Deportes

ATLETISMO - MUNDIAL DE CROSS

El relevo mixto con Espejo logra un histórico quinto puesto

El cuarteto fue lo más destacado de la selección española y los títulos fueron para Joshua Cheptegei y Hellen Obiri

El relevo mixto con Espejo logra un histórico quinto puesto
El relevo mixto con Espejo logra un histórico quinto puesto

HUESCA.- El quinto puesto del relevo mixto, del que formaba parte la montisonense Cristina Espejo, fue lo más destacado de la participación española en el Mundial de cross celebrado ayer en Aarhus (Dinamarca).

La composición del orden de sexos era libre y la parcela técnica decidió que el primero en correr fuese Víctor Ruiz. El valenciano fue llamado a filas tras la lesión de última hora de Jesús Gómez y rindió con nota alta, más si cabe al tener el hándicap que él mismo comentó tras la competición, "no me había dado tiempo ni a ver el circuito". Víctor entregó la posta en quinta posición a Cristina Espejo. La altoaragonesa logró mantener bien esa posición y entregó en séptimo lugar a Artur Bossy. El catalán salió lanzado tratando de afianzar esas plazas que de mantenerse mejorarían el octavo puesto logrado en Kampala 2017.

Tras una buena vuelta Artur entregó en quinta posición a Esther Guerrero. La mediofondista de Banyoles mantuvo bien el ritmo y entró en sexto lugar, que terminó siendo quinto por la descalificación de Marruecos, certificando así la mejor clasificación histórica de un relevo mixto español en un Campeonato del Mundo. En la general el triunfo fue para Etiopía, Kenia se quedó con la plata (inicialmente fue de Marruecos) y el bronce fue para Estados Unidos.

Cristina Espejo comentó tras la prueba que se había encontrado mejor de lo que pensaba. "He salido reservando un poco para intentar correr más en el último tramo del circuito y creo que al final ha ido bien. He intentado mantener la posición, creo que he sacado un poco más de distancia a los de detrás y recortado un poco a los de delante. Y más no se podía hacer con todos los rivales que había. Quiero felicitar al resto del relevo, que lo han hecho genial", señaló la montisonense.

El ugandés Joshua Cheptegei y la keniana Hellen Obiri se proclamaron campeones del mundo de cross en el circuito infernal de Aarhus, el más duro en la historia de los campeonatos con una mezcla de hierba, barro, arena y la durísima subida al techo del Museo de la Prehistoria.

Cheptegei, de 22 años, dio a Uganda su primer título sénior de cross, batiendo al favorito, su compatriota Jacob Kiplimo, y Obiri se convirtió en la primera atleta de la historia que gana títulos mundiales en pista cubierta, al aire libre y en cross.

Invicto al afrontar su octavo cross del año, el campeón del mundo júnior -Kiplimo- aspiraba a convertirse en el campeón absoluto más joven de la historia destronando al vencedor de las dos últimas ediciones -el keniano Geoffrey Kamworor-, que pretendía conquistar su sexto título mundial consecutivo fuera de las pistas: llevaba tres de medio maratón y dos de cross.

El campeón de España, Ouassim Oumaiz, que cumplía 20 años, se permitió el lujo de codearse con los mejores en los primeros kilómetros junto a su amigo Kiplimo. Al final se clasificó vigésimo, el mejor resultado español en los ocho últimos años. Fernando Carro fue el segundo mejor español, en el puesto 42, seguido de Hamid Ben Daoud (54), Ayad Lamdassem (66) y Juan Antonio "Chiqui" Pérez (79).

Orbiri, sargenta keniana de 29 años, se convirtió en la primera atleta de la historia que conquista títulos mundiales en sala, al aire libre y en cross.

Campeona del mundo de 3.000 en pista cubierta (en 2012), y de 5.000 al aire libre (2017), Obiri completó su colección venciendo aquí con un tiempo de 36:14 en los 10.240 metros, con dos segundos de ventaja sobre Dida, que precedió a otra etíope, Letesenbet Gidey. Irene Sánchez-Escribano, la vigésimo quinta, fue la mejor española.

Etiquetas