Cultura

‘Cuerdas Locas’, un viaje al ‘Artivismo’ desde el macramé

Inés Castán llegó a este arte textil tras decidir un parón en su carrera profesional con el fin de tener
“un tiempo y espacio para reconectar conmigo”

Inés Castán con una de sus creaciones.
Inés Castán con una de sus creaciones.
S.E.

Inés Castán Rasal (Huesca, 1991) practica el arte textil de crear piezas tejidas usando nudos, el macramé, desde mayo de 2021. Llegó a él tras decidir hacer un parón en su vida profesional ligada al trabajo social: seis años en un servicio gestionado por una asociación y dependiente de la Comisión de Tutelas y Defensa Judicial de Adultos (IASS), en Zaragoza y provincia, y un periodo mucho más corto en acogida e intervención familiar en otra entidad. “Buscando un tiempo y espacio para reconectar conmigo -explica- llegué al macramé, que siempre me había llamado la atención por su versatilidad y las piezas tan increíbles que se pueden hacer con esta técnica, y el primer día ya me ‘enganché’”. Y lo que comenzó “por necesidad, para pasar tiempo conmigo misma y buscando una manera de distraerme”, se ha convertido, “sin planearlo y de una manera natural”, en “un camino y proyecto nuevo en el que aventurarme”.

Así nació la marca ‘Cuerdas Locas’, que es “un juego de palabras que hace alusión a la cordura y a la locura y que, a nivel sonoro y desde un punto de vista comercial, me parecía que tenía su gracia”. Por otra parte, “cuando comencé a crear este nuevo proyecto me sentía más cuerda y más loca que nunca, por ese vértigo al afrontar un cambio tan grande dejando atrás cierta estabilidad laboral y esa vorágine de sentimientos al adentrarme en algo tan personal y arriesgado en cierta manera, teniendo en cuenta el mundo tan volátil en el que vivimos”.

El nombre surgió también “como una forma de reapropiación de la palabra loca”, como una respuesta al “malestar psicológico que muchas veces se deriva del ‘cómo debemos ser’ y de las contradicciones y sufrimiento que surgen al escapar de estas imposiciones y, por supuesto, por el malestar que nos produce el estar atravesadas por tantas violencias machistas en sus distintas dimensiones (directas, estructurales y culturales). Me declaro Cuerda Loca”.

Dice que es “una recién llegada” al Artivismo, es decir al arte con un contenido social explícito. “Quiero que mucha parte de mi trabajo vaya en esa línea y no solo se centre en fines comerciales o como simples elementos de decoración, todo puede estar unido”. Y en este camino ya dio en septiembre un paso, al crear un tapiz para un concurso “donde hablaba de las grietas, (entendidas éstas como problemas, enfermedades, dificultades, traumas, heridas) que a muchas personas a lo largo de nuestra vida o en momentos puntuales nos atraviesan, de la vulnerabilidad, sobre el romperse y recomponerse. Sobre todo, de la importancia de los vínculos significativos y el apoyo para salir muchas veces adelante”.

Materiales, productos y formación

El algodón reciclado es el material base de sus proyectos y tiene la idea de ir incorporando la lana.

Tiene varias líneas de trabajo -“el macramé es tan versátil que da para miles de opciones”- y crea piezas decorativas y otras personalizadas. Son muy variadas: espejos, cortinas, tapices, lámparas, portamacetas, pendientes, posavasos, ambientadores… Y para 2023 espera tener en marcha “una línea de alquiler y/o compra de decoración para eventos”.

Una de las originales piezas que hace Inés Castán en su taller de Bailo.
Una de las originales piezas que hace Inés Castán en su taller de Bailo.
S.E.

Por otro lado, a corto plazo tiene proyectado dar clases de macramé en Bailo, donde tiene su taller, con el objetivo de ‘Tejer redes’ y acercar el macramé al público interesado”.

Por el momento, se puede encontrar a Inés Castán Rasal en instagram como @cuerdas_locas. Los mercados son otro canal de venta y el próximo será en Jaca para navidades. 

Etiquetas