Cultura

FESTIVALES

Un ‘Revival’ artístico da el pitolezado de salida de Periferias

Dani Rabaza expone en el Manuel Benito Moliner ‘Carteles a ritmo fuerte’

Ramón Lasaosa inauguró Periferias 2.0 en el marco de la exposición Carteles a ritmo fuerte, de Dani Rabada, segundo por la izquierda.
Ramón Lasaosa inauguró Periferias 2.0 en el marco de la exposición Carteles a ritmo fuerte, de Dani Rabada, segundo por la izquierda.
Pablo Segura

Un faro que ha echado raíces invita a los oscenses a disfrutar de un Periferias 22.0 ‘Revival’. Un gran cartel sobre la puerta principal del Centro Cultural Manuel Benito Moliner da la bienvenida a este festival que estrenó ayer su nueva edición con una exposición del zaragozano Dani Rabaza, autor del cartel y la muestra Carteles a ritmo fuerte, que abrió sus puertas en el antiguo Matadero de Huesca.

El recorrido expositivo tuvo su siguiente parada en el CDAN. Centro de Arte y Naturaleza, que alberga el proyecto Kosmos en el camino, de la artista visual y cineasta madrileña Elena Lavellés.

El concejal de Cultura, Ramón Lasaosa, recordó que Periferias celebra veintidós años, y lo hace volviendo a la normalidad, y tras dos ediciones más restringidas y con cambio de fechas por la pandemia.

En esta ocasión, indicó el edil, “seguimos con este Revival que está en la línea en la que se creó Periferias”, con una programación que se prolongará hasta el 29 de octubre, unos días en los que “vernos en el cine, en el teatro, en la danza, en las charlas y en la música”.

Acompañado por sus compañeros de corporación María Rodrigo, Nuria Grau y Leopoldo Carranza, la directora provincial de Educación, Amparo Roig, los técnicos de Cultura, Lucas Fernández y Pilar Barrio, y Dani Rabaza, Ramón Lasaosa comentó que como novedad este año se ha realizado una edición limitada del cartel, numerada y firmada por el artista, que está a la venta al precio de 20 euros.

A la izquierda, delante del cartel de Periferias, Elena Lavellés, en la apertura de su muestra en el CDAN.
A la izquierda, delante del cartel de Periferias, Elena Lavellés, en la apertura de su muestra en el CDAN.
Pablo Segura

Dani Rabaza, que lidera el estudio de diseño e ilustración Münster, reconoció a este periódico que poner la imagen esta edición ha sido “un gran honor. Periferias es un festival muy reconocido y que cuida mucho su imagen gráfica”, apuntó el artista, agradecido de formar parte de él y rodeado de los carteles que conforman su muestra y con los que hace un recorrido por una parte fundamental de su trabajo.

De ese faro enraízado sobre un fondo amarillo dijo que “aborda el pasado desde el respeto, como fuente de inspiración, pero también desde la honestidad de saber que todo cuanto hacemos es un proceso de aprendizaje histórico”, y recordó que: “El pasado nos da vida y crecemos mirando al futuro mientras, también, nos vamos volviendo pasado”.

Todo un Revival del que Dani Rabaza también forma parte con su exposición Carteles a ritmo fuerte, una propuesta que le hace especial ilusión porque “es la primera vez que tengo oportunidad de mostrar el trabajo del estudio en Huesca”.

En ella recoge una selección de carteles hechos por Münster en la última década, y aunque hay algunos editados digitalmente, “la mayoría han sido impresos en serigrafía en nuestro propio taller”, explicó.

Santiago Latorre presentó la performance Arquitectura de la amistad.
Santiago Latorre presentó la performance Arquitectura de la amistad.
Pablo Segura

En Münster Studio trabajan las gráficas desde los márgenes, “un concepto de Marina Garcés que ‘pervierto’ considerablemente”, afirmó Rabaza, que confesó que le gusta pensar “en las imágenes más allá de la literalidad del mensaje para que abran nuevos significados y nuevos caminos. Se trata, un poco, de trabajar desde los márgenes de lo que “debería ser”. Desde el juego, el experimento o la casualidad”.

