Cultura

literatura

José Luis Cano: “Mi nieta es una especie de Pipi Calzaslargas”

El ilustrador aragonés presentó en la librería Anónima de Huesca su nuevo cómic, ‘Constanza y yo’

José Luis Cano, Constanza y Daniel Viñuales, en la librería Anónima.
José Luis Cano, Constanza y Daniel Viñuales, en la librería Anónima.
Verónica Lacasa

 José Luis Cano (Zaragoza, 1948) ha ilustrado varias conversaciones con su nieta en Constanza y yo, un emotivo cómic que se ha presentado este jueves por la tarde en la librería Anónima de Huesca.

Este tebeo surgió hace muchos años, “observando y escuchando a mi nieta cuando empezó a hablar”, ha recordado el autor, quien ha confesado que, al principio, su idea “solo era un capricho de abuelo”, para que no se le olvidasen “las ocurrencias que tenía”.

Así, el ilustrador y pintor comenzó a anotar sus conversaciones hasta que la niña de sus ojos cumplió los diez años.

A partir de esa edad lo dejé, porque me parecía que era inmiscuirme en su intimidad”, recuerda.

Pero eso no significó el fin del proyecto: “Pasaron unos años en los que lo tuve guardado en una carpeta, hasta que, ya jubilado, con más tiempo, pensé que podría hacer un libro ilustrado”, comenta.

De los 270 folios que tenía, José Luis Cano seleccionó 80 para crear Constanza y yo, un tebeo de 300 páginas publicado por GP Ediciones.

De las conversaciones que aparecen en este libro ilustrado, que en su mayoría se realizaron en Alcalá de Moncayo, donde vivían entonces, lo que más está gustando es “el sentido del humor y el ingenio de Constanza”.

“A mí me ha sorprendido el éxito que tiene entre los niños. Era algo con lo que no contaba, pensaba que había hecho un tebeo para mayores, pero sé que para algunos niños, Constanza se ha convertido en una especie de Pipi Calzaslargas”, ha destacado.

A su nieta “le encanta ser la protagonista” de su cómic. “De hecho, colabora con entusiasmo en todas las presentaciones que hacemos”, ha confirmado.

No obstante, el autor no se plantea que Constanza siga sus pasos: “Hace unos años, hice unos cursos de sumi-e (pintura japonesa), le dije que si le apetecía probar, le dejé la tinta y el papel de arroz, hizo algunos dibujos muy buenos, así que le comenté que se le daba muy bien y me contestó: ‘Pues no te hagas ilusiones, porque a mí esto no me interesa nada”, ha recordado.

Juntos han participado este jueves con el editor Daniel Viñuales en la presentación en la Anónima, un sitio que ama. “Después de presentar varios libros y exponer una serie de retratos de autores aragoneses, estar aquí es como volver a casa. Un placer”, ha sentenciado.

Etiquetas