso de Javier Olivares, que combina su trabajo como ilustrador de prensa y literatura con el dibujo de cómic y cuya carrera comenzó en la revista Madriz, en los años 80. También pasó ayer por Huesca, Míriam Bonastre, creadora de Hooky, un cómic cuya publicación en la plataforma digital Webtoon ha sumado 98,4 millones de visitas y 835.935 seguidores, con una calificación de 9,86. Esto le llevó a publicarlo en papel, en 2021, en Estados Unidos y, en 2022, en España de la mano de Planeta Cómic. Bonastre es además una firma habitual en la revista Planeta Manga, que reúne a dibujantes españoles de manga. Del mismo modo, participó en esta jornada otro destacado historietista y diseñador gráfico, Mariano Pardo, creador de Becky Riot, editado por Astiberri, que trata sobre el fracaso y la soledad en la adolescencia.

Los tres mostraron su visión sobre qué momento vive el cómic en España y explicaron con detalle sus obras y procesos de creación.

Gran expectación causó Bonastre, que por primera vez participaba en Huescómic y abrió la jornada con una charla que fue dirigida por David López.

Además de firmar libros, la catalana ofreció una ponencia y comentó que, en su opinión, “el cómic arte está más en auge que antes porque hemos visto que durante la pandemia muchos jóvenes empezaron a descubrir y leer novelas gráficas, la gente buscaba hobbies nuevos y las ventas de cómics han subido mucho, hay muchos nuevos lectores de manga”. Además la artista explicó a este periódico de dónde venía la inspiración de Hooky, del que comentó que “es un cómic de fantasía dirigido a jóvenes de unos 12 años” que incluye todo aquello que a ella siempre le ha gustado leer “fantasía, romance, grupos de adolescentes decubriendo el mundo, como los libros de Harry Potter o ver películas ghibli”. Por otro lado, Bonastre desveló que estaba trabajando en otra historia en Webtoon pero también en un proyecto conjunto, “El príncipe de la calamidad, que saldrá en diciembre de este año, junto a Blanca Mira, Laia López, Sara Lozoya”.

Tampoco había pisado Huesca el profesor de taller de cómic y narración visual, ilustrador y arquitecto murciano, Mariano Pardo, que cuenta entre sus trabajos con el Premio Injuve a la Creación Joven en 2018, y que ayer dijo durante una charla con Álvaro Ortiz cómo nació Becky Riot. “Buscaba crear una historia ligeramente basada en un hecho real y de ahí surgieron las Pussy Riot. Me gustaba la idea de descontextualizar su energía y de que el personaje se apropiase de su idea. Y el personaje de Becky surgió porque buscaba un inadaptado. Al igual que las Pussy Riot son unas inadaptadas en la Rusia de Putin, Becky tenía que sentirse inadaptada dentro de su propio universo para que la idea de rebelarse le captivase”, declaró Pardo, que además de firmar numerosos ejemplares, confesó que “estoy trabajando en mi próxima novela gráfica, aunque todavía no la tengo muy avanzada. Estoy haciéndola principalmente para divertirme y de momento lo estoy consiguiendo. Espero que ese sentimiento se traslade al papel”.

Por la tarde, fue el turno del esperado Javier Olivares (Madrid, 1964) quien subrayó de su trabajo su colaboración con el guionista Santiago García con quien creó Las meninas, que además del Premio Nacional del Cómic cuenta con el Premio a la mejor obra española en el Salón Internacional del Cómic de Barcelona de 2015; La cólera, Premio Zona Cómic-CEGAL de 2020 y Mejor Obra Nacional en los Premios del Cómic Aragonés 2020; o las adaptaciones de los clásicos El extraño caso del Doctor Jekyll y Míster Hyde y La guerra de los mundos, todas ellas editadas por Astiberri.

No fueron pocos los lectores que se acercaron al centro cultural para que les firmase alguna de estas obras, en especial, La guerra de los mundos publicada este año, y a escuchar cómo ha cambiado el mundo del tebeo desde sus primeras incursiones a hoy.

En este sentido, subrayó Olivares a este diario la importancia de que exista un premio nacional de cómic, “eso le ha dado empuje” ha supuesto, dijo, “la base para que éste empiece a tener una difusión similar a otras artes”.

De estas y otras cosas habló con Óscar Senar, ayer, durante una entrevista abierta en la que comentó que sus novelas gráficas “son libros que abren muchas preguntas donde es interesante que cada lector interprete la obra a su manera”.

Para terminar, el oscense Javier Marquina y el zaragozano Álvaro Ortiz protagonizaron un duelo al sol sobre cómic en una emocionante charla.

Etiquetas