Deportes

atletismo-campeonato de europa sub-20

Pol Oriach, campeón de Europa

El albeldense se lleva el oro en una emocionante final y tras una apoteósica última vuelta en los 3.000 metros obstáculos, mejorando su marca

Pol Oriach, campeón de Europa
Pol Oriach, campeón de Europa
RFEA

HUESCA.- Pol Oriach se ha proclamado campeón de Europa Sub-20 en la prueba de 3.000 metros obstáculos gracias a un apoteósico final de carrera, en la que se ha colgado el oro con todos los honores y haciendo su mejor marca personal (8.41.36), tras superar al danés Christensen al salir del último obstáculo. El albeldense pone así la guinda a un año sencillamente espectacular con un póker de títulos, los cuatro que ha disputado, tras ganar los campeonatos de España de cross, de 3.000 metros lisos en pista cubierta, de 3.000 obstáculos al aire libre y el Europeo de este domingo en Tallin.

Pol Oriach, campeón de Europa

Desde el primer metro se ha visto al de Albelda con ganas de ir delante. Lo mismo que en semifinales, el danés Christensen, atleta Sub-18 que cuenta con excelentes registros y que parecía un “tapado” en esta prueba, ha tomado la cabeza de carrera marcando un fuerte ritmo. Solo Oriach ha podido seguir su rueda. Ese ha sido el guión de la prueba porque por detrás en ningún momento se han sentido amenazados, pasando los obstáculos y la ría con soltura y sin problemas. Lo mejor estaba por llegar. Se entraba en la última vuelta con quince metros de ventaja del danés sobre el de Hinaco. Y allí ha emergido implacable el discípulo de Phondy. Habían trabajado la táctica de carrera hasta ese detalle de la última manga, donde se decide la suerte de verdad. Metro a metro, como si de una cuenta atrás se tratara, Oriach ha empezado a romper esa brecha que le separaba del nórdico. Y el hachazo definitivo llegaba en el último obstáculo, del que el altoaragonés salía como un cohete y dejaba clavado y sin opciones a Christensen, que terminó segundo.

La carrera de Pol Oriach

“Pues qué queréis que os diga. Campeón de Europa y no puedo estar más feliz. Ha sido una carrera muy rara, he disfrutado muchísimo y no hubiera sido posible sin la ayuda y el calor del público y los atletas españoles. Ha sido todo un honor y estoy muy feliz de poder seguir así. Muchas gracias a todos”, eran las palabras de Pol Oriach abrazado a la bandera española y a todos sus compañeros del equipo español mientras no muy lejos estaban sus padres y su entrenador, Phondy, emocionados tras superar esa parte “infartante” de la carrera que les había brindado su campeón.

Oriach con Phondy
Oriach con Phondy, su preparador
S. E.

Precisamente Phondy señalaba a este periódico tras la final que no les había sorprendido la batalla que planteó el atleta danés. “Había hecho 13.44 en 5.000 y lo habíamos estudiado minuciosamente, no nos ha sorprendido. Aquí no hay rival fácil. Vienes de líder pero hay que culminarlo en la pista. Llevamos en las piernas esas marcas que han ido saliendo todo el año y teníamos muy trabajada esa última vuelta. Y la salida del obstáculo final ha sido brutal”, declaraba el entrenador.

Pol Oriach, con sus padres

Phondy, que ha visto la final con los padres de Pol, ha admitido que “estábamos a punto del infarto”, y no ocultaba la emoción que sentía. “Habíamos hecho dos planteamientos. Uno, por si la carrera salía lenta. Y otro, por si era rápida, como así ha sido. Pol lo ha ejecutado a la perfección, ha seguido la estela del danés y habíamos hablado de que se tenía que acordar cómo atacar en la última vuelta. Al estar al límite tenía que sacar ese plus que tiene, con ese 3.37 que hizo en el 1.500 hace unas semanas. Y también contábamos con una buena recuperación entre la semifinal y la final. Pol es muy rápido y ha llegado en el mejor estado de forma”.

Así las cosas, “el objetivo era ganar y se ha conseguido. Eso sí, respetando a todos los rivales. Yo digo siempre que por muy favorito que seas, hay que correr. Hasta que no se cruza la meta no gana nadie. Pol ha sido un auténtico campeón, ha sabido sufrir y pelear para llegar a esa última vuelta apoteósica. Él mismo me ha dicho que se había acordado a falta de 300 metros de todo lo que habíamos hablado”.

El oro de Tallin es “el broche de oro a una trayectoria ascendente y a un año redondo”, ha destacado Phondy, que recordaba la progresión de Oriach. Subcampeón de Europa en 2018, campeón del FOJE en 2019 y, tras un pandémico 2020, tres títulos nacionales y el continental en 2021.

“Estoy emocionado porque detrás de todo esto hay mucho trabajo, responsabilidad y sacrificio. El entrenador dirige pero el que tiene que ejecutarlo es el atleta y ver cómo lo ha hecho Pol, de una manera tan brillante, emociona”.

El preparador montisonense, que ya dirigió la trayectoria de Eliseo Martín, el mejor obstaculista español de todos los tiempos, comentaba que “estamos ante la forja de n campeón”, pero pedía calma porque “hay que ir año a año, ha demostrado que es un gran campeón, que sabe competir y que estamos ante un grandísimo atleta en ciernes”.

La temporada no termina aquí porque a Pol Oriach le queda el próximo mes de agosto la guinda a un gran año, el Campeonato del Mundo que se disputará en Nairobi y en el que el de Albelda correrá el 1.500. Pero esa será otra historia.

Etiquetas