Deportes

MONTAÑISMO - SAN ÚRBEZ

La incertidumbre de una gran apertura

Manu Córdova muestra la aventura junto a Larrañaga y Corominas en el Chekigo (6.270)

La incertidumbre de una gran apertura
La incertidumbre de una gran apertura
S.E.

HUESCA.- El escalador zaragozano Manu Córdova trae a las jornadas de San Úrbez el documental "Shiva, una aventura en el Rolwaling", en el que se recoge la apertura de la vía "Straight to the top"(VI,M6,A15+ de 1.200 metros) en el Chekigo (6.270 metros), una cumbre casi desconocida en el Himalaya.

El zaragozano realizó esta escalada en el estilo "alpino puro" con dos compañeros también excepcionales como Jonatan Larañaga y Jordi Corominas y confía en que el documental de 40 minutos sirva para "transmitir la aventura" a todos los que se acerquen este jueves por la tarde al Teatro Olimpia a las 20:15 horas.

Córdova cuenta que hasta 2005 el Rowaling fue un valle sagrado e inexplorado y que tiene muchas cumbres intactas. Ellos en su expedición, que tuvo lugar en 2014, encontraron la posibilidad de realizar esta "bonita apertura" de una vía que iba "directa a cima" en un paraje que ofrecía también la belleza de sus paisajes.

Córdova destaca que este Himalaya no es el de los grandes ochomiles, sino de montañas más modestas, pero que presentan un terreno de "más dificultad" de cara a una escalada alpina.

Para el montañero aragonés la gran diferencia entre abrir una vía y escalar una ya realizada es "la incertidumbre" y el compromiso" que exige la apertura. Es algo que considera que resulta impactante de ver en un documental, pues se parte de una exploración visual con los prismáticos para pasar a tener que solucionar los problemas y las dificultades que va poniendo la montaña.

En el caso de esta vía, destaca que el riesgo era controlado porque los tres escaladores que compartían la aventura "no jugábamos por encima de nuestras posibilidades".

UNA RAMPA DE NIEVE HASTA LA CUMBRE

Córdova explica que la vía era desde abajo "una rampa de nieve" y hielo que tenía cuatro resaltes más difíciles o zonas mixtas desplomadas de una dificultad considerable.

En aquella ocasión tuvieron suerte con las condiciones, pues encontraron las idóneas, con nieve, mientras que en años posteriores otras expediciones que han estado por la zona han encontrado la vía seca y no han podido abordarla. Córdova considera que esas circunstancias meteorológicas son también parten del atractivo de la montaña.

Córdova cree que los escaladores tienen aún muchas montañas y vías que descubrir y lo que lamenta es no tener más tiempo libre para hacerlo.

El Himalaya para Córdova implica entre otras cosas una altitud que no se halla en otros lugares, pero también el hecho de estar lejos de casa, en un lugar remoto, que cambia las condiciones y dificulta las cosas. Viajar supone un aliciente en sus expediciones y cree que es importante conocer culturas distintas, como las nepalíes.

En el documental que ofrece este jueves han tratado de recoger de forma íntegra la aventura, con el viaje, el trekking y la escalada" para que el que lo vea se haga una idea completa de lo que fue la aventura.

Mostrar sus escaladas es algo que le gusta y que sirve también para que gente que no tiene relación con la montaña se acerque a ella y salga admirado.

UNA VISIÓN MÁS POSITIVA DEL MONTAÑISMO

Piensa que en líneas generales lo que ha trascendido del mundo de la montaña en los medios generalistas es "más lo malo que lo bueno", pero cree que últimamente se ofrece "la parte bonita, no tanta catástrofe" y agradece que se hable de su deporte o de cualquier especialidad minoritaria, pues considera también cultura.

Lo próximo que tiene en vistas Córdova es escalar en hielo en Europa o Estados Unidos junto con Jonatan Larrañaga, aunque aún no tiene decidido dónde.

Etiquetas