Cultura

charla

Jaca le toma el pulso al aragonés y el catalán

Ana Cristina Vicén, Merxe Llop, José Ángel Sánchez Ibáñez y Mario Sasot abordaron la literatura en dichas lenguas

Climente, Acín, Sasot, Llop, Moret, Ara, Vicén y Sánchez Ibáñez, en la exposición.
Climente, Acín, Sasot, Llop, Moret, Ara, Vicén y Sánchez Ibáñez, en la exposición.
R.G.

Ana Cristina Vicén, escritora en aragonés; Merxe Llop, autora en catalán; y José Ángel Sánchez Ibáñez y Mario Sasot, especialistas en dichas lenguas, respectivamente, han ofrecido una radiografía de las hablas minoritarias que se emplean en Aragón durante una mesa redonda que ha tenido lugar este martes, en el Palacio de Congresos de Jaca.

El coloquio ha sido organizado por la dirección general de Política Lingüística del Gobierno de Aragón, en el marco de la exposición Voces en el cierzo, que se puede visitar hasta el próximo domingo en el mismo Palacio de Congresos y engloba a 34 escritoras de la comunidad autónoma que escriben en aragonés y catalán.

“La literatura realizada por mujeres en aragonés está más viva que nunca”, ha dicho José Ángel Sánchez Ibáñez, al recordar que “los dos premios más importantes del último año, el Ciudad de Barbastro de Novela Corta y el Arnal Cavero (otorgado por el Gobierno de Aragón), fueron para Elena Chazal y Lucía López Marco”. Además, definió a Luzía Dueso como “una figura crucial para conservar el chistavino”.

Seguidamente, Ana Cristina Vicén, escritora nacida en Ansó, ha explicado que “escribir en aragonés fue una necesidad, porque tenía que haber literatura en aragonés”. Además, ha señalado que “los inicios fueron en la radio y haciendo guiones”

Para la posteridad queda su Bocabulario de l’ansotano, “un pequeño trabajo de investigación” con el que puso su granito de arena para mantener ese dialecto.

Merxe Llop, autora nacida en Nonaspe (Zaragoza), quiso reivindicar a “las personas que nacimos en la zona catalano-hablante de Aragón y fuimos escolarizados en castellano, a pesar de que hablábamos en catalán”, hasta el punto de que “algunos niños no sabían castellano”

Además, ha dicho que “en tiempos de Franco era un atrevimiento estudiar catalán”, algo que para ella supuso “abrir un mundo de cultura”.

Por último, Mario Sasot, nacido en Zaidín, ha apuntado que “en los años 70 los primeros autores en aragonés y catalán fueron todo hombres, mientras que a las mujeres hubo que animarlas y las asociaciones jugaron un papel muy grande, sobre todo a partir de los 90”. 

Algunas escritoras “usan dialectos locales” y aluden al mundo rural, pero ambas hablas “ampliaron su campo” con otros autores.

Antes de la mesa redonda, Cecilia Ramón Marcuello y Javier Cortés, componentes de la compañía jaquesa Oroel Teatro, han leído varios textos elaborados por Nati Castán, escritora en aragonés, nacida en Jaca y fallecida en 2020, que es una de las protagonistas de la exposición. 

Etiquetas