Deportes

SENDERISMO - CER

Ascensión al Aragüells en una mañana fría y ventosa

Los ribagorzanos hacen cima en este tresmil del valle de Benasque

El grupo, en la cima del Aragüells rodeado de la niebla.
El grupo, en la cima del Aragüells rodeado de la niebla.
CER

Este domingo, un grupo de miembros del Centro Excursionista Ribagorza, con sede en Graus, realizamos una ascensión al pico Aragüells, una montaña de 3044 m. de altitud que se encuentra enclavada en el valle de Benasque.

Los doce excursionistas salimos de Graus muy temprano, a las 4 horas, para desplazarnos en nuestros vehículos hasta Benasque, donde teníamos que coger a las cinco el autobús 4x4 que sube a Vallibierna y que, en los meses de verano, es el único transporte rodado que puede acceder a esa zona. Sobre las 6 horas, y tras ascender por una vertiginosa pista de tierra, llegamos al antiguo refugio de pescadores, hoy más conocido como refugio libre de Coronas, donde se halla el aparcamiento, a 1960 m. de altitud. Todavía de noche, y con nuestros frontales iluminados, comenzamos la caminata.

Tras un breve tramo por el GR-11, enseguida tomamos un sendero a nuestra izquierda, siguiendo las señales que dirigen a los ibones de Coronas. La primera parte del recorrido va por el bosque. Poco después, salimos a zona abierta y tomamos un sendero de ascenso, por la izquierda del curso del barranco de Coronas, que desciende, entre cascadas, de los ibones homónimos. A nuestra izquierda dejamos el ibonet de Coronas, casi colmatado, y unas impresionantes paredes rocosas. Siguiendo los hitos y algunas marcas rojas de espray, ascendimos rápidamente hasta alcanzar el ibón inferior de Coronas, a 2640 m., donde hicimos una pequeña parada.

Nuestro sendero entra ahora en un terreno de grandes bloques de roca y piedra descompuesta. A medida que subimos van apareciendo hacia el este ante nosotros los ibones grande y superior de Coronas. Las paredes que se levantan sobre estos ibones, y sobre las que sobresalen el Aneto y los grandes picos de la zona, se hallaban ese día cubiertas por una espesa niebla.

Siguiendo los hitos, nos dirigimos al collado de Cregüeña, a 2913 m. de altitud, desde donde contemplamos unas espectaculares vistas del ibón de Cregüeña en toda su integridad. Con casi 40 hectáreas de extensión y una profundidad de más de 90 m., este es el ibón no represado más grande de todo el Pirineo.

Desde la izquierda del collado, y siguiendo como mejor pudimos los muchos hitos de piedras existentes, alcanzamos en poco rato la cima del Aragüells, que para nuestra desgracia estaba tomada por la niebla, por lo que no pudimos disfrutar de las magníficas vistas. Como, además, el viento era bastante frío, después de hacernos algunas fotos iniciamos el descenso.

Eran las 14 horas cuando llegamos al refugio de pescadores, desde donde habíamos iniciado nuestro recorrido ocho horas antes. Habían sido algo menos de diez kilómetros y casi 1100 m. de desnivel. Desde el refugio de Coronas, una parte del grupo esperó a coger el autobús y otros decidimos bajar los más de 13 kilómetros de pista hasta Benasque, adonde llegamos, unos y otros, alrededor de las 17 horas. 

Etiquetas