En Carteles a ritmo fuerte hay una firme apuesta por la cultura, poniendo la imagen a conciertos, festivales, teatro..., ya que la vinculación de su quehacer gráfico con este mundo “se desarrolló de forma natural. Venía organizando pequeños conciertos en Zaragoza y estaba en contacto con muchos grupos y promotores porque diseñaba carteles de conciertos”. De hecho, la mayoría de sus proyectos “vienen de mis propios gustos e intereses (música, libros, teatro, etcétera). Es el terreno donde me siento más cómodo”.

Lavellés y Lasierra en el CDAN

En el CDAN se ha instalado Kosmos en el camino, de Elena Lavellés, una exposición que relaciona pasado y presente “a través de la transmisión de un conocimiento en vías de extinción”, según la artista, que en este proyecto pone en valor “tradiciones que se están dejando de lado, y que gracias a la llegada de nuevos agentes al contexto rural en convivencia con las personas locales, se reactivan o mantienen. Es una manera de generar una conversación entre pasado y presente a partir de dos geografías oscenses”, los relatos de los habitantes de Ara y la llegada a Barbenuta de los primeros árboles frutales.

Elena Lavellés indicó a este diario que Kosmos en el camino, que explora estas zonas rurales de la provincia oscense, “me permite poner el foco en el entorno, tejer relaciones cercanas, crear proximidad, reconstruir nuestras interacciones sociales en un ámbito nacional y en el contexto del tipo de investigación que vengo desempeñando desde hace varios años”. Y es que, para esta artista “mantener una distancia física puede ser necesario en este nuevo periodo, pero no lo es el generar y potenciar una distancia social”.

El objetivo de Lavellés es investigar experiencias “que consideramos ajenas, como el ámbito rural para los habitantes de las ciudades, pero que en realidad son comunes a nuestra evolución cultural, utilizando el análisis ecológico como un medio para comprender la historia de la Jacetania”. Esto implica pluralizar el pensamiento geológico, artístico e histórico “como un proyecto social para resistir, transformar o escapar de la tradición capitalista neoliberal dentro del alcance de la práctica ambiental”.

“Ara es una pequeña población jacetana donde apreciamos un compromiso ecosocial, un sentido de comunidad, una ética de los cuidados y una construcción de lo colectivo entre los vecinos locales y los neorurales procedentes de diferentes entornos urbanos que recuperan métodos tradicionales de agricultura, cuidado de ganado y edificación”, apuntó Lavellés, mientras, que Barbenuta, localidad de la Comarca del Alto Gállego, “se presenta en este proyecto como conexión entre pasado y presente a partir un árbol frutal, la dendrocronología (ciencia que estudia las secuencias de los anillos de crecimiento anuales de árboles y arbustos leñosos con el objetivo de analizar sus patrones espaciales y temporales) y su historia. Este árbol, llamado La perera campanillera, actúa como símbolo de transformación en el tejido social y alimentario a partir su llegada gracias a un párroco a principios del siglo XX”.

Para Elena Lavellés, este proyecto artístico “ha sido una oportunidad de involucrarme de forma activa en la comunidad del Pirineo oscense y sus tradiciones, donde he pasado gran parte de mi niñez y he aprendido a entender y apreciar la naturaleza desde la convivencia y el respeto por ella. Por lo que me siento en deuda con ese aprendizaje, que me ha llevado a desarrollar el trabajo que desempeño como artista en la actualidad”, y que ahora comparte con los altoaragoneses en el CDAN, “un lugar creado para generar conexiones entre arte, naturaleza y paisaje, muy adelantado a su tiempo”.

Y que ayer también fue escenario de la perfomance La arquitectura de la amistad, con la que Santiago Latorre puso el broche a la primera jornada de Periferias.

Programa para este sábado

El circo y el cine protagonizarán la segunda jornada de Periferias. La Compañía Manolo Alcántara presenta, a las 19:30 horas, en la plaza General Alsina, Maña. A las 21:30 horas, en el Centro Cultural Manuel Benito Moliner, proyección de Rendir los machos, de David Pantaleón.

Etiquetas