Deportes

MONTAÑISMO - PEQUE GUARA

El proyecto familiar vuelve con la subida al Puchilibro

Los monitores de los cursos de montaña se hacen cargo de la actividad, dirigida a padres e hijos de 5 a 9 años

El proyecto familiar vuelve con la subida al Puchilibro
El proyecto familiar vuelve con la subida al Puchilibro
P.G.

HUESCA.- Por fin le podemos dar continuidad al proyecto de Peque Guara en Familia dirigido a a familias con hijos entre 5 y 9 años. El primer objetivo de este programa es hacer deporte con los hijos, pero también y no menos importante, la convivencia familiar en la montaña, hacer nuevos amigos y sobre todo, pasarlo bien en la naturaleza.

Para empezar, el pasado domingo la primera excursión con una circular por la sierra de Loarre, ascendiendo al pico Puchilibro de 1.595 m. y un no despreciable desnivel de unos 460 metros. Entorno de gran belleza, vigilados en todo momento por el Castillo de Loarre.

Entre niños y adultos se registraron 38 participantes que partimos desde el Parking del Castillo de Loarre, donde hay un panel explicativo, balizado como PR-HU-105, en una estaca que pone "Pusilibro y Rasal", aquí por un momento giramos a nuestra izquierda, llegando a un pequeño collado, detrás de los mallos de Loarre, buscando el abrigo del viento para almorzar.

Deshicimos el camino, de nuevo hasta el cartel informativo, para coger dirección Puchilibro, ahora, la dirección va cambiando al norte, para dejar detrás nuestro el Castillo de Loarre.

Una vez cogido el cruce a la derecha, el sendero va saliendo del pinar, para volvernos a meter enseguida. Mientras tanto, vemos el Castillo de Loarre, que va quedando atrás, enseguida nos internaremos en el pinar, una vez aquí, algunas pistas nos van cruzando, pero hay mojones, por lo que es muy fácil seguir el camino. Enseguida se nos volverá a abrir el pinar, mojones nos guiarán, y marcas de PR, llegamos a la pista, que cogeremos junto a un letrero.

Seguimos la pista a la derecha, y enseguida, veremos, a nuestra izquierda, un sendero que comienza a ascender. Deberemos subir por él, hasta alcanzar en poco rato la cresta. Aquí la nieve acumulada es mayor, como no podía ser de otra manera. Comenzó la típica guerra de bolazos Las recomendaciones de no mojaros los guantes y las botas no tuvieron mucho éxito Una vez en la cresta, la senda, asciende por ella, en dirección oeste, y como era de esperar el viento nos da de lo lindo, además de estar envueltos en una persistente niebla que va y viene.

En muy poco tiempo, llegamos a un poste indicativo, donde ya apunta a la cima. Ahora, ya toda la senda está cubierta de nieve lo cual facilita que los críos juega que te juega alcanzamos el vértice geodésico de la cumbre del Puchilibro/ Pusilibro, 1.597m, donde prácticamente solo nos vimos las caras. Firmas en el libro, foto de familia y deprisita para abajo que cada vez se pone más feo y plomizo el cielo. Volver de nuevo al poste indicativo del hombro cimero, y descender por una senda, hasta la cresta que queda al oeste del pico, y no es por la que hemos ascendido.

Una vez en la cresta, atender a una marca blanqui-amarilla, donde iremos descendiendo por la ladera sur de la montaña, y volviendo enseguida al pinar, comienza a nevar haciendo las delicias de los críos. Continuamos el descenso al ya visible Plan de Lugás, mientras no deja de nevar, más bien lo contrario, e incluso se agrega a la fiesta un fuerte viento que molestó bastante a la hora de cruzar el Plan de Lugas.

Pasada la caseta de forestales, parece que amaina el viento, sólo queda seguir la senda, en descenso, volviendo al pinar, y llegar al lugar donde hemos almorzado, completando una ruta circular. Bastante mojados y antes de coger frio decidimos confiar en la hospitalidad del restaurante del castillo para que nos dejaran comer en sus instalaciones y no regresar al bus tan pronto como así fue.

Nuestro agradecimiento a los responsables del restaurante del Castillo de Loarre por su amabilidad y comprensión. Nos veremos en la próxima: Alquézar.

Etiquetas