Deportes

CICLISMO - VUELTA A ESPAÑA

Herrada venga a su hermano

Jesús ganó la etapa después de que José casi lo hiciera el miércoles y Teuns, nuevo líder

Herrada venga a su hermano
Herrada venga a su hermano
EFE

ARES DEL MAESTRAT.- Jesús Herrada logró aliviar la frustración de su hermano José por no haber podido rematar la fuga de la víspera en Javalambre merced a una victoria en solitario en la sexta etapa de la Vuelta, entre Mora de Rubielos y Ares del Maestrat, de 198,9 kilómetros, en la que superó en los últimos metros al belga Dylan Teuns, nuevo maillot rojo.

El pelotón se durmió, los favoritos se dieron tregua y los escapados del día se jugaron la etapa. Lo que lloró de rabia José en Javalambre lo lloró de alegría Jesús en Ares del Maestrat. Todo quedó en familia. El menor de los Herrada, de 29 años, vengó al hermano con su primer éxito en la Vuelta. "Tenía marcada la etapa desde antes de venir y conocía el final. Teníamos rabia por lo que le sucedió a mi hermano, por lo tanto es especial y se la dedico a él. Ayer (por este miércoles) tuvimos pena, hoy (por este jueves) el ambiente será diferente, la victoria también es suya", dijo emocionado Jesús.

El español y Teuns se quedaron frente a frente en la última parte del ascenso final. El conquense aceleró a 300 metros de meta y entró solo con un tiempo de 4:43:55, 7 segundos antes que Teuns, quien no se llevó la etapa, pero se vistió de rojo.

Premio para los dos más fuertes de la fuga. Dylan Teuns cantó victoria en la quinta etapa del Tour, nada menos que en la Planche des Belles Filles, y aquel día se puso líder el italiano Giulio Ciccone. Esta vez sucedió al contrario. Perdió la etapa y se puso el jersey de líder.

Entre los 11 fugados del día se metió David de la Cruz, el mejor clasificado de todos a 4.35 del líder, quien optaba al liderato junto a Teuns, pero al español le fallaron las fuerzas en el momento clave y le dejó el pastel al belga. En la general quedó segundo a 7 segundos del nuevo líder. Mientras se repartían emociones en meta, entre los favoritos reinaba la calma. El Astana permitió la pérdida del maillot rojo de López y el resto de equipos sacaron la bandera blanca. Solo al final se animó a acelerar la perla eslovena del Emirates Tadej Pogacar. Todo para cruzar la línea a 5.41, y a dos pedaladas los candidatos de la general. En la clasificación real las diferencias se mantuvieron. López, ahora tercero a un minuto de Teuns, aventaja en 14 segundos a Roglic y en 23 a Quintana.

ESCAPADA DE MUCHO NIVEL

Mora de Rubielos, localidad turolense enclavada Sierra de Gúdar, impulsó una de esas etapas llamadas "rompepiernas", con puertos encadenados y subidas y bajadas constantes. Costó la formación de la fuga, pero se construyó con 11 corredores en el km 36 con nombres importantes. En principio lo intentó un grupo con Poels, pero el ciclista holandés del Ineos no tuvo permiso. Sí la otorgó el equipo de "Supermán" López para la expedición de 11 hombres, donde amenazaba David de la Cruz a 4.35 del líder. En el grupo estaban, entre otros, Teuns, Jesús Herrada, Nelson Oliveira y Van Garderen. El pelotón levantó el pie y permitió que la renta fuese aumentando.

Su maniobra provocó un desastre, pues abandonaron la Vuelta dos hombres del "top ten", el exlíder irlandés Nicolas Roche y el colombiano Rigoberto Urán, quinto y sexto de la general.

A 4 kilómetros de la cima atacó Dylan Teuns y Herrada se soldó a su rueda. El belga solo tenía que aguantar para acabar de rojo, ya que por detrás Astana marchaba encantado de perder la roja. El duelo tenía premio doble. Nadie iba a perder. Herrada tenía en mente lograr su sueño de alzar los brazos en la Vuelta y aliviar la pena de José. Y Teuns subir al podio a ponerse la roja. Finalmente todos contentos, incluso Astana.

Etiquetas