Deportes

SENDERISMO

Bonita travesía en un día espectacular

Peque Guara disfrutó entre Villalangua y Salinas de Jaca

Bonita travesía en un día espectacular
Bonita travesía en un día espectacular
P.G.

HUESCA.- Esta vez ya somos más de cuarenta entre niños y adultos los que a las nueve de la mañana del pasado domingo nos subimos al autobús rumbo a Villalangua. localidad de la comarca Hoya de Huesca que pertenece al municipio de Las Peñas de Riglos. Situada en la orilla izquierda del río Asabón. Ruta que podría decirse más bien travesía ya que comenzamos en Villalangua, para terminar en Salinas de Jaca, todo por un entorno geológico que rodea a las dos poblaciones, siguiendo el PR-HU 97.

Comenzamos el itinerario desde la misma carretera A-132 cruzándola para dirigirnos hacia el casco urbano de Villalangua, donde almorzamos junto a su fuente. Tendremos que ahorrar agua, el calor va a apretar de lo lindo, un día de sol y moscas. Frente a la fuente ya encontramos las marcas blancas y amarillas. Nada más abandonar el pueblo, cruzamos el río Asabón a través de un puente que sale a una senda rodeada de vegetación, aunque rápidamente se convierta en pista rodada.

A 1 kilometro del inicio, la ruta llega a un desvío, situado junto a un gran quejigo. En este punto, toma la senda de la izquierda que lleva a la Foz de Salinas en claro ascenso. El sendero está delimitado por muros de piedra que recuerdan que antiguamente este tramo era zona agrícola. Además, a la derecha baja una acequia donde se encontraba una señora limpiándola, eso nos demuestra la dureza del trabajo en el campo.

Poco a poco, tras cruzar el barranco de Salinas, el PR-HU 97 se aproxima a la vertical muralla rocosa de la Foz de Salinas, esta Foz es uno de los parajes más bonitos de la Sierra de Santo Domingo. Un poco más arriba, aparece un cruce del sendero señalizado, donde el recorrido toma dirección a Agüero. Este impresionante tramo geológico, lleva a un bonito puente medieval situado junto a la cascada y fuente de La Rata que cae sobre piedra toba. Parada obligatoria donde además de tomarnos un descanso podemos disfrutar de este entorno tan bello A los pocos metros de abandonar este idílico lugar terminan las paredes verticales que dan paso a un pequeño valle donde se encuentran las ruinas del pueblo viejo de Salinas, con la impresionante iglesia de Santa María Magdalena, del siglo XVI en estado ruinoso, pero en pie. Con mucho cuidado y en pequeños grupos entramos a visitarla. Desde este punto se ve muy bien el collado de La Osqueta, Abandonamos Salinas viejo, para buscar un lugar medianamente plano y con alguna sombra, cosa no muy fácil, lo encontramos subiendo un poco más por el tramo de sendero empedrado, utilizado antiguamente por las gentes del pueblo cuando subían al alto a pasar largas temporadas ya que, la orografía no permitía cultivar demasiado el terreno y era necesario buscar zonas más llanas.

Después de dar cuenta del bocata comenzamos la vuelta hasta la Foz de Salinas llegando al poste que nos indica a Salinas de Jaca por un sendero más directo hasta el collado pasando por un terreno inclinado y erosionado, unas margas que en caso de lluvia pueden acarrear algún problema .

Apenas ha terminado el invierno, pero el día ha sido de mucho calor y como no es tarde, decidimos parar en el pantano de La Peña a tomar un refresco, y los más pequeños un helado. Una excursión corta y de escaso desnivel, pero con un paisaje que sorprende muy gratamente. Una jornada espectacular en todos los sentidos.

Etiquetas