Cultura

ballet

Marta Jiménez Salcedo viste a las Julietas y Romeos de LaMov

La oscense ha diseñado el vestuario del último proyecto de la compañía

Algunos de los elegantes y vaporosos vestidos diseñados por la oscense.
Algunos de los elegantes y vaporosos vestidos diseñados por la oscense.
Álvaro Pérez Arias.

Las Julietas y Romeos de la compañía de danza LaMov desfilaron recientemente por el Palacio de Congresos de Zaragoza con los vaporosos y elegantes trajes de la diseñadora oscense Marta Jiménez Salcedo, que se muestra muy ilusionada con su participación en este ballet.

“Me planteé un vestuario que, sobre todo, potenciara los cuerpos en movimiento del elenco, pero que sugiriera también la vulnerabilidad carnal y tuviera algunas reminiscencias historicistas”, cuenta en una entrevista con este periódico.

Su labor requería bastantes condicionantes prácticos y conceptuales para recrear esta nueva versión basada en el texto de William Shakespeare.

Marta Jiménez Salcedo, trabajando en el taller.
Marta Jiménez Salcedo, trabajando en el taller.
Alvaro Pérez Arias

“Por una parte, el elenco tiene que moverse cómodamente porque el trabajo físico que hace es muy intenso, incluso los corchetes o las cremalleras pueden resultar problemáticos. Por otro lado -prosigue-, convenimos con el equipo que los vestuarios debían de ser ‘unisex’ y del mismo color, ya que tanto bailarines como bailarinas personifican indistintamente a Romeos, a Julietas, a Montescos y a Capuletos”.

En el montaje, los protagonistas “también llevan en algunas escenas unas máscaras hechas con flores de tela que dan color al conjunto y que los transforman en unos sátiros y faunas muy divertidos”, comenta.

El elemento de la flor “fue traído por Jana Pacheco -encargada de la dramaturgia- a partir de la idea de deshojar las margaritas, despejando la incertidumbre amorosa. Las flores son también órganos sexuales”, descubre.

El proceso de trabajo

El proyecto, que se enmarcó en la segunda temporada de Lírica y Danza, un programa organizado por el Gobierno de Aragón, arrancó en agosto bajo un primer planteamiento de la dramaturgia de Pacheco, que con el tiempo fue transformándose.

“Víctor Jiménez -director artístico y coreógrafo- y Francisco Lorenzo -coreógrafo invitado- comenzaron a trabajar con el elenco, intuyendo cómo podría adaptarse el texto teatral y las nuevas ideas al movimiento puro”, recuerda.

Al mismo tiempo “fue configurándose el sonido, que combina la música original de Prokófiev para el ballet Romeo y Julieta, y que interpretó en directo la orquesta Katharsis Ensamble, con algunas piezas contemporáneas compuestas por Jorge Sarnago. También actuó la soprano Rosa Gomariz en el papel de La Nodriza y de Virgen del Pilar”, especifica en la entrevista.

El proceso de creación fue “bastante orgánico”, lo que les llevó a trabajar “a nivel teórico y físico”, basándose “en el texto, en el imaginario colectivo popular y en la capacidad expresiva de los cuerpos”, enumera.

“El proyecto que hemos desarrollado es ambicioso y hemos ido pasando por diferentes fases propias del proceso artístico, ha habido momentos de euforia y también de ofuscación, pero todo forma parte de la aventura creativa. Ha sido emocionante desde el principio”, señala.

Durante estos meses aprendió mucho “observando la metodología de Víctor Jiménez, Francisco Lorenzo y Jana Pacheco, que saben lo que quieren destilar de los bailarines, tienen una visión estética muy clara y valiente”, destaca.

Por su parte, “el elenco es maravilloso y se involucra de lleno en estos procesos, asumiendo todos los cambios coreográficos con una profesionalidad admirable”, enfatiza.

El ballet

Julietas y Romeos habla sobre las relaciones amorosas en la sociedad actual. “Se incide en la fragilidad de los vínculos y en el duelo provocado por esas pequeñas muertes que provocan las rupturas y que vivimos, hoy en día, de manera repetida”, explica la oscense.

La idea gustó al público: “La emoción que se siente al ver funcionar el proyecto encima del escenario no tiene comparación con nada. Además te aplauden”, destaca Marta Jiménez.

La oscense espera que la pieza “gire por la península en primavera” y termina la entrevista pidiendo un deseo: “A mí me encantaría verla en la próxima edición de la Feria internacional de Teatro y Danza de Huesca”

Etiquetas