Deportes

ATLETISMO

La Carrera de Navidad une de nuevo a los oscenses

La prueba celebra este miércoles su cuadragésima edición con novedades pero con el mismo espíritu de cada año

La Carrera de Navidad une de nuevo a los oscenses
La Carrera de Navidad une de nuevo a los oscenses
P.S.

HUESCA.- La Carrera de Navidad celebra su cuadragésima edición este miércoles día 25, en la que se espera una gran participación siempre y cuando el tiempo acompañe. De hecho, el año pasado se alcanzaron los 247 participantes, muy cerca del récord de esta prueba de carácter popular que data del 2014, con 255.

Se cumplen cuarenta ediciones de la carrera, pero el fondo sigue siendo el mismo aunque haya habido cambios desde entonces, que han ayudado a un crecimiento constante de un evento que se ha consolidado como uno de los que forma parte de la navidad oscense.

Una de las novedades que presenta este año es que el Club Atletismo Zoiti se pone al frente de la organización para cubrir el seguro de responsabilidad civil que se requiere dada la dimensión que ha alcanzado esta singular carrera, que mantiene su espíritu una vez más popular, festivo y no competitivo.

La prueba está ahora en manos de Sonia Armisén e Isabel Belenguer, hijas de José Armisén (pionero de esta jornada junto a José Ariño y Miguel Ángel Martín) y Tino Belenguer, que han asumido el relevo con el objetivo de que mantener el espíritu de la prueba que dejaron sus padres y también Álvaro Martín, quien tutelaba la prueba hasta este año, cuando ha cedido el testigo.

Supermercados Altoaragón aportará su granito de arena, ya que se encargará del avituallamiento de agua y fruta que tendrán los corredores a lo largo del trayecto por la capital altoaragonesa. Para el recorrido urbano se cuenta también con la colaboración de la Policía Local, que tendrá el objetivo de garantizar la seguridad de los participantes durante la jornada.

Este año, el recorrido repite respecto al año pasado. La "vuelta larga" tendrá su punto de salida en el camping de San Jorge a las 11 horas y después, los oscenses que se animen subirán el puente de Huerrios, se dirigirán hacia Banariés y llegarán a Cuarte, desde donde se da vía libre a los participantes más "competitivos" para que aceleren el ritmo, si bien conscientes de que en el convento de las Teresas (frente a la ITV) hay que parar a fin de reagruparse y disfrutar mientras del avituallamiento. Llegará entonces el momento de entrar en Huesca, que se compaginará con el canto de villancicos por parte de los corredores, pasando por el cuartel de la Guardia Civil, Hospital San Jorge, Plaza de Navarra, calle San Jorge y meta de nuevo al camping. Allí acabará la carrera, pero no la jornada, ya que se descorchará el champán para brindar por el nuevo año con los mejores deseos de todos.

En la presentación de la prueba, las dos organizadoras recordaron que la carrera "tiene un carácter familiar", y es que fue algo que comenzaron sus padres y con lo que continuarán sus hijos, pero siempre sin cambiar el sentido de la marcha, que no es otro que una quedada, compartir el día de Navidad entre los oscenses y, todos juntos, sin afán competitivo, completar el recorrido por las calles de la ciudad y sus alrededores. Una jornada "entre amigos".

Para las dos, Sonia e Isabel, esta prueba tiene un componente emocional importante por la labor que emprendieron sus padres, especialmente Isabel, ya que su padre falleció el año pasado y fue homenajeado en la carrera del año pasado, lo mismo que para la familia Ariño, otro de los pioneros.

Etiquetas