Deportes

CICLISMO - VUELTA A ESPAÑA

Jorge Arcas: "Han sido tres semanas sin tregua"

El serrablés, muy satisfecho de su carrera como gregario del equipo Movistar

Jorge Arcas: "Han sido tres semanas sin tregua"
Jorge Arcas: "Han sido tres semanas sin tregua"
S.E.

HUESCA.- Tras tres semanas de mucho trabajo y sufrimiento, el domingo terminó la Vuelta a España, una carrera histórica para la provincia altoaragonesa al haber reunido a tres ciclistas de la provincia. Los tres terminaron, y lo que es mejor, con un gran papel, cada uno en su faceta, y dejándose ver en una de las carreras más importantes del calendario.

Dos de ellos se estrenaban, Barceló y Samitier, y para el serrablés Jorge Arcas suponía su segunda vuelta, aunque ha terminado con un sabor de boca mucho mejor que la primera. Hace dos años fue su debut, pero la mala suerte llegó en forma de una dura caída en la primera etapa, una crono por equipos, que le dejó muy tocado y de hecho le obligó a abandonar unos días después sin poder terminar la carrera.

Ahora se ha quitado esa espinita y ha podido llegar a Madrid. "Hace dos años tuve esa mala suerte y por eso esta vuelta era muy importante para mi. Me he podido quitar ese sabor y poder competir bien y demostrar".

Eso sí, el primer día de carrera, en Torrevieja, también fue una contrarreloj por equipos, y algún fantasma le sobrevoló la cabeza. "La vuelta empezaba igual, con una crono, y ese primer día era un reto muy importante para mi, porque me acordaba de lo que había ocurrido y tenía que volver a pasar por lo mismo. Hubo tensión, la verdad, pero esta vez salió bien, la etapa nos fue bien y no hubo problemas".

UN GREGARIO VALIOSO

Dentro de su equipo, Movistar, uno de los más potentes, su trabajo estaba claro: proteger y ayudar a sus líderes, y la verdad es que ha cumplido con creces. "Al final Carapaz no pudo participar y Valverde y Nairo eran nuestros jefes de filas, y la verdad es que han estado ahí, Alejandro ha subido al podio, Nairo ganó una etapa, y la verdad es que yo he terminado muy contento con mi trabajo. Eso sí, en un equipo como Movistar la presión cada día es alta. Todos los días hay que trabajar, estar pendiente de todo, y además dos días conseguí meterme en la escapada, así que no ha habido tregua".

El premio ha sido el podio de Alejandro, la etapa, pero también la general por equipos, lo que hizo que el propio Jorge subiera al podio final en Madrid. "Para nuestro equipo y para el patrocinador la clasificación por equipos es muy importante, y el poder estar en el cajón el último día es gratificante. Había otros grandes equipos en carrera, pero desde el principio nos lo marcamos como un objetivo, fuimos abriendo hueco y pudimos ganar".

Además de su perpetuo trabajo en la cabeza del pelotón, tirando, vigilando o protegiendo a sus líderes, sobre todo en su caso con el viento y en terreno llano, en dos etapas se metió en la escapada del día. Una alegría extra, aunque con peaje. "Teníamos que estar atentos sobre todo a los movimientos de Astana, para la clasificación por equipos, y por eso en dos días salí a la fuga porque había algún corredor de Astana como Izaguirre. Pero como todos los días te toca luchar y trabajar, no estaba al cien por cien y no pude luchar hasta el final por la victoria de etapa. Pero sí que me alegró estar algún día en la "pomada" de la victoria".

Ahora que ha podido completar las tres semanas, tiene una opinión clara de qué supone una gran vuelta. "Al final es un rutina de la que no sales de competir, descansar y volver a competir. Es muy duro, y más con la presión que hay en nuestro equipo, porque siempre hay que estar atento. Desde la mañana, con la reunión del equipo, se nota esa presión, y es un desgaste grande, pero creo que lo he asimilado bien".

Desde su escuadra le han transmitido que ha hecho las cosas bien. "Están contentos con el trabajo de todos. Nos hemos dejado la piel todos, y el último día, por ejemplo, cuando en el pelotón apenas quedaban cincuenta ciclistas, estábamos todos los Movistar. Siempre hemos estado ahí y los directores han terminado muy contentos".

Su equipo se vio envuelto en una polémica la última semana cuando tiraron después de una caída en la que se vieron implicados sus principales rivales en la general como Roglic, Pogacar o López. "Ese día teníamos marcados varios puntos en los que se podían hacer abanicos por el viento. Lastras (uno de los directores) es de la zona y lo teníamos claro. Hubo una caída, pero en ese momento íbamos a tope. Nosotros salvamos la caída porque íbamos bien colocados, preparados para tirar, y apretamos. Luego se paró por tema de los jueces, pero creo que son circunstancias de carrera. No sé si hicimos bien o mal, pero lo más importante fue que no hubo daños graves entre los que se cayeron".

LOS ALTOARAGONESES, COMO UNA FAMILIA

Ha sido además una vuelta histórica, con tres altoaragoneses que llegan a Madrid. "La verdad es que hemos terminado contentos los tres, como en una nube. Hemos compartido muchas cosas y la verdad es que esta carrera nos ha unido mucho y no creo que la olvidemos".

Además, su peña de Sabiñánigo y su familia le ha acompañado varias etapas. "Es una parte importante en el día a día y se han portado fenomenal conmigo. En las salidas y llegadas ver a tu gente, y los ánimos en carrera, te suben mucho el ánimo y ayudan".

Tiene el futuro garantizado tras su renovación dos años con los telefónicos, algo que le alegra mucho, y ahora toca un poco de descanso. "Una carrera así te deja muy fatigado y a ver si puedo descansar unos días antes de la recta final de la temporada".

Etiquetas