Deportes

BARRANQUISMO - CLUB LITERA

Fin de semana productivo en Navarra y el Pirineo

El club realizó una actividad doble de barrancos y subió a la cueva helada de Lecherines

Fin de semana productivo en Navarra y el Pirineo
Fin de semana productivo en Navarra y el Pirineo
C.L.

HUESCA.- El pasado fin de semana en Club Litera de Montaña realizó una doble actividad, de barrancos y de media montaña.

Un grupo de diez barranquistas se encaminaron hacia Navarra con la idea de conocer los barrancos más famosos de la zona, Artazul y la cueva de la Leze.

El sábado decidieron hacer el barranco de Licebar en lugar de Artazul como estaba previsto. Ambos barrancos acaban en el mismo lugar. Dejaron algunos coches en la salida del barranco y con el resto subieron hasta la cabecera. La aproximación es corta, unos 15 minutos. Licebar es un barranco torrencial, así que es difícil pillarlo con agua. Lo encontraron seco, eso sí, con algunas pozas donde hay que meterse casi hasta el cuello.

Comenzaron con un par de rapeles cortos y en seguida llegaron al sitio estrella, un rapel de 50 metros, que con agua dicen que es una de las cascadas más bonitas de Navarra. Todo el barranco es además muy verde, con mucha vegetación durante todo su recorrido y unas paredes espectaculares.

En el siguiente rapel ya tocó mojarse, y el agua está bien fría. Unos cuantos destrepes y rapeles más y llegaron al final, desde donde pudieron ver la impresionante cascada final de Artazul, que bajaba bastante cargada. Quedará pendiente.

Ya por la tarde, un grupo decide acercarse a la Leze, para evaluar el caudal. Parece que los "expertos" dicen que está para entrar, así que el domingo pueden mantener lo previsto.

La cueva barranco de La Leze, ya en la provincia de Álava, es un recorrido muy diferente a cuantos han conocido. El río Artzanegui atraviesa la Sierra de Altzania produciendo una espectacular grieta de Norte a Sur, formando un recorrido de gran belleza y singularidad.

El primer rapel es el más largo, unos 23 metros muy resbaladizos. Continúan con un par de rapeles cortos que les van introduciendo en el interior de la cueva. A partir de aquí toca encender frontales, ya que no volverán a ver luz natural durante dos horas.

El recorrido es magnífico, la roca se vuelve menos resbaladiza que en el exterior, el caudal es apreciable pero no causa ningún problema. Los rapeles están bien equipados, con pasamanos de acceso a buenas instalaciones. Después de 10 rapeles y varios resaltes empezaron a ver la luz de la salida, y después quedaban otros dos rapeles y un sifón.

Y la salida a la montaña tiene como objetivo la gruta helada de Lecherines partiendo de Canfranc. Comienzan la ascensión por el camino de la Fuente de la Paja, en la margen izquierda del Barranco de los Meses. Después caminando por una ancha pista siguieron ascendiendo hasta los bucólicos prados de Gabardito, donde realizan un breve descanso con unas vistas soberbias.

Bajo un cielo transparente y con agradable temperatura, alcanzaron la majada de Lecherines y fueron en busca de la canal en la que se encuentran con la nieve. Se pusieron los crampones y descendieron hacia el interior de la cavidad congelada, en la que aún se podían contemplar varias columnas de hielo. Disfrutaron largamente de esta maravilla de la naturaleza, sin duda gravemente amenazada por el cambio climático, y después de mil fotos salieron en busca del sol.

Etiquetas